Revista Lectura Lacaniana Número: XXXII
Lecturas Psicoanalíticas

"El sujeto en la experiencia analítica IV"

Por Carlos Dante García
Publicado en Lectura Lacaniana: 14 junio, 2015


Introducción a las formas de decir el sujeto

 

En este escrito, Carlos Dante García nos orienta, sobre las distintas formas en las cuales Lacan se ha valido del uso del término sujeto y cómo ha ido mutando su aplicación. Un texto arrojará luz al respecto: la Conferencia: “Lo simbólico, lo imaginario y lo real” dada el 8 de julio de 1953, poco antes de la Conferencia conocida como el Primer Informa de Roma.

Allí, Lacan señala que se trata de amaestrar las orejas para el término sujeto. Otro texto, “Intervenciones sobre la Transferencia” de 1951, también allí Lacan intenta darle un orden a la experiencia analítica incluyendo al sujeto en la dialéctica intersubjetiva, propia del primerísimo Lacan.

Se trata entonces de una introducción que implica un inconsciente vacío, que se revela en el mismo movimiento de la palabra y en sus discontinuidades, advirtiéndonos así, del error para los analistas de pensar al inconsciente como un estanque inmóvil, albergando contenidos.

 

Andrea Amendola

 

 

Lacan tuvo diferentes formas de decir el sujeto y su función; diferentes formas del uso del concepto de sujeto; el sujeto es la gran novedad que introduce Lacan en el psicoanálisis y también es una novedad que va mutando en su enseñanza. Baste con anticiparles que el sujeto no es el mismo en la intersubjetividad que el sujeto del parletre ( ser hablante), el sujeto con el cuerpo, tirando un arco que va desde sus comienzos al llamado último Lacan. Debo confesarles que en mis primeras lecturas de Lacan, el efecto de la lectura de sus textos no era agradable.

El efecto era perturbador. Hasta que di con un texto que por mi parte califico como el gran texto de Lacan, luego de la Conferencia: “Lo simbólico, lo imaginario y lo real” dada el 8 de julio de 1953, poco antes de la Conferencia conocida como el Primer Informa de Roma. Ese texto, el que me deslumbro comienza así: “Aquí estamos todavía en lo de amaestrar las orejas para el término sujeto. El que nos da ocasión para ello permanecerá anónimo, lo cual nos ahorra tener que remitir a todos los pasajes en que nos distinguimos más, adelante”.

El texto se llama “Intervención sobre la transferencia”; texto de 1951 en el que Lacan pretende y propone ordenar la experiencia del análisis, en esa ocasión el caso Dora de Freud, mediante el concepto de sujeto incluido en la dialéctica intersubjetiva. O sea que el concepto de sujeto viene desde antes de 1953. Podemos decir, entre 1959 y 1951. Volveremos sobre esto.

En éstos dos textos aparece por primera vez el concepto de sujeto, amaestrando las orejas, y la necesidad, podemos decir imperiosa de ordenar la experiencia del análisis de una manera distinta a cómo se la ordenaba según el criterio de un inconsciente con contenidos. Me interesa que nos detengamos en lo que podemos llamar, este primerísimo Lacan.

El que apela a la dialéctica y más precisamente a la dialéctica intersubjetiva para introducir al sujeto que según Miller, en el texto que citamos anteriormente “esa introducción implica en cierto modo un inconsciente vacío; es decir que el inconsciente en el mismo movimiento de la palabra es, y es en las discontinuidades de esa palabra” (en la página 214) Y agrega a continuación: “El error de los analistas es pensar en un inconsciente inmóvil, como continente”. Esto es muy importante.

La concepción de un inconsciente continente, que contiene implica un inconsciente inmóvil, esto es sin movimiento. Si esto es así, ¿cómo los analistas que han pensado la práctica del psicoanálisis entendían un cambio, una curación, una modificación del inconsciente continente? Más aún.

¿Cómo se produjeron cambios y se produjeron analistas? Si el inconsciente es vacío, éste a de responder a los desvíos de los analistas mismos. Distingamos tres errores de los analistas: en la experiencia al interpretar; en el pensar y en la construcción de la clínica al delirar con contenidos del inconsciente.

Print Friendly