Seminarios Martes EOL

Seminario 2013 “Los Nudos del amor-deseo-goce en las Neurosis y las Psicosis

Publicado en Lectura Lacaniana: 31 marzo, 2013

Al ser ésta una introducción al Seminario desde ya, no es el Seminario mismo.

Una Introducción es lo que se dice habitualmente,  una contextualización del tema o la cuestión a tratar.

Es también el alcance de lo que ha de decir ya también sobre qué va a tratar.
 
Es la primera vez que me propongo hacer una Introducción a algo que voy a enseñar en psicoanálisis.

Se me impuso primero como una aclaración, o sea una cierta respuesta para mí mismo. Una respuesta de qué y a qué.

Una respuesta a los efectos que podría producir un título de tal alcance: “los nudos”. Sí. Los nudos.

Hay diversos nudos y a eso recurrió Lacan porque algo no alcanzaba a responder con otras formas de proponer  para resolver las cuestiones subjetivas que encontraba en su práctica.

¿Qué es un nudo en el psicoanálisis, para Lacan? Casi siempre se dice que la elaboración de Lacan sobre los nudos comienza en la clase 9 del 9 de febrero de 1972 en su Seminario “Ou Pire…”, traducido como “O peor…”, identificando la introducción de un nudo,  a la introducción del nudo borromeo.

Sin embargo para orientarnos en la ocasión nos vamos a servir de lo que el mismo Lacan nos dice en ese Seminario el  10 de mayo de 1972: “Un texto como su nombre lo indica, no puede tejerse sino haciendo nudos”.

¿Cómo entender ésta frase? ¿Cómo leerla? Proponemos que o se trata de nudos de palabra, esto es, cuando hablamos, tejemos, según cómo funciona nuestra palabra o se trata que el tejer, es una metáfora del hablar, del decir.

En el capítulo 10 del Seminario Encore, traducido como “Aún” titulado “Redondeles de cuerda”, Lacan afirma: “La escritura es pues una huella donde se lee un efecto del lenguaje”. O sea que es una referencia al leer.

Casi todos los analistas sostenemos que los nudos indican la estructura que forman los tres registros en el ser hablante. Los registros imaginario, simbólico y real.

Nuestra orientación es la de J.A. Miller y en este sentido, en ésta orientación, Miller nos dice en su curso “El lugar y el lazo” que,  la superstición es la relación que tenemos con algo en lo que creemos sin haber ido allí a ver. La superstición es todo lo que no está fundado en la razón (página 201).

¿Qué relación tenemos con eso que se llama nudo?  

En primer lugar, como lo afirmé antes, pensar que el nudo anuda. Pensar que el nudo es una forma de dar sentido. Que el nudo enlaza y establece relaciones. ¿No se tratará que el nudo nos acerca a algo que precisamente es un trazado que no permite la lectura? ¿Qué el nudo es un trazado de lo que no se puede leer?

Si leemos cómo Lacan lee en el Seminario 5, cómo propone hacer una lectura del fantasma aislado por Freud, “Pegan a un niño”, inmediatamente leemos que el fantasma es una frase simbólica: “pegan a un niño”; es también una escena imaginaria y representada; y finalmente es una condición de goce  que llamamos real, es la condición que permite alcanzar una satisfacción sexual en forma solitaria o en relación a un partenaire sexual. Simbólico, imaginario y real. Los tres registros permiten leer y los tres registros funcionan en ese caso habiendo un lazo.

¿Cómo pensar que el nudo y los nudos permiten pensar y sostener algo que no quiere decir nada? El problema de la superstición es que el nudo, al representarlo, esta en lo imaginario y creemos que eso da sentido.

Miller es nuestra orientación para respondernos y revisar: “El nudo borromeo realiza lo escrito como no a leer, porque en calidad de tal no hay nada que leer en él: pasen de largo”. O sea, el nudo es algo que nos permite considerar lo real como no ha leer. También el nudo es lo que muestra que jamás anda como debería. El nudo muestra problemas insolubles. El nudo nos lleva a que la verdad no es más que un sueño. El nudo es la disciplina en que cada uno se las arregla solo. El nudo y los nudos muestran en todo caso que más importante o significativa es la economía libidinal, la satisfacción que la lógica.

Entonces, en esta introducción les propongo avanzar en las problemáticas subjetivas del hombre y de la mujer bajo la forma de lo que Lacan propuso como nudo para encontrarnos entonces con: lo que no es pasible de ser leído ni descifrado ( tema de nuestro anterior Seminario), en las relaciones entre el hombre y la mujer; lo que no funciona y lo que jamás anda como debería; los problemas insolubles entre hombres y mujeres; cómo, si es que hay una verdad, cada uno se las arregla solo y el otro no es la solución de nadie; lo importante entre un hombre y una mujer es la satisfacción y no la lógica entre ellos.

¡Pobre el que quiera entender al otro! Valga esto como introducción de lo que no es relación en las neurosis.

Carlos Dante García

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario