Revista Lectura Lacaniana Número: XIV
Lecturas Psicoanalíticas

El sujeto efecto del significante

Por Carlos Dante García
Publicado en Lectura Lacaniana: 25 diciembre, 2013


El sujeto efecto del significante

En esta entrega, Carlos D. García, se vale de una distinción fundamental trazada por Lacan entre el sujeto en sentido estricto, sujeto efecto del significante, sujeto vaciado de toda cualidad, de conocimiento, que no se identifica a una persona, diferenciándolo del sujeto de lo que se dice por convención, es decir, se cualifica, se adjetiva al sujeto. Lejos de los sujetos por convención que son universales, el sujeto de Lacan es un efecto de lo particular, sujeto que se inventa en la ficción.

Andrea F. Amendola

 

Lacan distingue lo que se dice por convención del sujeto del sentido estricto de lo que es un sujeto. En la página 103 de “Mi enseñanza, su naturaleza y sus fines” “Se puede, por supuesto, decir por convención- “es un buen o mal sujeto, es un sujeto moral, es el sujeto del conocimiento”, o de todo lo que quieran. En verdad, es una historia loca esta idea de sujeto del conocimiento, uno se pregunta cómo se puede seguir hablando de esto en las clases de filosofía. Sólo se puede significar una cosa, que todo lo que está vivo sabe siempre lo suficiente, justo lo necesario para subsistir.

No se puede decir nada más. Esto se extiende a todo el reino animal o, por qué no, vegetal” Entonces, el sujeto en sentido estricto es el sujeto efecto del significante a distinguir del sujeto de lo que se dice por convención. ¿Qué se dice por convención? Se cualifica, se califica, se adjetiva al sujeto. Bueno, malo o lo que sea. Si el sujeto es efecto esto quiere decir que no es un sujeto cualificado, es un sujeto vaciado de toda cualidad, moral, cualificación. Además, otra distinción. Si el sujeto es efecto no es un sujeto de conocimiento en el sentido del conocer.

Todo lo que está vivo sabe lo necesario para subsistir y eso no lo identifica a lo que está vivo como sujeto de un conocer para vivir. Tenemos entonces hasta ahora que al definir al sujeto como efecto del significante el sujeto deja de estar identificado a una persona, a una personalidad, a un individuo, a algo que vive, a algo que conoce, a algo moral o inmoral; esto es no hay sujetos inmorales. El sujeto tampoco reviste ninguna cualidad, calidad o cualificación.

Si seguimos entonces este razonamiento propuesto por Lacan, en sentido estricto al decir que un sujeto es efecto de significante es sólo como efecto y sólo en relación al significante que se lo peude reconocer. Un sujeto no es alguien que está presente o ausente en un lugar. No es alguien que se lo identifique y se lo reconozca por pasearse por la calle. No es algo que sea una persona y está vaciado de toda cualidad. Por lo tanto, lo que Lacan llama sujeto, si bien se lo puede suponer o hablar de él sin situarlo en una persona tal o cual, sólo será pasible de ser localizado como fenómeno en la experiencia analítica. Tenemos la obligación de saber entonces de qué hablamos cuando hablamos del sujeto en el psicoanálisis. Por convención se puede hablar de sujetos de tal o cual cosa. “Se presentó un sujeto así y asá”. Pero por convención quiere decir que es por convención de usos del término sujeto. Así como se dice que hay un sujeto de la gramática, un sujeto de la política, un sujeto del derecho, un sujeto pasivo en una relación jurídica; un sujeto de la música en un sujeto de la fuga; un sujeto de la filosofía.

Todos esos sujetos son sujetos producidos por esos diferentes discursos y forman ellos sujetos de diversas convenciones discursivas por el uso y la convención. El sujeto de Lacan, el sujeto efecto del significante no es ninguno de ellos y no podría ser de ninguno de ellos por varias razones. Entre esas razones es que esos sujetos por convención son sujetos universales, esto es son sujetos que se los puede definir en forma general por ciertas cualidades.

Por lo tanto, algo más especifica al sujeto de Lacan; ese algo más es que el sujeto es un efecto y siempre, efecto de lo particular y no de lo general. Entonces hasta aquí tenemos que el sujeto de Lacan es efecto; vacío sin cualidad; es particular y por último, uno de sus rasgos esenciales es que es una ficción que se inventa.

Para despejar los enigmas que generan todos estos rasgos tendremos que preguntarnos: ¿Cuáles son las manifestaciones del efecto sujeto en una experiencia de análisis?

Print Friendly