Seminarios Martes EOL

Reseña XXVIII. Seminario Carlos Dante García

Publicado en Lectura Lacaniana: 19 noviembre, 2013

La invitada de hoy Silvia Hopenhayn (1966) es escritora y crítica literaria. Realizó traducciones de Cocteau, Nérval Supervielle. Es autora de la novela Elecciones primarias (Alfaguara,2011) y de pronta publicación en la misma editorial ¿Lo leíste?, una compilación de sus textos críticos, así como el libro de conversaciones Ficciones en democracia (Editorial Planeta, diciembre 2013).

En co-autoría publicó los libros de ficción Cuentos reales y La espina
infinitesimal (Editorial Emecé).

Es responsable del ciclo “En busca de un personaje” en La Casa de la Cultura (Fondo Nacional de las Artes).

Es columnista de libros en el diario La Nación, todos los miércoles, bajo el título, “Libros en agenda” (en la sección editorial del diario).

Realiza los programas de libros (Cablevisión): “Hombres x Mujeres” y “Mujeres x Hombres”, producidos para Canal á por ROSEBUD Producciones.

Integra el jurado del PROGRAMA SUR de la Cancillería argentina, para el otorgamiento de subsidios a la traducción literaria.

Otros programas realizados: “El fantasma”, “La página en blanco”, “La crítica”, “La lengua suelta”, “Biografías fantásticas”. Por ellos recibió los premios: Konex de Oro, Pregonero (Feria del Libro), Julio Cortázar (Cámara Argentina del Libro), Martín Fierro (5 nominaciones), FUNDTV, ATVC y varios fueron declarados de Interés Nacional por la Secretaría de Cultura.

También hizo documentales con CARLOS FUENTES, ADOLFO BIOY CASARES, OLGA OROZCO, ARTURO PEREZ REVERTE. Y un especial para CANAL 7, sobre MANUEL PUIG, titulado “Paisaje de voces”.

 

En este encuentro, la propuesta de  Silvia Hopenhayn fue atisbar el goce de la lengua en la novela erótica como condición DE la narración (que no es lo mismo que la condición erótica EN una narración). Parafraseando a Barthes, no es lo mismo el placer del texto, que textos sobre el placer.

Se tomaron ejemplos de: "Lolita", de Nabokov; "El amante", de M. Duras, el lenguaje erótico que inventan La Maga y Horacio Oliveira en "Rayuela", de Cortázar, en contrapunto con fenómenos editoriales como "Cincuenta sombras de Grey", de E.L James. Se ama en la lengua, y apenas se sale de ella, se deja de amar.

Carlos García comienza diciendo que  hoy Silvia Hopenhayn,  hablará sobre algunas ideas, interpretaciones, que no son las habituales, algunas de ellas están en la pagina web de Lectura Lacaniana, en la sección cultura de la Revista, en una nota dividida en tres partes,  apreciándose la  particular lectura que ella hace  de la  problemática en la lectura y en la elaboración de la escritura de la novela erótica en los tiempos actuales.
Silvia Hopenhayn, agradece la invitación, y dice que la letra lacaniana es distinta de letra literaria, puente no tan fácil de trazar entre ambas.
Silvia nos dice  que el goce para los escritores es el ejemplo máximo de la libertad, cuando en psicoanálisis, en una lectura lacaniana,  eso no es tan así.
Goce de la escritura,  en la literatura erótica, goce significante próximo a lo poético, pero en cuanto a narrativa se trata, la entrega es distinta.
Escritura erótica, viejo testamento, el cantar de los cantares, leído desde el goce de la lengua.
La conversación se inicia, partiendo de un fenómeno de una película que esta por estrenarse, 50 sombras de Grey.
SH nos transmitirá algo del tesoro de Lolita, es el erotismo de la lengua en su esplendor, en Duras y Cortázar.
Si hay un auge de la novela erótica:
-A que responde o a quien
-Al ímpetu de una mujer madura
-Al desvelo de un escritor o al mercado editorial -¿Es literatura o letra dura?
Para SH son modos de insatisfacción, porque hay que seguir, probando consumiendo y desechando.
CDG señala el goce en la escritura, en el que escribe y en del lector, tres tipos diferentes de goce.
En relación a la autora de la saga de Grey, SH nos dice que la escritora se sacó de encima una crisis con este libro, esto es un modo de goce, otro goce de la lengua.
Las nuevas formas de satisfacción o insatisfacción que tiene que ver con el consumo, el goce real de la escritura es la pérdida, no la obtención, es una satisfacción de desconocimiento.
La lectura es siempre una novedad, lo que se escribe ya pasó.
Para Barthes, en “El placer del texto”, diferencia, goce, placer y  satisfacción.
Según Barthes no se escribe en busca del placer, ni del propio ni del ajeno. Un texto de placer es aquel que contenta, colma, da euforia, ligado a una práctica fácil y confortable de la  lectura, diferencia ese texto de placer de lo que se escribe en placer. Acto de acople en el momento de la escritura como una especie de tanza de significantes, debe ser la prueba de un deseo, el texto debe desear al que lee.
El goce de la escritura no es atreverse, como sería las 50 sombras, es atravesar, atravesar el espejo, Lewis Carrol.
Ana María Shua, acerca de 50 sombras,  dirá que es una combinación de novela rosa y sadomasoquismo light.
Nobokov, en Lolita, describe lo que hace la lengua para escribir la palabra, eso es erotismo. Es el texto que satisface, no la referencia.
CDG,  agrega que no es la representación imaginaria de algo erótico, sino el goce que produce la lengua misma al leer. 
Los nombres como un destino, Lolita-Lo-Doly- Dolores. El toqueteo es con el nombre, dice Silvia.
Duras juega con la ausencia del nombre, apuesta erótica,  amantes sin nombres, sin máscaras, creación del silencio, como máscara de voz implorante.
CDG, ¿el goce de la escritura y de la lectura, tiene como condición leer en voz alta, para captar la cadencia? 
SH, en Rayuela, es al revés que en Duras, el nombre es el hechizo, por eso se llama La Maga, es un hecho de amor.
La lengua es el hechizo, ellos inventan una lengua erótica, Cap. 68 de la novela de Cortázar, como suenan las ganas,  el deseo, el léxico, semblanza de la lengua, el discurso de Cortázar, lenguaje inventado, neologismos:
“Apenas él le amalaba el noema, a ella se le agolpaba el clémiso y caían en hidromurias, en salvajes ambonios, en sústalos exasperantes. Cada vez que él procuraba relamar las incopelusas, se enredaba en un grimado quejumbroso y tenía que envulsionarse de cara al nóvalo, sintiendo cómo poco a poco las arnillas se espejunaban, se iban apeltronando, reduplimiendo, hasta quedar tendido como el trimalciato de ergomanina al que se le han dejado caer unas fílulas de cariaconcia. Y sin embargo era apenas el principio, porque en un momento dado ella se tordulaba los hurgalios, consintiendo en que él aproximara suavemente su orfelunios. Apenas se entreplumaban, algo como un ulucordio los encrestoriaba, los extrayuxtaba y paramovía, de pronto era el clinón, la esterfurosa convulcante de las mátricas, la jadehollante embocapluvia del orgumio, los esproemios del merpasmo en una sobrehumítica agopausa. ¡Evohé! ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentía balparamar, perlinos y márulos. Temblaba el troc, se vencían las marioplumas, y todo se resolviraba en un profundo pínice, en niolamas de argutendidas gasas, en carinias casi crueles que los ordopenaban hasta el límite de las gunfias”, Julio Cortázar, Rayuela
CDG, se puede decir que  es una semblanza de lalengua. No hay léxico ni  función gramatical.
SH, Se desea en la lengua, y apenas  se sale de ella se deja de desear.
Cita a Cortázar: “Lo que me gusta de tu cuerpo es el sexo, lo que me gusta de tu sexo es la boca, lo que me gusta de tu boca es la lengua, lo que me gusta de tu lengua es la palabra.
Si se piensa en 50 sombras de Grey uno dice Ooooo y luego de leer Lolita uno dice Aaaaa, para buscar significantes un poco más explícitos
CDG: hay un texto de Duras, “La tortura”, ella fue torturadora, participó de la resistencia francesa, y en una ocasión, tomo el lugar de un torturador, y torturó como el mejor. La manera de escribir de Duras, en ese texto escribe de una manera, que cuando uno va leyendo queda atrapado en la tortura, con el más, no puede parar de leer,  como de torturar.
SH, En lo literario se trata de la ocurrencia, ocurre en el momento en que se escribe, no es lo que ocurrió, es un acontecimiento de la lengua.
CDG: en un texto de Freud en “El poeta y el fantasear”, produce un concepto, ganancia de placer, e indica las distintas formas de la narrativa, comedia, tragedia, drama,  que se produce al escribir, el que escribe ofrece puntos en común de satisfacción. ¿Es equivalente la ganancia de placer, al  placer del texto?  La ganancia de placer, supone el inconsciente, supone que no se sabe que se ganó.
SH, es ganancia de placer, a pérdida. El placer del que escribe, es  el acople entre una palabra y con algo que no se sabe que es, un enganche que se produce.
Es el encuentro entre el autor y el lector. La lectura es el invento de un encuentro y una relación amorosa, en el film “El lector”, lectura como salvación.
CDG,¿que aporta a la literatura las 50 sombras de Grey? Una plusvalía al mercado, de eso no cabe duda, creando una insatisfacción, porque se transforma en un objeto que hay que consumir.
SH, más que aporte, se lee como que hace el mercado con el deseo? El título es lo mas interesante, 50 sombras del gris, hay un juego de todas las sombras que hay en el gris, busquemos los matices del gris, todos los fantasmas convocados, como síntoma cultural, instituir lo prohibido como lo políticamente correcto.
Recomendación de lectura: Clarice Lispector, La Hora de la estrella, donde el varón protagonista, oscila entre sadomasoquista y su majestad.
Aplausos.

http://www.youtube.com/watch?v=d5qKfFz9HBs&feature=youtu.be

 

Print Friendly

Deja un comentario