Revista Lectura Lacaniana Número: XIX
Lecturas Psicoanalíticas

Lazos sexuales en el siglo XXI.Parte III

Por Carlos Dante García
Publicado en Lectura Lacaniana: 10 mayo, 2014


“Lazos sexuales en el siglo XXI, Violencia de género y femicidio”

Parte 3: Lazo social y ausencia de relación sexual. 

 

Esta tercera parte comienza con el abordaje de  la problemática de la relación sexual en Lacan, a partir de su segunda enseñanza enuncia: “no hay relación sexual” y que hay relación sexual en la psicosis; o cuando hay incesto o asesinato. 

Carlos Dante García propone considerar las condiciones que hacen que un hombre se relacione con una mujer, si es elegida como objeto, cómo participa el fantasma, si forma parte o no de un síntoma, y su hipótesis que esto no pasa en los casos de violencia de género.

Donde no hay relación sexual, Lacan ubica dos cosas: síntomas y el estrago. O el guante, como en el caso de Joyce con Nora

En el Seminario del “Acto analítico”, denomina el principio de lo que se llama cómicamente la relación sexual. Toda la teoría analítica se equivoca, al poner el acento sobre la relación sexual declarada, es decir, en el enunciado. Lo que insiste del acto sexual es la manifestación de seres sufrientes insatisfechos. Lo que quiere destacar Lacan es que en el acto sexual hay insatisfacción.

Otro punto que Carlos Dante García desarrolla es que el goce fálico al hombre lo constituye en el encuentro sexual, y del lado mujer, el goce que encuentra en la relación con un hombre, no necesariamente la constituye.

Nos trae la propuesta de la clase del clase 27 de abril de 1967, del  Seminario “El objeto del psicoanálisis”, donde Lacan propone estudiar los efectos subjetivos en el encuentro sexual. Efectos subjetivos en el encuentro sexual con el orgasmo. Fenómenos subjetivos que aparecen  del lado de una  mujer y del lado de un hombre.

 

Patricia Pena

 

 

Lazo social y ausencia de relación, no hay relación sexual. Lacan, cuando aborda la problemática de la relación sexual la va enseñando en distintos momentos de su enseñanza, pero básicamente a partir del segundo momento de su enseñanza, poco a poco a enunciar: no hay relación sexual, no hay relación sexual.

¿Qué quiere decir no hay relación sexual? Una de las definiciones más importantes es: “La relación sexual no la hay propiamente hablado, -dice- en el sentido que algo haría que un hombre reconociera forzosamente a una mujer”. Vuelvo a repetir: no hay relación sexual porque no hay nada que haga que un hombre reconozca forzosamente a una mujer.

Ahora, el problema de que reconozca a una mujer, voy a comentar el párrafo, quiere decir que elija como una, porque puede ser varias y no ser ninguna, no la hace una. Entonces, lo que está en el corazón del problema de la relación, de la ausencia de relación sexual, es cómo el hombre elije y cómo elije una mujer.

¿En qué momento, Lacan, habla de que hay relación sexual? Lo dice en tres momentos, uno es en la psicosis, otro es cuando hay incesto o asesinato, hay incesto o asesinato, dice: eso es relación sexual. No hay relación sexual salvo incestuosa o asesina como adelantó Freud, ahí hay relación sexual. El seminario 17, para que lo ubiquemos, ese es el segundo punto.

Y, ¿dónde hay relación sexual? No es sólo en la psicosis, sino en Joyce. El término que utiliza Lacan es que Nora a Joyce, “le va como un guante”, y que él aguanta a Nora con la más viva de las repugnancias, por el más grande de los menospecios. Quiero destacar que menosprecio no es lo mismo que degradación.

Él puede tener una relación con Nora porque, esencialmente, ella no sirve para nada, digo esto porque es la expresión que utilizan muchos de los que asesinan, no estoy eligiéndolo al azar: “No sirve para nada”.

Y cada vez que aparece un chiquillo, les recomiendo la película Nora, no sé si la han visto.

Auditorio: Nora y Joyce.

Carlos Dante García: Sí; vean la película para apreciar todo esto que estoy enunciando. “Cada vez que aparece un chiquillo, -estoy forzado a hablar así, dice Lacan-, eso constituye un drama”. No estaba previsto en el programa.

Y hay, verdaderamente, un malestar que se establece entre aquel que se llama a sí, compañero como chancho, se describe a él así porque Nora lo describe así, le dice chancho. Cada vez que aparece un niño hay un drama.

No sé si saben que la relación, básicamente, entre Nora y Joyce se basa en la masturbación, no era, es decir, tuvieron hijos porque ella lo forzaba en determinadas circunstancias.

Auditorio: Carlos, para agregarlo como referencia, existe en español la correspondencia entre Joyce y Nora que es muy, muy interesante, ya que vos tomaste la película, que yo no vi, podríamos tratar de buscar el CD.

Auditorio: Por Google se puede.

Auditorio: Sí, yo lo tengo, no recuerdo la editorial. Es muy, muy interesante la correspondencia entre ellos y llama mucho la atención, en la descripción tuya, cuando decís “no sirve para nada”, es una de las formas en que Lacan nombra al goce: no sirve para nada.

Carlos Dante García: Sí, pero es el nombre que coincidentemente, un hombre que ejerce una violencia sobre la mujer tiende hacia eso, hacia “no servís para nada”. Más aún, Joyce se asombra de la correspondencia, de cómo escribía Nora, porque la consideraba alguien que no servía para nada, un menosprecio total por su condición de cultura y de saber, ¿se entiende?

¿Por qué empiezo por Joyce? Porque para mi gusto habría que considerar las condiciones que hacen que un hombre se relacione con una mujer, y esas condiciones incluyen esto que voy mencionando, incluye si es elegida como objeto, cómo participa el fantasma, si forma parte de un síntoma o no forma parte de un síntoma, y para mi gusto, en los casos de violencia de género no llega a eso, no llega a formar, es mi hipótesis, después vamos a ver.

Entonces, está claro que donde no hay relación sexual, Lacan ubica dos cosas: síntomas, la mujer es un síntoma, o el estrago. O el guante, que es muy específico lo del guante, ¿por qué Lacan elige el guante, en el caso de Joyce con Nora?

Porque el guante implica una dimensión de un cierto calce, pero además, dice: es un guante dado vuelta, lo que implica el problema de que no es una elección narcisista, entonces, lo que estoy diciendo es que podemos interrogarnos, en los casos de violencia de género, que generalmente decimos: es narcisista, era ella o yo, o si no era mía no era de nadie, recurrimos rápidamente al narcisismo para explicar esos casos, como si fuera una cuestión imaginaria nada más.

Lo que estoy diciendo es que uno se puede preguntar sobre el calce entre un hombre y una mujer, lo voy a retomar, doy la referencia bibliográfica de Joyce para que se interroguen sobre el guante dado vuelta.

Porque, el guante dado vuelta, ¿qué particularidad tiene? El guante dado vuelta, tiene la particularidad que tiene un botón, que hay algo que molesta. El guante, cuando no está dado vuelta calza bien, pero si no, tiene un botón, entonces hay algo que no calza en la relación entre un hombre y una mujer, cuando se trata de calce.

Auditorio: Quisiera saber qué dice Lacan que es el botón, ¿no?

Carlos Dante García: El falo, el clítoris, la dimensión fálica del lado de la mujer. Por eso lo traigo como referencia para pensar los casos, en términos, no quizás como estamos acostumbrados, en términos de elección de objetos, en términos imaginarios, sino cómo se hace el lazo entre un hombre y una mujer.

Respecto de Joyce, sigo con esto, dice así: no hay verdaderamente, ninguna razón para que una mujer, entre otros, él la tenga por su mujer. No hay ninguna verdadera razón, entre otros, para que él la tenga por su mujer.

Quiero con esto decir también que hay que interrogar el fenómeno muy frecuente de la violencia de género de los celos, los llamados celos, para mí no son celos, vamos a volver en algunos casos sobre eso, que se habla de la presencia de otro, o de la amenaza de otro, y se dice que la relación de pareja, cuando se manifiestan los celos, se manifiesta la violencia.

Los celos son algo muy específico como fenómeno y generalmente es cualquier otro hombre, como en el caso de Joyce, aquello que es imaginado, no un hombre específico. No es lo mismo un celo específico que algo no específico. Dejo de lado lo de Joyce.

Y les voy a decir la referencia que está en el acto analítico, en el Seminario del “Acto analítico”, lo que Lacan denomina el principio de lo que se llama cómicamente la relación sexual. ¿cuál es el principio de lo que se denomina, cómicamente, la relación sexual?

Dice: no hay acto sexual, y tenemos que preguntarnos cómo se constituye el acto sexual. Si la relación sexual existiera, querría decir que el sujeto de cara al sexo puede tocar algo del otro en el nivel de significante. O sea, que la relación sexual exista, para Lacan, es que se toca algo de la relación con el otro, a nivel de significante, es decir, habría acuerdo. Tocar un significante en relación a otro significante.

Toda la teoría analítica se equivoca, dice, al poner el acento sobre la relación sexual, ¿por qué? Porque pone el acento sobre la relación sexual declarada, ¿y qué quiere decir declarada? Declarada es si es satisfactoria, si no es satisfactoria, es decir, en el enunciado. Dice, entonces: este no es el acento que nosotros ponemos.

Lo que insiste del acto sexual es la manifestación de seres sufrientes insatisfechos, es decir, lo que quiere destacar Lacan es que en el acto sexual hay insatisfacción, siempre hay un esto de eso.

Entonces,  propongo es incluir a Judith Butler o todos los que abordan la problemática del sexo y de la relación en el sexo, dentro de lo que sería la relación sexual declarada: si es satisfactoria, cómo es el modo de satisfacción y demás, o sea, es exclusión de la relación con el inconsciente.

El último punto por hoy. El Otro, con mayúscula en la relación sexual. El Otro con mayúscula en la relación sexual entra o como falo o como significante en la falta en el otro. Entonces, quiero destacar en esto, que Lacan construye una oposición en relación al hombre y a la mujer. El goce fálico, al hombre lo constituye en el encuentro sexual, y del lado mujer, el goce que encuentra en la relación con un hombre, no necesariamente la constituye. Esto está en la clase del  Seminario “El objeto del psicoanálisis”, clase 27 de abril del 67

O sea, del lado de la mujer, el orgasmo es un punto de desfallecimiento de sujeto, no así del lado del hombre. O sea, Lacan va a decir, en esta clase, que el orgasmo y el síntoma se forman del campo del sujeto, del lado del sujeto.

El orgasmo tiene una particularidad: es el punto de desfallecimiento del sujeto en tanto queda dividido, del lado mujer estoy hablando. Entonces, lo que Lacan propone en esa clase es estudiar los efectos subjetivos en el encuentro sexual, del lado hombre y del lado mujer.

Efectos subjetivos en el encuentro sexual con el orgasmo.

Entonces dice: del lado mujer, los efectos subjetivos son: angustia, desvarío, evasión, risas, es decir, fenómenos que no necesariamente acompañan a la satisfacción y los llama: desvanecimiento del sujeto.

Entonces, la pregunta es ¿qué necesita una mujer a partir de ese fenómeno? De ese efecto subjetivo.

Auditorio: Puede repetir la pregunta.

Carlos Dante García. Claro, ¿qué necesita una mujer a partir de ese punto de desvanecimiento? Cuando se produce ese desvanecimiento, ¿qué necesita? En cambio, del lado del hombre, el goce fálico lo constituye, ahora, cuando no funciona el goce fálico, ¿qué necesita el hombre?

Auditorio: Viagra. (Ríen)

Carlos Dante García Hay cuatro cosas, Marcelo, no una. Los efectos subjetivos, del lado del hombre. El efecto subjetivo, cuando funciona el órgano, lo constituye, no hay desvanecimiento. Lo constituye en el sentido de que lo afirma en su identidad, entre comillas.

Cuando falla algo, falla algo en su gran variedad, entonces, ¿qué necesita el hombre? Marcelo ya propuso.

Auditorio: Un análisis.

Carlos Dante García O sea, si falla o hay impotencia, ¿a qué recurre el hombre? ¿Qué es lo que aparece en la clínica? Recurre al uso del órgano, la masturbación. Es decir, va a constatar si puede recuperar o darle identidad a eso.

Auditorio: Entrenando solo, se llama.

Carlos Dante García Segundo, ¿entrenando con quién? Con una mujer, con otra, claro.

Auditorio: ¡Ah! Con otra. Con una más joven.

Carlos Dante García: Bueno, yo voy a cerrar las puertas del fantasma de cada uno, no quiero abrir la ventana.

Auditorio: No preguntes más.  (Ríen).

Carlos Dante García: Entonces, recurre a otra mujer, ¿y qué más? O sea, que trata de demostrar como hombre ante otra mujer. Es decir, trata de buscar en relación a este órgano, algo que le proporcione seguridad. El Viagra es otro elemento, por eso decía que eran cuatro, o puede ser un hombre.

Por eso decía que eran cuatro, claro, muchos hombres, cuando empiezan a fallar pasan a otro yo, a un hombre, no es necesariamente una mujer. Entonces, tratan de comprobar algo que les devuelva la seguridad al órgano.

Digo esto, por qué lo hago, no sé si llamarlo tanto detalle, o más que detalle, para mi gusto es una mayor contextualización del problema, porque muchas veces interpretamos los fenómenos de violencia de género del lado del encuentro con el goce de la mujer, y entonces decimos: por el goce de la mujer, el hombre responde con violencia, es una interpretación que hemos hecho, la hemos tratado acá también, yo participo de la misma cuestión.

Para mi gusto hay cosas que quedan veladas en una formulación así, por ejemplo, que el momento de desfallecimiento en el encuentro con el goce de una mujer, aparecen fenómenos subjetivos.

Esos fenómenos subjetivos no es el orgasmo que tiene la mujer lo que le provoca la división al hombre o la reacción de poder acotarla, es otra cosa: es la emergencia absoluta de una demanda de amor.

Es la absolutización de la demanda de amor producida por el encuentro con el goce, que no es lo mismo que la demanda de amor de histeria.

Es decir, que hay otros fenómenos en el medio, que me parece importante revisar para poder entender los fenómenos de violencia en los hombres, porque eso requiere que responda con amor, pero bueno vamos a volver sobre esos puntos.  Y el hombre por lo general no está muy bien ubicado del lado del amor, para amar más allá de la satisfacción de su órgano.

Bueno, esa es la presentación el día de hoy.

Auditorio: Un comentario quiero, para complejizar este tema del goce fálico del lado del hombre. Yo tengo la impresión de que Lacan en distintos seminarios dice cosa diferentes, recién estaba Carlos mencionándonos cómo estaba presentado el encuentro sexual y sus efectos subjetivos, en un Seminario no demasiado frecuentado por nosotros, que es “El objeto del psicoanálisis” , pero en “Aún”, que también ha sido un Seminario de referencia cuando Lacan sitúa el goce fálico del lado del hombre no lo plantea exactamente en esos términos, o sea como un goce que lo constituiría al hombre, sino más bien, lo coloca del lado del goce del idiota, del goce, dice: me atrevería a decir autista en el hombre.

Entonces, vemos que hay que ir modalizando las distintas formas en que esto se presenta.

Carlos Dante García: Sí, claro, sí. Es un goce autista, es lo que mencioné, es la misma cuestión: vuelve a probar el órgano a ver si funciona ahí donde falló, ¿se entiende?

Auditorio: Busca la seguridad.

Auditorio: Sí, pero no comunica con nadie.

Carlos Dante García: Es justamente lo que destaqué, que no implicaba volver a su mujer.

Auditorio: Sigue con el goce del idiota.

Auditorio: Todas estas precisiones hay que entenderlas en el sentido de lo fallado del encuentro sexual, de que ahí es donde se formula no hay relación, porque no existe una complementaridad, una fuerza y existen esas vicisitudes tan distintas entre un partener y en el otro, entonces ahí se demuestra que no hay relación.

Auditorio: Como ustedes ven, lo menos que podemos decir es que hay un plan de trabajo prometedor, nos abre un recorrido que tenemos que hacer en distintos seminarios y un modo de verdaderamente meternos con una problemática, la problemática de los lazos sexuales en el siglo XXI y después más acotadamente la temática de la violencia de género y de femicidio, o sea que es un programa de trabajo.

Carlos Dante García: Bueno, ¿están listos?

Auditorio: Excelente, querido Carlos.

 

Print Friendly