Seminarios Martes EOL

Reseña XX. Seminario EOL. Carlos Dante García

Publicado en Lectura Lacaniana: 18 septiembre, 2014

 “Errores y prejuicios sobre la sexualidad”.

Martes 9 de septiembre de 2014


Freud (1) descubre una novedad absoluta en el mundo actual; “La sexualidad del ser humano no tiene un objeto definido”. Extrae de las prácticas perversas, las satisfacciones sexuales de los hombres, no solo con el genital femenino, sino con otras cosas.
¿Qué dicen las histéricas? Hay partes de su cuerpo que funcionan solas, y que funcionan como un órgano genital, Dirá además, que habría que explicar cómo es posible la heterosexualidad.
1° prejuicio del psicoanálisis,  se aleja con su práctica de considerar los datos biológicos del cuerpo. Freud y Lacan nunca dejaron de tomar en cuenta los datos biológicos del cuerpo, dato no menor de la presencia del pene.
Cuando hablamos de goce, Lacan (2) dirá que los datos biológicos no están  superados, siempre están presentes,  como la referencia al pene".
Miller (3) comenta las maneras en que la mujer puede resolver el no tener.
¿Cómo? Tiene el nombre de la mascarada, es una solución.
Lacan tiene otra, adquirir por la vía de un hombre, solución menos conocida, salvo por Lacan. Adquisición de un hombre, tener un hombre; ¿Cómo?
Tener un hombre no es la solución, sino es el cómo se  tiene un hombre.
Variaciones de cómo se tiene un hombre.
1)    Se puede tener relaciones con un hombre, derecho de exclusividad, no se comparte,  
2)    Usufructo de su pene, utilización de la función sexual del órgano del hombre.
Consecuencias de la utilización sexual del órgano, efecto: división del hombre, este queda castrado, hasta casi  muerto.
Respuesta que da la mujer, merecedor de todos los cuidados, de todas las atenciones hasta la fidelidad.
Queda castrado porque se tiene el falo.
No tiene que ser nada más que  una adquisición fálica, histérica.
Si para el hombre es una amenaza aparecen los síntomas del funcionamiento sexual del órgano.
Adquisición de un niño, clave, el cómo se adquiere el niño, como don, dado por el hombre. Esto tiene consecuencias subjetivas tanto en el hombre como en la mujer.
Cambio en las condiciones de exigencia de satisfacción.
Sartre, ideólogo del existencialismo, se oponía a la procreación, negación. Este negarse a la procreación esconde un deseo, el de seguir siendo niños, de prestarse a satisfacer ellos mismos en la relación con una mujer, exclusiva, satisfacción de él con la mujer.
Que ocurre en un hombre y una mujer cuando ambos adquieren un niño y que cambia en la relación de tener y no tener.
¿Qué valor toma el pene para procrear o para relacionarse con una mujer?
El hombre tiene su deseo y ambición atornillado en su cuerpo, por su deseo de ser niños, y la mujer lo percibe.
¿Cómo se tiene; que ocurrió que no se pudo sostener lo que no se pudo tener?
Alteraciones de la función materna, ese niño no funciona como don.
Tener como derecho exclusivo
Usufructo, no se comparte.
Una cosa es la satisfacción genital y otra cosa es el uso que se hace del órgano que es satisfacción fálica
En el lado izquierdo de las fórmulas de la sexuación, lado hombre, hace falta una objeción para ese conjunto, del lado del conjunto,  esta el goce fálico.
Del lado mujer no hay un conjunto, no podemos oponer el conjunto hombre y mujeres, no hace algo cerrado, es ilimitado.
Hay que tomar a la mujer una por una, no hacen conjunto, cada mujer en su singularidad subjetiva.
Del lado de la mujer está el goce de la mujer, que efectos se produce, cuando fenomenológicamente aparecen fenómenos de mujer.
Del  lado del fenómeno mujer cuando se presenta el goce es un fenómeno de despersonalización, pérdida de la identidad, que esto no ocurre en el hombre.
Ante la despersonalización, pérdida de la identidad, es A para ella misma.
Pide una palabra, esta la sostiene dándole identidad.
Goce femenino: goce de la palabra
Goce del idiota: la masturbación
El género neutro, caso clínico de Andre Green
La genitalidad es diferente al significante producido por el falo y diferente al goce.
Especificidad del goce: satisfacción de las pulsiones parciales, sexuales.
La sexualidad son las pulsiones parciales en el inconsciente, no es la genitalidad.
La característica principal de las pulsiones parciales, el rasgo fundamental,  introduce una ruptura de la homeostasis generada por el principio del placer  y comienza a tomar prevalencia las pulsiones parciales.
¿Dónde se produce la ruptura de la homeostasis? No en relación a la sexualidad, sino en las exigencias de satisfacción pulsional.
Cuando hablamos de sexualidad se habla de pulsiones parciales, aquello que tritura la homeostasis del principio del placer.
Toma más importancia lo que ve, que la mujer.
La discordia de los sexos está producida por las pulsiones parciales.
Goce fálico-goce del pene,  por fuera del cuerpo.
Siempre es un goce Uno
El goce es un término que incluye placer y displacer.
En cambio la pulsión parcial implica displacer.
El síntoma lo dice el otro, goce, satisfacción que no subjetivó  como displacer.
Textos:
1)    Freud, Tres Ensayos de teoría sexual, Libro VII, Ed. Amorrortu
2)    Lacan, Seminario XX, Aún, Paidós
3)    Miller, De la naturaleza de los semblantes, Cap. XI “To have and have not, pág. 156

Print Friendly

Deja un comentario