Revista Lectura Lacaniana Número: XVI
Lecturas Científicas

El Superyó a medida

Por Eric Laurent
Publicado en Lectura Lacaniana: 10 febrero, 2014


Una entrevista con Eric Laurent sobre el nuevo orden simbólico en el siglo XXI   “El Superyó a medida”

Parte I

 

En esta ocasión les entregamos una reproducción parcial de una entrevista realizada a Eric Laurent, por la  revista Agente Digital de la Escuela Brasilera de Psicoanálisis (EBP) Sección Bahía, a propósito del nuevo orden simbólico del siglo XXI.

Esta primera parte comienza con una pregunta: ¿Con qué saberes los futuros psicoanalistas tendrán que aprender a dialogar y cuáles serían sus contribuciones?

Laurent plantea  que el debate epistemológico es crucial para la práctica del psicoanálisis en sí misma. Freud dialogó con la neurología -“Proyecto de una psicología para Neurólogos”-, y con  la biología -“más allá del principio del placer”-, haciendo surgir algo que era absolutamente desconocido en estos campos. 

Lacan, agrega que la pulsión de muerte, no tenía relación con la física como Freud pensaba, y  que respondía a otras leyes, que se trataba del significante. 

Laurent refiere la importancia de  hacerles entender a los biólogos que lo real de ellos sobre la muerte es diferente de la pulsión de muerte y de la dimensión subjetiva.

Patricia Pena

 

Agente: El debate epistemológico en el siglo XXI incluye nuevos saberes, pregunto: ¿Con qué saberes los futuros psicoanalistas tendrán que aprender a dialogar y cuáles serían sus contribuciones?

Eric Laurent: El debate epistemológico para el psicoanálisis no es un debate que suceda en el cielo de las ideas. Es un debate crucial para la práctica del psicoanálisis en sí misma.

El psicoanálisis puede dialogar con ciertos saberes que tengan en cuenta el inconsciente como dimensión esencial para una experiencia psicoanalítica, pues dependiendo de la concepción que se tenga del inconsciente, es posible dialogar con ese o aquél saber. Cuando Freud se dio cuenta de que el psicoanálisis tenía una parte ligada a la neurología y a la biología de su época, pudo dialogar a su modo con la neurología, y ese diálogo se llama “Proyecto de una psicología para Neurólogos”. Luego dialogó con la biología, y su modo de dialogar con esta fue describir algo hasta entonces completamente desconocido por la biología y que él llamó de “más allá del principio del placer”.

Es decir que él se dirigía a eses saberes, neurología, biología, pero para hacer surgir algo que era absolutamente desconocido en estos campos. 

O sea, la neurología conoció ese principio de la psicología que incluía el desplazamiento de la representación de las palabras, e igualmente la biología pudo conocer esto que era completamente extraño para su época, a saber, la pulsión de muerte. Actualmente, en la biología, se habla del proceso de muerte de células de un modo radicalmente nuevo con la noción de apoptosis.

La apoptosis, que significa una muerte celular programada, es considerada como uno de los mecanismos cruciales del organismo para la conservación del viviente, pero, nada de eso tiene relación con la pulsión de muerte. Aunque la apoptosis saque a la luz una especie de saber ya inscripto en el organismo, la pulsión de muerte es algo completamente distanciado de este saber.

Y Lacan, con su modo de leer Freud, agregó que ese rasgo, que estaba presente en el “Proyecto”, no tenía relación con la física, tal como Freud pensaba, pero que respondía a otras leyes, como demostró la práctica del psicoanálisis, y que se trataba del significante. Que se trataba del significante y también de un agujero. Un agujero en el significante, pero también un agujero en el cuerpo. Claro que una vez que tomamos las cosas de esa manera se promueve-una subversión entre el psicoanálisis y esos saberes. Es realmente importante hacerles entender a los biólogos que lo real de ellos sobre la muerte es diferente de la pulsión de muerte y de la dimensión subjetiva. Del lado de los lingüistas, es importante demostrar que algo hace obstáculo en el lenguaje, y que la idea de una lengua sin equívocos es un sueño que ellos no consiguieron realizar.

Print Friendly