Seminarios Martes EOL

Reseña XXIX. Seminario EOL. Carlos Dante García

Publicado en Lectura Lacaniana: 17 noviembre, 2014

           

                         Martes  11 de Noviembre de 2014

"El yo, el sujeto y el objeto en los finales de análisis y     en las cicatrices”

 

En el seminario 3, cap. 12 y 13: “La pregunta histérica” y “La pregunta histérica II” Lacan presenta por primera vez a las neurosis como la estructura de una pregunta, “es la estructura de una pregunta”.

“Que función tiene el yo en su relación a la pregunta”

Dice en la Pag:249…”usa de su yo para hacer la pregunta, es decir, precisamente para no hacerla"

Los plazos o los tiempos de cada una de las neurosis son la manera de relacionarse con la pregunta.

Miller en “Los preguntones” sitúa la manera en la que el yo de la histeria y del obsesivo hacen la pregunta .

Lo que lleva toda demanda como pregunta es una satisfacción.

Si la pregunta no se sitúa en el yo, ¿dónde se sitúa?

La pregunta se sitúa en el Otro, en el inconsciente: Bajo la forma de un síntoma, de una formación del inconsciente. La pregunta se lee en las formaciones del inconsciente. El síntoma es una pregunta y al mismo tiempo parte de una respuesta.

En relación al sujeto: La pregunta que viene del Otro, del inconsciente, se hace ante el sujeto. El sujeto es una respuesta. La pregunta se hace ante el sujeto, la respuesta viene del Otro, del Inc. El sujeto NO se pregunta, el sujeto es un efecto, una respuesta que es un efecto, efecto de división.

1- La función del yo es hacer la pregunta para no hacerla.

2-Donde se sitúa: en el inc. En el Otro

3-Ante quien se hace la pregunta: Ante el sujeto, que ES una respuesta, NO una pregunta. El sujeto es un efecto.

 

Dos patologías de la pregunta: La duda y el síntoma histérico.

La pregunta patológica es la que conlleva un sufrimiento, un pathos.

Miller plantea los problemas de transferencia que implica los preguntones: El problema es que el paciente cuando pregunta NO deja que sea el inconsciente el que responda=asociar libremente, que venga desde el Otro la respuesta.

Miller en “Los preguntones”(1984) pág. 64 dice:¿Qué es la duda, como síntoma obsesivo, sino el hecho de preguntarse a sí mismo? El sujeto obsesivo no espera respuesta mas que de sí mismo”

 

Tres cuestiones esenciales de la temporalidad en el obsesivo:

–      Procrastinación: Cuando plantea la pregunta y se responde a si mismo procrastina.

–      Inmovilización

–      Trabaja, es la dimensión de forzamiento.

 

El obsesivo tiene relación muy particular con el tiempo. No desea al objeto accesible, necesita que el objeto se le vuelva inaccesible para desearlo.

Miller en “La erótica del tiempo”, pág.: 10 dice “Podemos definir la obsesión como el esfuerzo por volver imposible de alcanzar el objeto de deseo en el espacio; para desearlo debe tornarlo inalcanzable, inaccesible”.

Lacan, en Función y Campo de la Palabra, pág.: 303 propuso como procedimiento: “lo que se ha llamado nuestras sesiones cortas”.

Procedimiento: Sesión corta: Para no permitir el ejercicio de la procrastinación en la sesión. No permitir el desarrollo de trabajo forzado en la sesión.

Función temporal: No permitir el plazo del sujeto. Plazo calculado en vencimientos.

Lo opuesto a la procrastinación: el acto.

Al final de un análisis “Se develan los prestigios del yo”

Tres prestigios del yo del obsesivo:

1-Es totalmente orgulloso: Porque su yo es su síntoma.

2-Dimensión de la auto observación: Esto conlleva 2 síntomas: Insomnio y vigilar: Se vigila a sí mismo y a los demás.

Al final de un análisis es muy difícil de erradicar la presencia de la mirada, la autoobservación.

3-EL “Yo digo”: Es difícil de erradicar. Es la manera de reafirmar la relación entre significante y significado. No quiere que haya malentendido. La asociación libre comienza cuando se rompe el “yo digo” y DICE.

 

La función en el análisis de la palabra es de representación: Cuando la palabra funciona representando funciona como significante. No se habla refiriendo a un hecho. Se rompe el referente. Esto no lo tolera el obsesivo.

 

Particularidades del obsesivo con el objeto: (no con el objeto causa)

         -Está en relación a lo útil y lo inútil.

El obsesivo va para el lado de lo útil, no tolera que se vaya para el lado de lo inútil y el análisis está al servicio de lo que no sirve para nada, del desecho.

La pareja del obsesivo es el objeto inútil: Bajo la forma del alto desprecio que  tiene por el objeto: ”no servís para nada”, desprecia a la mujer, la descalifica.

La inutilidad se manifiesta bajo la forma de inmovilizarlo, lo pone entre paréntesis: arrastra sus objetos a la jaula de su narcisismo, transformando a ese objeto en un objeto inmóvil, mortificándolo, la jaula del obsesivo poco a poco se convierte en un cajón. Transforma a sus partenaires en momias.

¿Qué pasa con el yo de los que terminan análisis?

El yo se va a identificar con el síntoma, se transforma en un elemento que forma parte del síntoma, por lo tanto la dimensión del narcisismo cambia. El síntoma va a estar ego sintónico con el yo. Empieza a formar parte de él, y al volver parte de el se puede volver insoportable. Se acentúa, pueden aparecer rasgos de carácter.

¿Cómo se relaciona el yo con los fantasmas?

Una cosa es estar ciego del fantasma, una cosa es estar advertido y otra es como usar ese fantasma.

¿Qué cambia si se está advertido de su fantasma?

Cambia la relación hacia donde nos lleva ese fantasma. Lo va a regular y no lo va a desarrollar ciegamente. Lo va a tener presente.

El fantasma es una de las formas de satisfacción. Un modo de satisfacción y lo hacemos cada vez que hablamos.

Final de análisis:

– Se apagan las preguntas del yo, cambio de satisfacción.

– Se modifica la relación con las preguntas que le vienen del inconsciente.

– Se modifica la relación que tiene un sujeto con lo que le retorna del inconsciente. Se comienza a leer de otra manera lo que viene del inconsciente.

-“Se develan los prestigios del yo”

– El yo se va a identificar con el síntoma

– Se esta advertido del fantasma.

 

 

Bibliografía:

– Lacan,J.: El Seminario. Libro 3: Las psicosis, cap. 12 y 13: “La pregunta histérica” y “La pregunta histérica II”.

– Miller,J-A.:  “Los preguntones”(1984)

– Miller,J-A: “La erótica del tiempo”, pág.: 10.

– Lacan,J.: Función y Campo de la Palabra, pág.: 303.

 

Print Friendly

Deja un comentario