Seminarios Martes EOL

Reseña XXIII. Seminario EOL. Carlos Dante García

Publicado en Lectura Lacaniana: 22 octubre, 2014

Título: “Prejuicios y errores sobre la sexualidad: impasses y salidas, en el psicoanálisis”

 
 
Carlos Dante García constata y verifica en su práctica analítica las particularidades de la histeria moderna.  Trabaja la salida de la mujer, el hacerse ser el falo.
 
¿De qué manera incide el discurso capitalista  y el discurso de la ciencia sobre la histeria y sobre la mujer? Proponiéndole mayores posibilidades de conquista fálica, de adquisición, se acentúa más la vía del tener.
 
Tener y ser en la práctica analítica.
 
¿Cuál es la particular relación que aquel que escucho en sesión tiene con el tener y con el ser?
 
A mayor conquista fálica, hay sujetos que gozan menos de esa conquista.
 
¿Qué hace el sujeto histérico con lo que adquiere?
 
A mayor adquisición se producen dos efectos: goza menos de lo que adquiere y hay un incremento de sentimiento de apropiación, no es mío, no me pertenece.
 
El discurso contemporáneo, discurso propio del capitalismo fálico empuja al tener.
 
Hay dos campos en la adquisición fálica; el de las relaciones sexuales y el por fuera de las relaciones sexuales.
 
Hay una tensión excesiva en la histeria moderna  entre el trabajo y el amor.
 
Cuando hablamos de histeria hay que distinguir: el hombre de goce y el hombre del deseo.
 
El paradigma del hombre del goce es el caso de la bella carnicera, y es propio del sujeto histérico moderno, no se niega al goce del marido, pero no se sabe que goce obtiene ella.
 
No manifiesta un goce que esté en relación a lo viviente.
 
¿Qué es el hombre del goce?
 
Tiene el órgano, dispone del órgano y quiere gozar de ella. El hombre del deseo puede estar en el mismo hombre de goce o en otro hombre.
 
El hombre de goce en el caso Dora es el Sr. K
 
El hombre del deseo en el caso Dora es el padre.
 
El hombre de goce y deseo en el caso de la bella carnicera es  el marido.
 
El hombre del deseo es aquel que le genera un deseo insatisfecho. Si goza de las
redondeces porque hace el comentario de una flaca.
 
En el caso Dora, el hombre del deseo está en el padre que manifiesta impotencia.
 
¿Por qué la histeria se interesa en otra mujer y que implica esto?
 
A cualquier histérica le fascina algo siempre, cual es el objeto agalmático que hace desear, y esto se lo pregunta al hombre.
 
El sujeto histérico, no se niega a todo goce, goza, pero goza de la falta, este es su particular goce, gozar de la falta.
 
Hay que distinguir tres dimensiones:
El sujeto histérico puede estar en una mujer
La posición femenina
El sujeto del inconsciente, aquel sujeto que se produce en el trabajo analítico.
 
La Histeria se define por una voluntad de no satisfacer el goce viviente con un partenaire.
 
No se dirige al goce, sino  a hacer hablar, para que él diga lo que busca su deseo, en él o en otra.
 
Busca que el otro le diga lo que és.
 
Preguntas dirigidas al otro: ¿Por qué me amás?, ¿que ves en mí?, ¿qué buscas? Dime lo que buscas en mí o en la otra.
 
Busca generar insatisfacción al otro, queriendo generar un plus, que el otro le dé un ser
 
No consciente ser el síntoma de un hombre
 
Se interesa por el síntoma del padre y se identifica con el síntoma de él. Ej. Dora
 
Se interesa por lo que genera insatisfacción, no por el goce, ella trata de ser lo que le falta al otro, es el modo que ella tiene de inscribirse en él.
 
El sujeto histérico se centra en el ser, se mortifica por lo que el otro dice o no dice.
 
¿Cuál es la respuesta que va a dar la histérica con un hombre? Hacia las faltas de ese hombre, privilegia estas faltas en su discurso.
 
En cambio, Lo que caracteriza a la posición femenina son dos cosas: querer gozar y quiere hacer gozar. No acentúa que el otro le dé el ser.
 
La palabra de ser, se le produce en el momento de un goce otro, la palabra luego del encuentro amoroso.La definición la mujer es síntoma del hombre, es definirse en una relación con un hombre.
 
La posición femenina se caracteriza por no buscar el ser, se distancia de todo discurso del ser.
 
En la mujer el falo se pone en juego en la relación sexual.
 
La mujer entra en la relación sexual, haciéndose desear. ¿Qué es necesario para un encuentro sexual? Que el hombre desee.
 
¿Qué es suficiente? Que la mujer se deje desear, deseada como falo, como aquello que le falta a un hombre. La mujer puede ser deseada solo como complemento de un hombre.
 
En las fórmulas cuánticas de la sexuación el hombre es el único que está en relación a un objeto.
 
Lo que llamamos mujer se define por una convención, al fenómeno que se produce que no está del todo inscripto en la función fálica.
 
Para terminar, el fantasma; ¿es el mismo en el hombre que en la mujer?

Print Friendly

Deja un comentario