Revista Lectura Lacaniana Número: XI
Lecturas Culturales

Diálogo con R. Jakobson

Publicado en Lectura Lacaniana: 6 septiembre, 2013


En el contexto del Seminario “La lógica del fantasma” en la clase 9 del 1° de febrero de 1967  Lacan despliega su enseñanza alrededor de la estructura como real  habiendo invitado a Jakobson.  Lacan le hace sus preguntas y a continuación sus asistentes realizan las suyas.

Un interesante diálogo que  queremos compartir con ustedes, pues evaluamos fundamentales para una clínica de  la orientación lacaniana.

Invitamos a un recorrido, desde una lectura lacaniana, donde se  tratan cuestiones como: la disciplina en la formación analítica; las dificultades de lectura y escritura; los errores en los usos de los pronombres en los niños; la recuperación del lenguaje humano o de la primera lengua; el descubrimiento de la predicación; el comienzo de la significación; los signos para leer; el sujeto del enunciado y el sujeto de la enunciación; el lingüista y la lengua, entre otras cosas.

Acompañamos con una breve biografía de Jakobson y su obra, así como  de los asistentes de Lacan, que si bien evaluamos es  extensa, consideramos pertinente para la mejor lectura del texto. Esperamos la misma sea de vuestro agrado.


Roman Jakobson
, nació en Moscú, y murió en Estados Unidos, fue un lingüista, fonólogo y teórico de la literatura rusa. Con sólo 18 años, impulsó la creación del Círculo Lingüístico de Moscú, y se ocupaba de cuestiones de poética, dentro del movimiento conocido como Formalismo ruso. En estos ámbitos comenzó a ocuparse de los problemas del lenguaje, de la teoría del arte y de sus relaciones.

Su obra toca  las disciplinas de la antropología, la patología del lenguaje, la estilística, el folclore y la teoría de la información. Suya es la primera definición moderna del fonema, redujo todas las oposiciones fonológicas posibles a solamente doce, lo que suscitó muchas objeciones, sobre todo por su carácter reduccionista  (se le achaca una tendencia excesiva hacia las clasificaciones binarias).Fue un pionero de la fonología diacrónica.

Sus investigaciones sobre el lenguaje infantil fueron también muy innovadoras, al destacar el papel universal que en el mismo tienen las oclusivas y las nasales.

También fueron modélicos y pioneros sus estudios sobre las afasias, en los que deslinda dos tipos de anomalías: las relacionadas con la selección de unidades lingüísticas o anomalías paradigmáticas, y las relacionadas con la combinación de las mismas, o anomalías sintagmáticas, este modelo se inspiró parcialmente en las consideraciones del padre del estructuralismo Ferdinand de Saussure.

Influyó sobre estructuralistas como Claude Lévi-Strauss y postestructuralistas como Jacques Lacan. Lacan entiende, a partir de sus estudios sobre las afasias, que lo paradigmático o selectivo es coalescente con lo que Sigmund Freud llama “condensación”, lo metafórico, y que lo sintagmático es metonímico o lo que Freud llama “desplazamiento”.

Aubry Jenny, nacida Weiss  en 1903. Fue psiquiatra y psicoanalista francesa. Su  análisis  didácticó lo realizó con Sacha Nacht, y luego de  un control con Jacques Lacan, lo  siguió a la Société française de psychanalyse (SFP), y luego a la École Freudienne de Paris (EFP). Después de 1953 publicó sus trabajos con el apellido de su segundo marido, Pierre Aubry . A través de todos sus trabajos y  actividades se dedicó a demostrar el origen psíquico de las carencias afectivas en los niños abandonados o perturbados por su internación en instituciones, y a sus tratamientos abordados desde el psicoanálisis.

Luce Irigaray , nació en Bélgicaen 1932,es una de las mayores exponentes del movimiento filosófico feminista francés contemporáneo. Se ha especializado en filosofía, psicoanálisis, y lingüística. Actualmente es directora de investigación en el Centre National de la Recherche Scientifique de París. Su obra más famosa es El espejo de la otra mujer, en la cual se enfoca en la exclusión de la mujer en el lenguaje mismo y a partir de allí

 los diferentes aspectos de la vida y la ciencia, incluida la teoría psicoanalítica, esta posición  la llevó a una intensa disputa con J. Lacan.

Jean Oury, psiquiatra y psicoanalista francés, es desde 1953 director de la clínica de la Borde. Creador de la Psicoterapia Institucional junto a François Tosquelles y otros, dirige desde hace años un seminario en el hospital de Sainte-Anne y ha escrito una veintena de libros.

Patricia Pena y Florencia Vidal Domínguez.

 

Primera Parte:  Adquisición de los pronombres personales y el descubrimiento de la predicación.

 

La estructura como eso es real; eso que es real bajo el nombre de estructura es de la naturaleza de lo que está aquí dibujado. Hay de alguna manera una sustancia estructural (no es una metáfora y es en la medida en que a través de esto es posible algo que podemos reinar como un continuar en la palabra corte es con es lo que tenemos que vérnosla, que es existente ¿Qué hay de una enseñanza que supone también la existencia de lo que no existe, pues aparentemente no hay todavía ningún analista que pueda decir que soporte sobre sí esta posición del sujeto?. ¿Qué me autoriza a tomar la palabra dirigiéndome a estos sujetos no existentes?.

Lo que sea que me autoriza, y quizá podamos decir un poco más, está claro que estoy sólo, si he de plantear una pregunta al profesor R. Jakobson (doy mi palabra que no se le he dejado entrever viniendo aquí en auto), no es que se me ocurre planteársela. Le demandaré si él, cuya enseñanza sobre el lenguaje tiene para nosotros tales consecuencias si el no piensa también si esta enseñanza es como para exigir un cambio de posición radical al nivel de lo que constituye el sujeto mismo en aquellos que le siguen.

Le plantearía también la cuestión de saber, es una cuestión muy, ad ominem, si ese hecho comporta alguna inflexión, no quiero emplear grandes palabras y me cuido de palabras que puedan sugerir la ambigüedad que se liga a la palabra asceta, aún las palabras que arrastra en las novelas de ciencia-ficción, mutación. ¡Ciertamente no estamos en estas pamplinas!. Se trata del sujeto y de lo que comporta de disciplina del pensamiento en aquellos que en esta posición son introducidos por su pensamiento. ¿Es que para él las consecuencias de lo que enseña van tan lejos?. ¿Es que para él tiene un sentido la palabra discípulo? Pues le diré que para mi no lo tiene. Con derecho está literalmente disuelto, evaporado, por el modo de relación que inaugura tal pensamiento, quiero decir que discípulo puede ser distinguido de la palabra disciplina. Si instauramos una disciplina que es también una nueva fila en el pensamiento, a lo que la distingue de aquellos que nos han precedido es que nuestra palabra no exige discípulo.

Si Roman quiere comenzar por responderme a mí… Las personas que tengan preguntas las plantearan y Jakobson responderá enseguida.

Sra Aubry: (Psicoanalista, psiquiatría infantil) — Quería preguntar, dado que me intereso particularmente en las dificultades de lectura y escritura, de acceso al lenguaje escrito, de su valor simbólico, si en estas dificultades y fuera de los errores que pueden ser señalados como lapsus, piensa que una estructura del lenguaje se relacióna a la estructura misma del sujeto, o más exactamente a su posición frente al Otro.

Me explico por ejemplos de orden clínico: no leo alemán y no he podido leer… he retenido eso después que me fue dicho, por ejemplo las confusiones de los fonemas B-P, D-P, M-N, son confusiones existentes durante el aprendizaje de la palabra; el niño aprende los fonemas en un orden determinado, comenzando por las consonantes vocálicas, minimales comunes a todas las lenguas, después ensancha su registro a un orden constante según las carácterísticas de la lengua materna. Pensaba que las persistencias de tales confusiones en la edad del aprendizaje de la lectura podrían marcar el deseo del niño de mantenerse en esa posición infantil. Esto se relacióna también en cierta medida al no acceso al estadio del espejo, entendido como identificación primera, narcisista y antes que aparezca el Je.

Pues las carencias maternas, es decir, de alguna manera la ausencia del discurso del Otro, entre los seis y dieciocho meses, determina la capacidad de acceder en el estadio del espejo a la imagen del cuerpo propio y naturalmente a las identificaciones.

Ellas tienen por corolario constante una deficiencia del lenguaje y ciertas particularidades de estructura del lenguaje, mientras que la unidad del sonido, de la palabra de la frase, no sea respetada en el lenguaje oral como en el lenguaje escrito. ¿Si esta ruptura no es un lapsus, es que ella no evocaría la imagen despedazada del cuerpo y este estadio pre-narcisístico?.

Asimismo los errores en el uso de los pronombres personales regurgitan en la incapacidad para distinguir el yo del otro; la incapacidad de distinguir los verbos de estado y de acción, el ser y el actuar, no responde a este estatuto del sujeto sino de objeto actuado por el Otro, es la definición misma de la alienación.

Todas estas cuestiones me las planteo no solamente para las dislexias sino para otros problemas, en particular para las psicosis del niño del estadio del lenguaje.

Una última cosa, la inversión en las sílabas de dos o tres letras marcan efectivamente una dificultad de organización témporo-espacial, pero todo niño que no reconoce la derecha y la izquierda de su propio cuerpo y la del otro, tiene chance de tener dificultades al escribir, es más evidente para aquellos que escriben en espejo. Se puede suponer que el niño diestro que encuentra siempre al otro en espejo tendrá más dificultades en franquear estos escollos, y que al nivel de la escritura la zurdera favorece la inversión. El momento de acceso al lenguaje escrito es un principio contemporáneo a la resolución del complejo de Edipo, donde el niño en la situación triangular ha aceptado y reconocido la ley del padre, simbólico al mismo tiempo que social. ¿Mientras esta evolución no es hecha, es que no está allí, es que no está allí el rehusamiento de una incapacidad de acceso al saber y a la representación simbólica?.

Srta I. Irigaray: — Querría preguntarle a Jakobson: ¿cómo hace la articulación entre el sujeto de la enunciación y el sujeto del enunciado, sino cree que se puede establecer una diferenciación entre los shifters en la función de esta articulación de la enunciación al enunciado?

Dr Oury: — Querría demandarle una precisión a Jakobson desde hace tiempo. En los problemas de análisis de grupos en el interior de las instituciones se tiene como útiles conceptos teóricos, y se hace algún uso de una manera que puede ser azarosa, nociones lingüísticas; desde hace algún tiempo trato de introducir la noción de contexto para tratar de ver ahí un poco más claro el efecto de sentido en el interior de un grupo. Esta noción me gustaría que se la pueda precisar más; quiero dar simplemente algunos puntos de referencias, me he asombrado por el uso bastante práctico de vuestro artículo sobre poética, podría ser muy útil en la comprensión de lo que pasa en los grupos. Por otra parte, parece que esto que esta en juego es una institución, son mensajes poéticos, es decir, una especie de crítica de fonologismo, y la ubicación de un pasaje que da cuenta de la sintaxis, lo que plantea como problemas las relaciones entre el plano semántico y el plano sintáctico. ¿Hay ahí un verdadero problema o una serie de falsos problemas?.En particular con todas las nociones actuales de operadores que se ponen en juego entre el plano sintáctico y el plano semántico, dicho de otra manera, la recomposición sintáctica (es una imagen)de las estructuras de un grupo, cambiando el mensaje y dando un cierto sentido a lo que hace en la institución.¿En esta perspectiva, es posible precisar mejor la noción de sujeto de la enunciación, puede articularse claramente con la de contexto, y de mensaje sintáctico?

M. Medeze: — Mi pregunta se situaría alrededor de la música, es decir, la posibilidad de escuchar algo que no había sido previsto, el soporte vocal fuera de lo que puede ser del orden del rebús, si el soporte vocal está en alguna parte como representante de una posición del sujeto con relación al cuerpo del otro representante en su voz.

Dr. Stoianoff: — Históricamente la dependencia prolongada de un grupo étnico sobre otro podría influir sobre el lenguaje del primero de manera que se obtenga un discurso muy particular como en la lengua búlgara. ¿Hay ahí factores históricos de dependencia que podrían explicar esta introducción en la lengua de una manera mediatizada?.

Profesor M. Jakobson: — Me siento en una posición bastante difícil porque no esperaba hablar, puesto que hay huelga soy quien debe hablar, fuera de contexto no sé lo que es un strike. Responderé más bien en bloque.

La pregunta que me parece sobre todo aproximar la cuestión de la lingüística y del psicoanálisis es la del desarrollo del lenguaje en el niño. Allí hay problemas sobre los cuales hace falta trabajar ambos dominios, estas preguntas tienen una relación de complementariedad. Llegamos ahora al dominio del lenguaje infantil, lo que vemos de más en más es el gran porcentaje de los fenómenos universales, la universalidad domina. Esto cambia asimismo el problema de la enseñanza del lenguaje, porque vemos ahora, que para tomar no importa que lenguaje cada niño está preparado por un cierto modelo innato, pues el límite entre la naturaleza  y la cultura cambia de lugar; se ha pensado que en las comunicaciones de los animales está únicamente el fenómeno de los instintos, los fenómenos de la naturaleza, mientras que en el hombre está la cuestión del aprendizaje, de la cultura.

Se muestra que la cosa es mucho más complicada, que se tiene en los animales un gran rol de este modelo innato, de estas predisposiciones, de esta posibilidad de aprender la lengua, que existe en cierta medida de la infancia, que existe algunos meses después de su nacimiento la posibilidad de adquirir un código, y por otra parte, —es un fenómeno muy curioso que aún a cierta edad—, el niño pierde la capacidad de aprehender la primera lengua. Si el niño estaba en una relación artificial en los primeros años de su vida, donde no habría conocido un lenguaje humano; puede recuperarlo completamente puesto en una situación normal hasta los siete años más o menos, después de los siete años no será capaz de aprender la primera lengua, todos estos fenómenos son importantes y nos muestran que debemos alcanzar cada etapa de la adquisición del lenguaje desde el punto de vista de los fenómenos biológicos, psicológicos o intrínsecamente lingüístico.

Permítanme detenerme en dos o tres problemas tocados aquí. Mientras el niño comienza a hablar hay dos fenómenos totalmente revolucionarios desde el punto de vista de su mentalidad. Una de estas etapas es la de la adquisición de los pronombres personales, es una gran generalización, es la posibilidad de ser Yo en un instante y de escuchar a otro devenir Yo. Ustedes conocen esta discusión entre los niños que mientras aprenden los pronombres dicen: no eres tú quien es yo, soy yo quien es yo y tú no eres más que tú,… etc.

Por otra parte la incapacidad de ciertos niños cuando han aprendido el pronombre de la primera persona de hablar ellos mismos y de decir su propio nombre, puede el niño para el mismo no es más que un yo. Estas cosas cambian al niño completamente. Recuerdo cuando los profesores y la señora Kast vinieron al principio de la última guerra de Estocolmo, me han mostrado un niño que era egocéntrico de una manera llamativa, quería dominar todo, tener todas las cosas, los juguetes, etc. Lo estudié desde el punto de vista lingüístico y me percaté que no tenía ninguna huella de pronombre personal. Les dije: enséñenle el pronombre personal, él sabrá sus límites, sabrá que no será el único, que hay permutación, el yo no es más que el autor del mensaje en cuestión; eso anduvo.

Hay otra operación, aquella que es la pregunta por la permutación en la vida lingüística de un niño. Hay un caso que se conocía en países muy diferentes, el de un niño que corre hacia a su padre y dice: —el gato ladra el gato guau guau. Si el padre es pedante dice: —No, es el perro que ladra y el gato quien dice miau. El niño llora, se le ha destruido su juego. Si por el contrario el padre dice: —Sí, el gato ladra y mamá hace miau…—,el niño esta muy contento. Le conté esta historia a Claude Lévi-Strauss y poco tiempo después con su niño, que tenía tres años cuando hacía estas cosas, ha querido hacerse el padre liberal, no tuvo éxito pues su hijo consideraba ese juego como un privilegio de niño y el padre le ha debido hablar de otra manera. ¿De qué se trata?. Del descubrimiento que él hace el niño a cierta edad; el descubrimiento de la predicación. Se puede ligar a un sujeto un predicado y lo esencial es que se puede ligar al mismo sujeto diversos predicados, el mismo predicado puede ser empleado en relación con diversos sujetos: el gato duerme, corre, come, ladra también; la cuestión es que el niño comprende que la predicación no es más que la dependencia a un cuento, la predicación es desde ya una libertad individual el niño la emplea exageradamente. El niño no conoce la libertad dada por la emperatriz rusa catalina: la libertad es el derecho de hacer lo que las leyes permiten. Entonces el gato ladra. Nos volveremos a encontrar con los mismos problemas en la afasia, y en la antropología, porque en ciertos pueblos el hecho de atribuir las acciones de ciertos tipos de animales a los otros, está considerado como un pecado, porque por ejemplo en los Dayates, está castigado como el incesto. Es justamente de ahí que la libertad quiera romper la ley. Si se quiere discutir sobre las cuestiones del desarrollo fonológico, nos encontramos delante de los mismos problemas de estos diferentes estadios y podré en una discusión detallada mostrarles etapas, las reglas universales, la posibilidad de desarrollar cierta libertad porque no hay ahí reglas universales está también la cuestión importante del orden temporal, no de las adquisiciones, sino del orden temporal de una secuencia, de una serie, de un grupo de las leyes.

 

Print Friendly

Deja un comentario