Seminarios Martes EOL

Reseña XXIV. Seminario Carlos Dante García

Publicado en Lectura Lacaniana: 14 octubre, 2013

El caso es presentado primero,   con la indicación de una internación domiciliaria.
Carlos García pregunta en que consiste esa internación domiciliaria, siendo esta una salida de circulación del mundo. Pregunta si los psicoanalistas recurren o no a la internación. La imagen que se genera de la internación en el horizonte, es una reducción de la condición de sujeto a objeto.
La analista, nos dice que es un recurso, un criterio de internación, ya que la paciente no podía circular por la calle. Si hay familia que pueda acompañar en la casa, si es un riesgo para si  y para 3°, pasaje al acto, suicidio, pérdida de orientación y de circulación.
En la actualidad, la nueva Ley de Salud, dice que se necesitan dos firmas, de dos discursos diferentes para avalar una internación. Agrega que  cuando la palabra no funciona con el paciente, se recurre a la internación. Hay una reducción como sujeto, no toma decisiones, debe cumplir con los horarios, no puede hacer lo que quiere.
Carlos García, se pregunta; ¿que es para la paciente el estar abrumada? Este abrumar, repetitivo
¿Como distinguir el enamoramiento de un desencadenamiento que tiene la forma de un delirio amoroso? Dice la paciente: “Fue lo mas, estoy re feliz, todo es maravilloso, es el amor de mi vida”.
Freud en “Enamoramiento e hipnosis” dice que uno de los efectos es el borramiento de todo defecto del objeto de amor. Idealización que acompaña al enamoramiento. Para Freud los sucesivos encuentros sexuales hacen caer el interés.
¿Se mantiene el enamoramiento antes o después del encuentro sexual?
Llama la atención que diga: “todo es felicidad. En sus ojos vi el amor”, no queda ubicado el sujeto de la frase

Recorte:

1)    La frase de la sexualidad adulta es así
2)    Todo felicidad, se mantiene no cae nunca la felicidad, ¿de que se trata el goce psicótico?
3)    En sus ojos vi el amor, no está el sujeto del amor, si los ojos.
El amor genera algo que parece estar cerca del cuerpo, placer.
Metonimia psicótica, S1 al lado de un S1 no hay una cadena.
Goce en los lazos familiares y con la hermana. Ubicadas la madre y hermana como las que gozan de ella y de los chicos.
Voracidad: es un goce que comienza a ser indicado como sin límite.
Conocer un hombre de verdad implica que aparezca otro gozador, encarnado en la madre y la hermana.
La paciente comienza a regular ese fenómeno en el cuerpo. Dejando de tomar agua, deja de hacer lo que le causa placer.
Resonancia semántica de la lengua. Un paciente psicótico tiene una particular relación con su lengua. Aprender a captar la lengua particular de cada sujeto psicótico.
Construcción de su propio falo. La MP elevada a la dimensión irónica, el padre que amasaba pastas. Ironía de la función paterna.
Deslocalización del goce del cuerpo, desregulado. La vagina no funciona mediante la significación fálica.
Todo esto es una invención significante. Los psicóticos crean entidades inéditas de la lengua.
En la caso, tiene que crear su propia lengua en relación a la comida, solo podía comer algunas cosas.
El recurso que tiene la paciente para regular la invasión de goce, hace pis y se le va. Hay que ver si es constante o no.
Todo el mundo iba a saber de su intimidad, delirio relacional, cuestión de las ideas, permanecen  las ideas, no así las sensaciones en el cuerpo. Se va alejando de la dimensión persecutoria, de lo que se le hace en el cuerpo.
Un hombre de verdad es el encuentro con el padre.

Continuamos la próxima.

http://www.youtube.com/embed/GkXJZZdlKgI?list=UUL7GqEAddR3pKr8I0WbLzlQ

Print Friendly

Deja un comentario