Seminarios Martes EOL

Reseña XVII. Seminario EOL 2015. Carlos Dante García

Publicado en Lectura Lacaniana: 2 septiembre, 2015

 

“¿Que lee el analizante y el analista en el inicio, en el transcurso y en el final del análisis?".

                                                                                      Martes 18 de Agosto de 2015

 

Carlos García comienza la clase de hoy con una pregunta: ¿Que lee el analizante y el analista en el inicio, en el transcurso y en el final del análisis?

No leen lo mismo, leen cosas diferentes.

Para Miller, un análisis que comienza no es lo mismo que un análisis que dura.

La acción analítica queda del lado del analista.

El ser del analista no es el ser de la persona, sino que es la posición del analista que permite interpretar desde el horizonte deshabitado del ser.

La manera en que se organiza un análisis en el inicio, en el transcurso y en el final está determinado por el destinatario, no por el paciente.

El consentimiento, es un término clave en el recorrido de un análisis.

¿En que consiste este consentimiento en cada uno de los momentos?

1)   En el inicio, es la rectificación subjetiva, esta implica que el análisis tenga 3 tipos de efecto en el inicio:

–      Efectos naturales, efectos por dirigir la intimidad, la palabra a otro

Ej: esto nunca se lo había dicho a nadie. La clave es evaluar en cada uno de los momentos la relación que tiene cada uno con lo que dice, relación de la palabra que tiene cada uno, ¿Cuál es la relación de aquel que habla con lo que dice?

Dos aspectos del inicio de un análisis, la suspensión por parte del analista de 3 juicios: Juicio moral, Juicio epistémico, Juicio pragmático

El analizante tiene que recibir indicios de esto.

1) que no será juzgado moralmente por lo que dice,

2) tampoco por como lo dice y que hace con sus sueños, con las formaciones del inconsciente, con el síntoma, juicio pragmático

La asociación libre es un forzamiento en relación a la palabra.

El analista va leyendo qué relación tiene el analizante con la palabra.

La posición del obsesivo en el análisis es la de tener una pata adentro y otra afuera, es la de observación, evaluación permanente.

El obsesivo lee en el análisis desde el fantasma de  ubicuidad.

En Variantes de la cura tipo, Lacan dirá que el obsesivo está en el palco.

3)   Juicio epistémico, si se sabe, no se sabe, en qué medida se sabe…

Que ocurre con el analizante en el transcurso del análisis? Se le produce una ablación del superyó para que se instale otro.

¿Qué superyó se instala? El de decir toda la verdad y el decir todo lo que se le viene a la cabeza.

Del inicio al transcurso se produce un cambio en el modo de decir, llamándose formalización, va tomando forma. ¿Qué implica esto? Una vez que toma forma el decir del analizante, cambia el modo de hablar. Se comienzan a localizar cosas que se repiten, no viene con el paciente la repetición, sino que es la lectura que hace el analizante que comienza a localizar lo mismo, las mismas significaciones, el mismo significante.

Miller, en El hueso de un análisis, le da un nombre a este momento, operación reducción.

El psicoanálisis a diferencia del teatro, se opone al dramático.

De lo amorfo a lo que tiene forma, de la palabra vacía a la palabra plena, de lo imaginario a lo simbolico.

Ej: aislamiento de ciertos rasgos de las personas con las cuales se ha tenido o se tiene una relación amorosa; mujeres de dudosa reputación.

El aislamiento del rasgo localiza el drama y se produce….partenaire síntoma, pág. 350, enunciados convergentes, son significantes del destino de una persona…

No basta con decir lo que le ocurre. Si se repite la significación de ser rechazado/rechazada comienza a tener el estatuto de objetivación, ya no es una realidad que proviene de la realidad, sino que proviene del significante.

El analizante pasará a tener una relación con el significante.

¿Qué lee el analizante cuando pasa del inicio al transcurso de un análisis?

Lee efectos de desorientación.

La problemática del ser toma el estatuto desde el A.

El ser está amarrado al significante.

El estatuto del ser comienza a partir del A, toma su estatuto de aquello que no me identifico, de lo que no me reconozco.

Falta en ser: no está ahí donde yo me reconozco, no era todo lo que yo afirmaba que era.

Lacan en “La Dirección de la cura”,  pág. 593, ¿Qué lee el analizante? Que es cada vez más puro el Sujeto dividido. Efecto de desorientación subjetiva.

El  “Hombre de las ratas”, cuando va a  analizarse no sabía que era una rata.

Toda identificación viene del significante que desconozco y me da el ser.

¿Qué otro efecto lee el analizante?

Algo que transcurre entre la realidad y la ficción

Capta que lo que se dice puede cambiar, la realidad de lo que se dice está basada en un decir y esto produce un efecto de ficción, no de realidad.

Lo real todavía no se capta, se capta ficciones.

Lacan en el Seminario N° 11, de los cuatro conceptos, en la clase XIX, de la interpretación a la transferencia, el sujeto debe percibir a que significante está sujetado como sujeto. El sujeto como efecto es siempre la significación.

El análisis es la máxima sujeción.

Repetición: a aquello que el sujeto está amarrado, fijado, determinado por el significante.

Al sujeto hay que buscarlo bajo la forma de la terceridad: maltrato, sorprende…

Siempre la posición del sujeto es efecto.

¿Qué es lo que  no tiene estructura de ficción? El goce

La verdad, lo que se dice, tiene estructura de ficción.

El inconsciente es algo que se deduce de lo que se dice, es un hecho de lógica, no es solo un hecho de lenguaje.

¿Qué lee el analista?

·         El modo de relación que tiene aquel que habla con lo que dice.

·         La relación del sujeto al A

·         La posición inconsciente del sujeto

·         La rectificación subjetiva, porque es el que autoriza la entrada en análisis, por cuatro requisitos:

1)   Localización del significante de la transferencia

2)   Síntoma

3)   Rectificación del sujeto al A

4)   Posición inconsciente del sujeto con el consentimiento

La lectura de estos cuatro términos no pasa por la realidad.

El consentimiento es y consiste en decir no soy y no es. Hay que pasar por la estructura de la negación.

 

 

Print Friendly

Deja un comentario