Revista Lectura Lacaniana Número: XLII
Lecturas Psicoanalíticas

El estatuto de la interpretación. Parte II

Por Rosa  Apartin | Buenos Aires, Argentina
Publicado en Lectura Lacaniana: 20 abril, 2016


El estatuto de la interpretación en la última enseñanza de Lacan. Parte II

En esta entrega se apunta al estatuto de la interpretación en la última enseñanza de Lacan que va en contra de la asociación libre y del goce que de ella se obtiene y de nutrir al síntoma de sentido. De ahí la sesión es corta y variable, para impedir que la cadena significante vuelva a girar en torno a lo mismo, una vez más, aislando el goce opaco del síntoma.

Desde esta última enseñanza el psicoanálisis se orienta a perturbar la defensa contra lo real en un sujeto. Defensa contra aquello que se evita, el no querer saber nada del goce que hay y del que no hay. ¿Para que serviría una interpretación así? Para introducir incomodidad en la satisfacción que el analizante tiene respecto de su goce.

Una interpretación que no tenga efecto de sentido y que alcance lo real en juego.

 

Angela Vitale

 

 

El estatuto de la interpretación en la última enseñanza de Lacan. Parte II

La interpretación va en contra de la asociación libre y del goce que de ella se obtiene, va en contra de nutrir al síntoma de sentido. Desde esta perspectiva la sesión es corta y variable, el corte se da después del S1 y antes del S2; para impedir que la cadena significante vuelva a girar en torno a lo mismo una vez más; tiene el tiempo necesario para aislar el goce opaco del síntoma. ¿Cómo con el significante tocar el goce? ¿Cómo lograr con la interpretación un efecto que no fuera del semblante y alcance lo real?

Desde la última enseñanza de Lacan el psicoanálisis se orienta a perturbar la defensa contra lo real en un sujeto. ¿Qué es la defensa? Es defensa contra lo real, más allá de lo reprimido de las representaciones. Se trata de lo que se evita, el no querer saber nada del goce que hay y del goce que no hay, y tiene que ver con el límite de estructura que se impone al saber. Miller en La experiencia de lo real se refiere perturbar las defensas de la buena manera, tiene que ver con un efecto vivificante. Una interpretación, por su equivocidad resuena en el cuerpo, traumatiza, perturba la defensa ¿para qué? Para introducir incomodidad en la satisfacción que el analizante tiene respecto a su modo de goce. Lacan da cuenta del efecto de goce y sustituye la determinación simbólica del sujeto desde el sistema de significación por los tres registros real, simbólico, imaginario.

El nudo borromeo constituye un adiós al significante y una salida del sistema de significación [3] tres maneras donde el goce queda circunscrito, abrochado El objeto en tanto parasitario fue un intento de Lacan de inscribir el goce en el sistema de significación. Se pasa del saber como medio de goce, que se repite por medio del significante a la repetición de goce. De ahí se deduce que el inconsciente interpreta, en cuanto interpreta trabaja para el goce, y la interpretación del analista va contra la interpretación del inconsciente. El inconsciente intérprete supone un mensaje cifrado que necesita una interpretación, que tiene un sentido, pero también introduce significantes nuevos. Continuar la interpretación del inconsciente en la interpretación no despierta al sujeto sino que lo hace soñar un poco más en el psicoanálisis mismo.

El problema es que la interpretación del analista vaya en continuidad con el inconsciente, si esto se produce a través un S2, que da sentido, desemboca en el delirio de la interpretación. La otra vía de la interpretación no es agregar un S2, sino aislar un S1, como sin sentido, un nuevo modo de un significante. Esto lo lleva a Lacan a tomar el fenómeno elemental que indica un estado de perplejidad frente a un significante desarticulado, esto indica el estado original de la relación del sujeto con lalengua,sabiendo que eso le concierne, que hay significación y no sabe qué es esa significación.

De esta manera la interpretación analítica deberá funcionar a la inversa del inconsciente para despertar de la primacía de lo simbólico en términos de sistema de significación.

El acontecimiento de cuerpo sirve para pensar otra cosa, que el goce se ha desnaturalizado, el significante queda

agujereado, en el momento en que la interpretación intenta dar nombre al goce.

Un psicoanálisis se evalúa en función de las consecuencias respecto a la interpretación. ¿Como lograr una interpretación

que no tenga efecto de sentido y que alcance lo real?

El testimonio de Susane Hommel sobre una interpretación que le hiciera Lacan hace 40 años, donde hay equívoco, pero también otra cosa que la vacilación de una significación fija, y que la reducción de goce de la repetición traumática. Se trata del anudamiento en ese punto del goce radicalmente Otro: el efecto de convertir el dolor en “ese gesto extraordinariamente tierno” de Lacan sobre la mejilla de la analizante, que resonó sobre lo equívoco de”geste à peau”- gestapo.

Palabras que agujerean, emocionan, se inscriben como inolvidables no sólo están ligadas a la estructura del lenguaje sino también a la sustancia de goce. [4]

En el seminario 24, Lacan aspira a un significante nuevo que tiene que ver con la letra, se pone el acento en el inconsciente hecho de enjambre de S1 solos, Se aborda la problemática de los lazos del sentido y lo real. El lugar de la letra, su relación con los semblantes y los efectos de sentido y por otro lado en sus dos aspectos: la letra que produce agujero, que perfora y la letra como objeto.

En el Prefacio a la Edición Inglesa Lacan nos dice: “Cuando el espacio de un lapsus ya no tiene ningún alcance de sentido o interpretación solo entonces uno está seguro de estar en el inconsciente” Se trata de un significante S1 solo, que anula el sentido, que no produce efectos de verdad (S1 // S2). La articulación al otro significante sólo puede tener estatuto de semblante. Nos muestra la disyunción entre inconsciente e interpretación, terreno distinto a plantear el inconsciente es una interpretación.

Deseo interpretación y sentido, son lo que venía a tratar el traumatismo de lalengua, S1, el trauma, el acontecimiento del cuerpo. Nos encontramos con la noción del inconsciente real Unbewusste/L´Une bévue queson homófonos, el lapsus, que no es la interpretación, a diferencia del inconsciente transferencial, como la articulación del S1- S2, como saber no sabido, que sólo existe por la interpretación. El estatuto de lapsus aquí, ya no es la de ser formación del inconsciente, es decir que ya no es interpretable, no tiene sentido, abre una discontinuidad de la cadena asociativa, que se cuela.

El analizante viene relatando algo y ahí se abre un hueco donde surge otra cosa, la idea del agujero que hay. Basta que uno le preste atención para que el efecto agujero desaparezca. ¿Por qué introduce la idea del agujero?

El espacio en tanto agujero no tiene ningún sentido. Deja el espacio del lado de lo imaginario, del cuerpo, que ocupa un lugar en el espacio. Al hablar del abismo entre significante y letra, entre saber y goce y sitúa el significante en lo simbólico y la letra, el S1 como marca de lalengua sobre el cuerpo, en lo real. Hace de esta manera lo real como la brújula de la lectura y la interpretación.

Un real que se lo puede aprehender débilmente cuando se lo ve centellear fuera del sentido y del semblante. [5] El Uno solo sin conexión, es la última estación antes de lo real, no es lo real, es residuo de la desconexión, que sirve como recurso en el acceso a lo real.

 

NOTAS

1.      Miller, J.-A., “La palabra que hiere”, Intervención en el Congreso de la NSL, 10 de marzo 2009, Inédito.

2.      Brodsky, G., “Juego de palabras”, Inédito. .

3.      Miller, J.-A., “Adiós al Significante”, Conferencias Porteñas II, Paidós, Bs. As., 2009, p. 271

4.      Miller, J.-A., Sutilezas analíticas, Paidós, Bs. As., 2011, p. 249.

5.      Miller, J.-A., El ultimísimo Lacan, Paidós, Bs. As., 2013, p. 153.

 

BIBLIOGRAFÍA

•      Brodsky, G., “Juego de palabras”, Inédito.

•      Brodsky, G., “Testimonio 1: Desenlace”, Congreso de la AMP 2012, El desorden de lo simbólico, Grama, Bs. As., 2012.

•      Brodsky, G., Testimonio 2. Jornadas EOL .Córdoba. Interpretaciones memorables.

•      Lacan, J., “El atolondradicho”, Otros escritos, Paidós, Bs. As., 2012.

•      Lacan, J., El Seminario, , Libro 17, El reverso del psicoanálisis, Paidós, Barcelona, 1992.

•      Lacan, J., “Prefacio a la Edición Inglesa del Seminario 11”, Otros Escritos, Paidós, Bs. As., 2012.

•      Lacan, J., Seminario 22, “R.S.I.”, inédito.

•      Lacan, J., “L’ Insu que sait de L’ Une-Bévue S’ Aile ^`A Mourre”, Texto establecido por J.-A. Miller, Ornicar Nº 12 al 18.

•      Miller, J.-A., La experiencia de lo real, Paidós, Bs. As., 2003.

•      Miller, J.-A., Sutilezas analíticas, Paidós, Bs. As., 2011.

•      Miller, J.-A., “El ser y el Uno”, Curso de la Orientación Lacaniana, 2011, Inédito.

•      Miller, J.-A., “La palabra que hiere”, Intervención en el Congreso de la NSL, 10 de marzo 2009, Inédito.

•      Miller, J.-A., “Adiós al Significante”, Conferencias Porteñas II, Paidós, Bs. As., 2009.

•      Miller, J.-A., “El olvido de la interpretación”, La fuga del sentido, Paidós, Bs. As., 2012.

•      Miller, J.-A., “La interpretación al Revés”, Entonces <<Sssh>>, Mini libros Eolia, Barcelona y Bs. As., julio 1996.

•      Miller, J.-A., El ultimísimo Lacan, Paidós, Bs. As., 2013.

•      Miller, G., Una cita con Lacan, film.

•      Tudanca, L., “La praxis lacaniana”, Comentarios de Eric Laurent, Revista Lacaniana 12, Año VI

Print Friendly