Lecturas Políticas

Entrevista realizada a Flory Kruger en Página 12

Publicado en Lectura Lacaniana: 22 noviembre, 2012


Incluimos en ésta oportunidad, una entrevista realizada a Flory Kruger en Página 12 de Rosario.

Es una entrevista previa a las 21 Jornadas Anuales de la EOL, titulada: “Clínica de lo singular ante la epidemia de las clasificaciones”.

En ella Flory Kruger, con precisión, define cómo, según nosotros, el modo en que se leen y se hacen las clasificaciones a partir de los diagnósticos, define una política. Podemos decir quizás, que la política del psicoanálisis es leer un sujeto. Su fuerza política es leer algo único.

Carlos Dante García

Por José Manuel Ramírez*

JMR:Psicoanalista de Buenos Aires, de la Escuela de Orientación Lacaniana (EOL) y miembro de la Asociación Mundial de Psicoanálisis, Flory Kruger. ¿A qué se llama epidemia de las clasificaciones en el mundo actual y qué incidencia tiene sobre la práctica del psicoanálisis?

FK: En el terreno de los trastornos psíquicos, la medicina, más específicamente, la psiquiatría, ha creado manuales con diagnósticos de consulta, donde están incluidas y clasificadas todas las patologías, con una medicación adecuada a cada una de ellas. La llamamos epidemia de las clasificaciones por el modo en que se incorpora en todos los ámbitos y se incluye en la subjetividad tanto de los pacientes como de los profesionales.

No se trata sólo de un error conceptual, sino que representa un síntoma de nuestro tiempo. El sujeto actual se caracteriza por tener identificaciones frágiles, el poder sostenerse en una clasificación, le posibilita una respuesta tranquilizadora: “soy un bipolar”, “sufro de ataques de pánico”, por nombrar las más comunes. Tener una clasificación a mano le permite a cada sujeto incluirse en un universal. El problema es que en ese universal se pierde lo más íntimo y singular de cada uno.

JMR:¿Por qué clínica de lo singular?

FK:El psicoanálisis trabaja en contra del universal. El manual de salud mental incluye todos los diagnósticos posibles, si un paciente tiene equis cantidad de síntomas, entonces pertenece a esa patología y se lo trata con tal medicación, es simple. Desde el psicoanálisis pensamos al paciente de otro modo, no respondemos con una misma interpretación a dos personas diferentes, eso es imposible, lo que hacemos es escuchar su relato y extraer de él sus rasgos propios, los divinos detalles de su vida, que no son comparables ni trasladables a otra persona. Por eso cuando hablamos de la clínica psicoanalítica hablamos de la clínica de lo singular. Para el psicoanálisis cada analizante es único.

JMR:Las Jornadas contarán con la presencia de Eric Laurent, psicoanalista francés perteneciente a la AMP, y miembro de la Escuela de la Causa Freudiana, que viene con frecuencia al país. ¿Cuál es su relación a la temática de las Jornadas?

FK:Eric Laurent, en particular, ha desarrollado innumerables trabajos interrogando las manifestaciones actuales de los esfuerzos clasificatorios ligados a los DSM. En particular, ha publicado un texto titulado Psicoanálisis y salud mental, donde recorre diversas formas del tema que nos convoca: la extensión del síntoma hoy, la posición del analista en el campo de la salud mental, el ámbito de las instituciones de salud mental y sus reglas, nuevas normas de distribución de la asistencia y su evaluación desde el punto de vista del psicoanálisis, etc. Desde ese punto de vista, su participación en nuestras Jornadas siempre constituye un aporte fundamental.

JMR: Además, el viernes 30, antes de las Jornadas se realizará el III Coloquio de la EOL sobre el libro Sutilezas analíticas de Jacques Alain Miller, también con la presencia de Eric Laurent, quien dará una conferencia. Sobre esas sutilezas o “cosas de finura o fineza”, ¿qué puede anticiparnos?

FK: Es muy claro que las sutilezas hacen presente la enseñanza de Lacan en su versión más radical. Jacques Alain Miller desarrolla en este curso una nueva clínica psicoanalítica que se desprende de la última enseñanza de Lacan. Es un curso muy rico en conceptos centrales de la experiencia analítica, muchos de los cuales retomaremos durante nuestras próximas Jornadas: ¿Cuál es la posición que le conviene al analista en la cura? Miller explica que la sutileza se pone efectivamente en juego cuando el concepto falla, y en la práctica del psicoanálisis es mejor que el concepto pierda su eficacia. No es que desconozca el enorme valor del concepto, pero en la práctica, hay que dejarlo de lado, para poder considerar al paciente que llega, uno por uno, sin sentirse obligado a clasificar, ubicar o diagnosticar. Se trata por el contrario, de abrirse al paciente como nunca visto, como inédito, como singular.

JMR:¿Cómo puede caracterizar la formación de los analistas en la EOL, veinte años después de su fundación?

FK:La Escuela de Lacan se funda alrededor de un vacío, alrededor de una pregunta: ¿Qué es un analista? El Pase es el dispositivo que inventó Lacan para que los analistas que finalizaron su análisis puedan dar cuenta de ello.

Después de veinte años, hoy podemos decir que en la EOL, las enseñanzas de los Analistas de la Escuela (AE), son una de las fuentes más ricas de nuestra formación. No es la única, tenemos el otro pilar en el que se apoya la Escuela, que es el cartel. Su particularidad nos permite un trabajo eficaz, siendo la permutación uno de los rasgos que lo definen. El trabajo resultante no concluye en un producto colectivo sino en el producto propio de cada uno, trabajos que dan lugar año tras año, a las Jornadas de carteles.

Print Friendly