Seminarios Martes EOL

Reseña XXI. Seminario Carlos Dante García.

Publicado en Lectura Lacaniana: 24 septiembre, 2013

Uno es el saber hacer que viene del inconsciente y que lleva a actuar, propio de las neurosis.

El síntoma, tomando como referencia a la histeria, implica un modo de hacer, manifestado en la repetición.

El síntoma definido como:

  1. Una manera de hablar
  2. De gozar
  3. De verdad

Esto si se pasa por un análisis, sino por si mismo no se localiza estas cosas.

Referencia: Capítulos XII y XIII del Seminario III, sobre la pregunta histérica.

En este seminario en la página 254, Lacan describe y menciona las diferencias que hay entre la realización simbólica como mujer y como histérica. Preguntarse lo que es ser una mujer es lo contrario de serlo.

Para Lacan cuando en una mujer la pregunta toma la forma de la histeria, lo  hace por la vía mas corta, por la identificación al padre.

1) Hay preguntas que hacen las mujeres, que no son todas preguntas histéricas. Hay que encontrar la razón por la cual hay más histéricas mujeres que hombres histéricos.

2) cuando toma la forma de pregunta histérica

3) hay una vía, mediante la identificación al padre.

¿Cuándo una pregunta toma la forma de histeria?

  • Cuándo se desencadena una neurosis
  • Cuando se forma un síntoma histérico
  • Cuando se tiene un sueño
  • La pregunta es el mismo síntoma

Toma como referencia el sueño de la bella carnicera, tiene una parte histérica y una parte mujer.

¿Que es aquello con lo cual lo hace gozar, lo atrae al carnicero? Las redondeces.

El marido hace un comentario al pasar: “estuvo tu amiga en la carnicería tu amiga, la flaca, que bien está no”?  y la esposa le dice: si a vos te satisface las redondeces, a que viene el comentario de elogiar a las flacas?

El inconsciente de la histérica funciona como una caja de resonancia, captando las faltas y los discursos sobre todo del hombre.

Duplicidad histérica dirá Lacan, hay una vía con la que hace la pregunta y un objeto, en este caso flaca.

La  llamada neurosis histérica, va a funcionar repitiendo una vez y otra vez la estructura, siendo la base la  identificación al padre. Esto le da una estabilidad estructural, repetida.

1°: El síntoma es una pregunta y quiere obtener una respuesta.

En el caso del Tranviario, Lacan reúne material para demostrar la cuestión de la pregunta histérica; soy o no capaz de procrear, manifestado en el dolor en el vientre.

La pregunta se puede encontrar:

  • En los recuerdos encubridores.
  • En la manera en que habla
  • En los intereses sobre los carozos
  • La pregunta por la procreación en toda la vida del sujeto.
  • La pregunta está también en el acting.

Pregunta secreta y amordazada por eso hay que interpretarla para descifrarla.

El neurótico hace preguntas. La histérica hace preguntas al analista, en cambio el obsesivo hace las preguntas a si mismo.

La pregunta del sujeto histérico siempre está dirigida para que el A hable y produzca saber, obteniendo un ser momentáneo y una identificación.

Una cosa es la pregunta que hace el sujeto y otra la pregunta inconsciente.

La pregunta histérica es para que el otro hable, produzca saber, ser momentáneo y además una identificación. El obsesivo se hace las preguntas a si mismo.

Miller, da un ejemplo de su clínica: Si Ud. no habla, yo no se quien soy.

Cuando Lacan dice: Una mujer es un síntoma para el hombre, una mujer puede ir a ese lugar, no es una mujer en mi cabeza ni una mujer en la que no puedo dejar de pensar.

Hace alusión a una obra de teatro: Una mujer en mi cabeza, no puedo dejar de pensar en ella.

¿Cómo el inconsciente de un hombre elige a una mujer?

Es preciso que ese objeto mujer sea el portador de un rasgo de goce y de un rasgo de amor. Esa mujer tiene que llevar en si, ciertos signos enigmáticos que ella misma desconoce. En el amor no se sabe cuales son los signos que lo producen.

El amor se sostiene y sustenta del verbo. La palabra del seductor constituye el objeto.

El verbo se sostiene en la misiva, en lo que se escribe. En la misiva de amor.

El amor se sostiene: en el verbo de la palabra, de la letra y del síntoma.

El amor verdadero es inesperado. Irrumpe. Caracterizado por su sensibilidad al encuentro. Contradice las opciones del sujeto, se manifiesta como algo no convincente.

En el obsesivo, encontramos la estructura repetitiva,   es alguien que elije no por el corazón sino por el pensamiento. Cuando el amor es pensado entra en la maquinaria racional. Elije bajo la forma del pensamiento, calcula. La posición del obsesivo es de no elección, elije otro por él.

Estructura repetitiva es:

  1. Preguntarse y responderse
  2. Inmovilidad
  3. Procastinación
  4. Mortificación

 Freud se pregunta, en tres ensayos, en una teoría sexual infantil:

¿Cómo es que habiendo un modo de satisfacción, que es autoerótico, consigue pasar a una relación, objeto de amor, a un objeto de la fantasía, llamado deseo, se salga del cuerpo propio, salga y vaya hacia otro cuerpo y eso constituya una pareja? ¿Cómo hace este pasaje?

Porque lo que uno encuentra de las pulsiones son estos razgos:

  1. La Pulsión parcial, no total
  2. La Pulsión es fragmentada
  3. La Pulsión que concierne al cuerpo propio
  4. Su vía de satisfacción es una zona erógena del cuerpo propio
  5. Es indiferente al objeto
  6. Su fuerza es constante
  7. Su exigencia de satisfacción altera el ritmo biológico.

El analista debería escuchar esto, la dimensión asocial, que no tiene nada que ver con un lazo, con un vínculo hacia el otro. El síntoma no va a dejar de exigir la satisfacción.

En el amor es el inconsciente que manda y rige los misterios del amor y se puede descifrar, se puede modificar las condiciones de amor.

La forma de saber hacer se impone, este saber hacer lleva a actuar, se impone, esto se llama repetición. El inconsciente tiende a la repetición. Ir más allá del inconsciente.

La estructura del sujeto histérico se constituye con: ¿Qué es ser una mujer? Y se manifiesta por:¿Que es un órgano genital femenino?, ¿Que soy,  hombre o mujer?

Tres variantes de la pregunta histérica. Lo simbólico, como significante, hace la pregunta y articula las cosas, deformándolas.

El obsesivo centra su pregunta sobre la existencia:

-Por la muerte

-Por el nacimiento o el origen

-Por la paternidad

Por Angela Vitale

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario