Seminarios Martes EOL

Reseña XIX. Seminario EOL 2015. Carlos Dante García

Publicado en Lectura Lacaniana: 17 septiembre, 2015

            “Lecturas de la repetición, la reiteración y la iteración”

                                                             Martes 1 de Septiembre 2015

 

Función proposicional: El modo de abordar la repetición en un análisis consiste en los acontecimientos que se proponen como frases que se repiten.

Esto es la esencia de la construcción en el psicoanálisis. F(x) esto significa que la repetición es algo que se construye. En “Sutilezas analíticas” sitúa tres modos de análisis, el análisis que comienza, el que continúa y el que finaliza.

Reducción o convergencia: convergencia de frases que llevan a una misma conclusión o rasgo. Miller denomina a esto operación reducción.

Pág. 345 Seminario Partenaire Síntoma cap. “La operación reducción”. Miller allí señala que el sujeto es conducido a repetir en el análisis. Es conducido a condición de que el analista conduzca el análisis. Si lo conduce hay repetición analítica, si no lo conduce hay repetición neurótica. “Me ocurrió otra vez lo mismo” esto no es la repetición, es repetición yoica como queja, que es diferente de la repetición analítica.

El análisis produce una diversidad de proposiciones. La repetición es necesaria de construir a partir del rasgo. Es el rasgo lo que va a permitir decir que los mismos hechos presentan la misma estructura. “La repetición conduce a una formalización. Llamamos rasgo al resultado de esa formalización en relación al significante que es una elaboración”. Acá es elaboración, no queja. La repetición se organiza alrededor de elecciones, alrededor del síntoma. No va a haber elección vital sin síntoma.

Pág. 346: “ La lectura de la repetición es parte de la formación del analista”. Si un analista no aprende a hacer una reducción proposicional la repetición no va a estar en función de una elaboración, sino que la va a padecer.

Págs. 348-49-50: Miller ubica que toda la repetición se organiza alrededor de enunciados de convergencia. Aislar la repetición es localizar lo que comanda la vida de un sujeto. Por ej: “serás un atorrante” y el sujeto es un gran trabajador para desmentir ese dicho. Esta es la lectura necesaria: imprescindible de la repetición.

Pág. 350 Miller dice “Estos enunciados pueden provenir de quien encarna al gran Otro para un sujeto, este puede producirse en las entrevistas preliminares o luego, proviene de padre o madre. Ese enunciado se presenta bajo la forma de un imperativo, tiene que tener dos características: de una afirmación definitiva y la dimensión de eternización “vos nunca vas a ser nada”.

Pág. 349 La dimensión equívoca e j de Michel Leiris, la madre lo corrige y toda su vida se organiza entre la corrección y la infelicidad. Se lee: a partir de la interpretación del analista. Hay otra forma de la repetición. Lacan trata de resolver cuestiones de la repetición que no resolvió Freud. Lo que Freud no resolvió de la repetición: resto sintomático, lo no tramitado, que es lo que da lugar a la segunda tópica de Freud. ¿Qué es el resto sintomático? Algo que no permite la elaboración de la interpretación, puede ser por la inoperancia del analista. Si hubo análisis ¿qué se ubica del lado del paciente como resto sintomático? No lo que no incluyó, sino aquello que no se resolvió. La repetición se ubica para Freud alrededor de : Pulsión, fantasma y síntoma.

El fantasma es una construcción imaginaria que la neurosis de uno inventa a partir de la pulsión. Hay una relación entre fantasma y pulsión. El fantasma vela la satisfacción de la pulsión y también está la satisfacción de ese fantasma. La satisfacción real del fantasma está en el síntoma. Lacan trabaja cómo abordar la repetición más allá de las palabras.

Cuando Lacan introduce la nueva forma de la repetición es cuando aborda la función de lo escrito. El uno de la repetición es un rasgo que se repite y busca el sentido gozado de eso que se repite.

Repetición-Rasgo-Sentido-Goce

El rasgo tiene un sentido y goza de eso. El Uno del rasgo surge entonces de lo que se dice. Hay otro uno que Lacan comienza a inventar. Es un uno que no surge de la repetición, tiene relación con el goce pero no con la repetición. Este otro Uno es otra cosa. Es diferente de la repetición que pasa por la palabra. Este uno es un uno que va a dar lugar a lo que se denomina sinthome.

El sinthome es una invención, no surge del rasgo unario de la repetición, no estaba antes. Seminario Miller: “El ser y el Uno” Allí introduce el concepto de Iteración y Lacan lo utiliza para definir la esquizofrenia. Esto está en Escritos “Comentario de Jean Hyppolite…”. Para el esquizofrénico todo lo simbólico es real. Itera el mismo paso.

Este Uno el que Lacan inventa y que no surge de lo que se dice, es a partir del cual podemos pensar la iteración, ella está por fuera de lo simbólico y lo imaginario. La iteración se basa en la repetición de lo que un sujeto hace. No es lo que el sujeto es representado.

La invención del sinthome requiere que se ponga en juego un hacer y esto no está sabido de antemano.

La contingencia implica que se inventa cada vez, implica una nueva relación con el tiempo.

La repetición tiene un característica en la relación con el tiempo: lo que digo va al pasado para modificarlo con el presente y por lo que vendrá, idea del neurótico.

El tiempo del sinthome, es que nunca se sabe y no tiene que ver con el pasado. No me baso en el pasado haciendo lo que soy, haciendo lo que hago.

Print Friendly

Deja un comentario