Revista Lectura Lacaniana Número: XLIV
Lecturas Científicas

El psicoanálisis, su lógica y la ciencia. Parte II

Por Vicente Palomera | Barcelona, España
Publicado en Lectura Lacaniana: 19 junio, 2016


En esta segunda entrega, el autor destaca cómo Freud logró situar en el inconsciente la estructura del lenguaje, siendo las logociencias su referente. La palabra se sitúa así, como el operador esencial de esta práctica, único vehículo que permite elaborar para cada sujeto la posibilidad de elegir.

Andrea Améndola

Uno tiene que usar la moneda del país por el que viaja. Pensar que podemos hacer la teoría del inconsciente “en directo” sería tan absurdo como la conocida historia de los ciegos de Voltaire, que discutían sobre los colores. No tenemos un sentido para percibir el inconsciente. Los psicoanalistas sólo podemos razonar sobre los datos de nuestra experiencia. Fenomenológicamente, ¿cómo abordamos la experiencia analítica? Lo primero es que el único medio de la operación analítica es la palabra, en el campo del lenguaje.

El descubrimiento de Freud consistió en verificar, caso por caso, que el inconsciente tiene estructura de lenguaje. No se trata, pues, de percepción, sino de deducción lógica, ni tampoco de exactitud, sino de verdad. Toda la teoría psicoanalítica está situada entre el inconsciente como memoria y como elaboración por venir. El referente del psicoanálisis no son tanto las neurociencias como las “logociencias” (lógica, lingüística, matemática antropología…) En un análisis se trata de alcanzar el axioma que gobierna nuestra vida (la lógica del fantasma inconsciente) y pasar dicho saber al surco de la propia vida.

Freud tenía una fe extraordinaria en la racionalidad lógica de lo real, si no, ¿cómo podría decirse cualquier cosa sin importar qué, al azar, siguiendo la regla de la asociación libre, suponiendo que una ley ignorada está operando? A la suposición de una ley ignorada le llamó “inconsciente”. Si la verdad que se pone en juego en cada análisis no excluye un lazo con la ciencia es debido a que la verdad tiene un vínculo con la estructura del lenguaje.

Probablemente no existe verdad universalizada; depende de la cultura. Un filósofo de la ciencia como Kuhn afirmaba que las revoluciones científicas muestran que no existe verdad universal. El inventor de la lógica paraconsistente, Newton da Costa, quien señala que se puede establecer una relación entre los sistemas lógicos no clásicos y la estructura del inconsciente, contaba en una entrevista lo siguiente: “Cuando voy a EE.UU. sé que no trataré de la lógica paraconsistente pues allí impera la fortaleza de la materia clásica; en la URSS hay verdadera pasión por la lógica paraconsistente debido a la dialéctica, a la contradicción.

En China la lógica se enseña en los cursos primarios”. Parafraseando a Newton da Costa, espero que los ciudadanos de mi país tengan la posibilidad de tratar del psicoanálisis, aunque estemos dentro de la fortaleza de las neurociencias. Puede beneficiarse de ello no la salud mental, sino la sociedad civil. El psicoanálisis demuestra que la salud reside en la posibilidad de elegir.

Print Friendly

Deja un comentario