Revista Lectura Lacaniana Número: XXXIV
Lecturas Psicoanalíticas

"El sujeto en la experiencia analítica VI"

Por Carlos Dante García
Publicado en Lectura Lacaniana: 6 agosto, 2015


El sujeto se constituye

 

En este apartado, Carlos Dante García, señala de qué modo la propiedad de un sujeto en un análisis es que se constituye, por la “mera presencia” del psicoanalista. Se trata del psicoanálisis como una experiencia dialéctica, en donde el sujeto se constituye por un discurso, lo cual, implicará de esta manera un inconsciente vacío.

 

 Andrea F. Amendola

 

 

“En un psicoanálisis, en efecto, el sujeto, hablando con propiedad, se constituye por un discurso donde la mera presencia del psicoanalista aporta antes de toda intervención, la dimensión del diálogo.” La propiedad de un sujeto en un análisis es que no está constituido sino que se constituye. Esto indica que el concepto de sujeto “vacía” al inconsciente porque no está constituido y por lo tanto, y esto es un interrogante, ¿porqué no hablar directamente de un inconsciente vacío y recurrir al concepto de sujeto. Se podría haber dicho: en un psicoanálisis hablando con propiedad el inconsciente se constituye. Sujeto para vaciar al inconsciente. Por estas razones es importante tener en cuenta que el concepto de inconsciente va a implicar un inconsciente vacío. Esto no significa que sea evidente o manifiesto y que se demuestre inmediatamente. ¿Cómo se constituye el sujeto que no está constituido? Hasta aquí yo pensaría que es el sujeto el vacío y no el inconsciente.

El sujeto se constituye por un discurso y notemos, no mediante una interpretación. El sujeto se constituye ya no por una interpretación analítica sino por la “mera presencia” del psicoanalista que “aporta antes de toda intervención ( de toda interpretación) la dimensión del diálogo. Si seguimos al pie de la letra la secuencia del texto no es por la interpretación sino por la “mera presencia” del psicoanalista”. La idea de Lacan es que el discurso en la experiencia analítica debe proseguirse según leyes de una gravitación que le es propia: se llama la verdad. Es en éste contexto en que enuncia una definición que va a durar sobre lo que es un psicoanálisis: no dice un análisis dice el psicoanálisis: “En una palabra, el psicoanálisis es una experiencia dialéctica”.

El psicoanálisis como dialéctico, notemos qué palabra usa: es una orientación propia de la reflexión de Lacan, lacaniana: “ Que encarar con nosotros el psicoanálisis como dialéctica debe presentarse como una orientación propia de nuestra reflexión, ¿no podemos ver en ello algún desconocimiento de un dato inmediato, incluso del hecho de sentido común de que en éI no se hace uso sino de palabras -y reconocer, en la atención privilegiada concedida a la función de los rasgos mudos del comportamiento en la maniobra psicológica, una preferencia del análisis por un punto de vista en que el sujeto no es ya sino objeto? Si hay en efecto desconocimiento, debemos interrogarlo según los métodos que emplearíamos en todo caso semejante.”

Print Friendly

Deja un comentario