Seminarios Martes EOL

Reseña XXVI. Seminario EOL. Carlos Dante García

Publicado en Lectura Lacaniana: 2 noviembre, 2014
               
“ Las transformaciones del goce en el recorrido del análisis”
 
                                                                                                21 de Octubre 2014                                                  
 
Carlos Dante García propone leer a Bartebly (1), desde un eje, la fijación como respuesta de una frase vaciada de todo significado o sentido, más allá de los efectos  de división subjetiva que produce en los demás. 
 
¿Cúal es la orientación del goce en un análisis? Se supone que el goce va a sufrir una transformación , la transformación del goce en lo que se dice. El que se localiza en el modo de decir y a partir de eso cambia el modo de vivir.
El goce a la entrada y al principio del análisis se presenta bajo un modo que se denomina amorfo. (2) Goce que no tiene forma, no se ha concentrado. Se va concentrando en un punto en el análisis.
J. Lacan introduce las sesiones cortas antes de 1953. (3) La palabra tiene una función en el análisis y también en el lenguaje. Ejemplo: sesiones cortas con efecto de precipitar un fantasma de embarazo anal en una neurosis obsesivas. La palabra funciona para explicar, especular, hacer historia, narrar, describir, crear enigma, etc. Todo esto es denominado palabra vacía, o amplificación significante. La sesión corta tiene como función romper ese discurso. Transformar el goce amorfo en un goce con forma.
 
GOCE: satisfacción que se encuentra en un modo de decir. En el primer tiempo del análisis muta el goce, parte de una supuesta interioridad, comunicándolo. Dirección de uno a otro. Miller dice que este tiempo se trata de una transmutación y franqueamiento (de I—-S). Es el paso del yo al efecto sujeto. Se franquean los prestigios del yo. El prestigio se conserva manteniendo la boca cerrada, pues uno se imagina lo que es. (4) Miller lo denomina “la muerte de yo”. Este franqueamiento implica una morfología que es la articulación en elementos individuales. A lo amorfo se opone articulación en elementos individuales.
 
El goce se va a ubicar en dos formas extremas: el goce de la culpa en uno o en otros (reproches, recriminaciones) La culpa es una variante del goce. En este momento se sitúa la asociación libre como un modo de tratar el goce. Miller la llama operación, es la forma que va a tomar lo que se dice en un análisis, la forma de lo que cae “Einfall”.
Transformación del goce bajo la forma específica de “lo que cae”.  La asociación libre produce el goce de no ser juzgado. Eso es INÉDITO. Cae el fantasma que juzga. Dentro de lo que cae, los síntomas empiezan a ser trabajados en transferencia. Satisfacción en Icc transferencia o interpretación. Todo esto son los efectos lógicos y terapéuticos del análisis.
Otro efecto es el de Extimidad, me encuentro con cosas en las cuales no me reconozco. Nombre: perplejidad-asombro-rechazo-instante de ver. Son nombres de satisfacción, diferente de la satisfacción de la queja. Es otro modo de goce, donde estamos maravillados de la ficción que se va produciendo. Es un hacer que descansa en un modo de decir.
Miller denomina la muerte del yo—-para dar lugar al efecto de una manera cada vez más pura, del sujeto como falta en ser. La pregunta es ¿qué quiere decir esto?, presente en todo lo que se dice. Las respuestas son las revelaciones, las sorpresas, etc. El tiempo siguiente del análisis supone que hay una relación entre la satisfacción y la ficción.
 
El otro tiempo del análisis es el del análisis que dura y es el tiempo donde se producen las interrupciones, prevalece la repetición. Es el de la desinvestidura, tiempo de desinvestir libidinalmente. Si eso no pasa, se acusa al analista. Es donde se juega la posibilidad de la cesión de la libido de satisfacción, donde aparece la repetición. Tiempo donde el analista aguanta. Tiempo donde el goce se presenta en exceso y las formaciones del Icc no juegan igual. 
Se trata de separar el saber del goce. Se tendría que concentrar cada vez más en un objeto, en un punto. El interés libidinal contenido en un objeto. El objeto a. Ya no pregunta ¿qué quiere decir eso? Surge otra pregunta, que a veces no es formulada: ¿Qué satisface eso? ¿Qué satisfacción encuentro en lo que hago? ¿Qué me lleva a repetir sabiendo que me hace daño?
El análisis que dura manifiesta un goce en exceso y esta pregunta, eso implica que empieza a ponerse en juego un juicio. El analista tiene que aguantar, el asunto es cómo aguanta. (5) “El peso de uno de los mayores reproches es:”Ud no hace nada para sacarme de ahí”, eso implica que nos estamos acercando a una zona de goce que tiene el estatuto de un real y parece temblar la ficción de un análisis.
La verdad tiene estructura de ficción, el goce no. El goce tiene el estatuto de lo real.
 
¿Cómo abordar ese goce?
 
Recomendación de lectura: Bartebly, preferiría no hacerlo. Respuesta única y vaciada de significación. Se esperaba una respuesta inmediata, cuando hay desasimiento de la libido, no hay obediencia inmediata. Eso se denomina desinvestimiento de la cadena significante.
Leer Bartebly bajo la forma de los diferentes significados. El efecto en los demás.
 
 
(1) Bartebly, el escribiente. Melville
(2) Sutilezas analíticas. Cap 3.Miller
(3) “Función y campo de la palabra…” Cap, apartado 3. Lacan
(4) El partenaire síntoma. Pág. 330-333. Miller
(5) Idem 2. Pág 115
 
 

Print Friendly

Deja un comentario