Seminarios Martes EOL

Reseña XIV. Seminario EOL 2015. Carlos Dante García

Publicado en Lectura Lacaniana: 28 julio, 2015

“El analizante habla, hace poesía…la poeticidad no consiste…Seminario “Momento de concluir” ¿Qué es la poeticidad en la última enseñanza de Lacan?”

 

Dirección de la cura

Enseñanza de Lacan

 

 Interpretación                                                                                                 Poesía                      ——————————————————————————————————->

Inconsciente                                                                                             Verdad —>Goce

 

      Historia             Estructurado            Repetición     D.Amo         Letra   Ser  –>transferencia                                                                

                            como un lenguaje                                                                  –>Real

 

Horizonte deshabitado del ser

 

 

 $ ——————————————————————————————–> Real parlêtre

 

Lo que está en la pizarra es un pequeño cuadro de orientación, es situar la orientación la cura desde la última enseñanza de Lacan, para eso hay que ubicar los principiosbásicos de los cuales parte.                                                                                                              

Interpretación en el comienzo, en la última parte de la enseñanza hay una inconveniencia en llamar interpretación a lo que se hace en un análisis. El término poesía, seminario de Miller “Efectos de poesía”. Tiene un alcance, primero bajo la forma de hablar en un análisis, en la clase 11 de ese seminario, Un esfuerzo de poesía, hablar sin tener en cuenta la exactitud ni la referencia, eso es lo que caracteriza al hacer un análisis, en oposición al discurso actual de la época en la que vivimos: la orientación hacia la exactitud y la utilidad.

En ese sentido la sesión de un análisis es una playa de goce, hay despreocupación de la exactitud. Lacan dice: “no soy lo suficientemente poeta”. Quedó ubicado el término poesía como aquel que tiene la pretensión de disputarle la importancia al término interpretación.

En la dirección de la cura, va perdiendo importancia el término verdad para tomar predominancia el goce, hacia la última enseñanza de Lacan.

Las diferentes definiciones de inconsciente de Lacan, nos permiten dar un marco para saber hacia dónde va la dirección de la cura, en la última enseñanza de Lacan. -Inconsciente definido como historia, capítulo olvidado de mi historia, dice Lacan:

-Inconsciente estructurado como un lenguaje

-Inconsciente repetición

-Tyché y automaton, seminario 11

-Inconsciente como discurso del amo, seminario 17

-Inconsciente como letra, seminario 20

-Seminario 22, Los no incautos yerran e l’ insu, donde Lacan distingue Inconsciente real e inconsciente transferencial.

En la dirección de la cura el movimiento va desde el sujeto dividido hacia el parlêtre . El parlêtre incluye al sujeto viviente y al ser hablante. El sujeto como efecto del significante es una caja vacía que no incluía lo pulsional.

¿Dónde nos ubicamos nosotros hoy? Al final de la dirección de la cura, la interpretación como alusión, apunta al horizonte deshabitado del ser. No apunta al ser. No apunta a una identificación con el ser.

Un apartado en la dirección de la cura: “Cómo actuar con el propio ser”, la problemática del ser del neurótico y la problemática de cómo actúa el analista.

Lacan opone dos conceptos; las desgracias del ser y la falta en ser. Cómo distinguir la posición del analista basado en tres preguntas:

-¿Qué escucha el analista?

-¿Cuál es la respuesta del analista?

-¿Qué interpreta el analista?

Estas tres cuestiones no cambian en Lacan, permiten apuntar al horizonte deshabitado del ser.

Les recomiendo dos textos: El testimonio de una persona que se analizó con Freud, es una poeta. Vacío y plenitud, de Francois Cheng, y una entrevista que le realizaron.

El neurótico se caracteriza por una pasión por el ser: el sujeto trata de buscar en la relación con el semejante, pág. 593, trata de buscar lo que él es en la relación interhumana. Así, queda alienado a la demanda y queda desconociendo su condición estructural para la existencia. Queda alienado a lo que el otro dice. ¿Dónde dice Lacan que hay que situar el estatuto del ser? No en la relación interhumana, sino en la relación con el Otro, en la que el ser encuentra su estatuto. Esto significa que el estatuto del ser viene del inconsciente.

Hay que distinguir dos demandas, como lo hace Lacan en este apartado. Las demandas distinguidas de la demanda.

¿Qué escucha?

Hay que distinguir porque las demandas siempre son demandas de algo. Y, por lo tanto, en las desgracias del ser, que es todo lo que yo digo en un análisis que yo soy, sobre todo, bajo la significación negativa. Es una de las maneras de resolver la falta en ser. La verdadera falta en ser es la que se produce en análisis, no la que trae el neurótico con las desgracias del ser.

Todo ser hablante tiene como destino la identificación, hablo para que me identifiquen, para que me den el ser. El ser siempre proviene de lo que el otro dice, cuando demando el ser. Si me importa un bledo lo que digan, es otra relación. En análisis se cuestiona que el destino del sujeto sea identificarse. La demanda es un intento de recibir un complemento del otro, el complemento de ser. La demanda en singular, es que demanda nada. Las demandas en plural son las demandas de algo. Piden significantes. Distinción ésta que el analista debe escuchar.

¿Por qué los analistas no podemos aceptar las desgracias del ser? Porque dejamos al sujeto en la sugestión. Lo dejo alienado (a que siga buscando la demanda de ser) y desconociendo la condición estructural (porque desconoce la dimensión de la falta). ¿Cómo situar la respuesta correcta? La interpretación no debe contener la afirmación de un ser, no debe contener ningún complemento que lo deje alienado, por eso la interpretación debe apuntar al horizonte deshabitado del ser.

¿Qué responde?

Lacan dice, frustro al hablante. El analizante me pide algo. ¿Cómo tomar esta frase? “Me” tiene que ver con mi presencia, es a mí. “Pide” “Algo” La dividimos en tres partes. Cuando hago desaparecer el algo, queda el me pide. Si pide nada ahí tenemos la condición de un cierto vacío.

¿Qué responde el analista? Responde con el silencio. El silencio tiene que estar puesto en juego en no darle complemento del ser, no es callarse, es el silencio de no darle el ser. Dos partes del silencio: el callarse y el no incluir la dimensión del ser. El analista con su silencio soporta la demanda.

Soportar implica: callarse, esto implica la dimensión del análisis de cada uno, si el analista soporta sufriendo, tiene que hacer mucho análisis, el analista debe “portar” la demanda. Hay un ser del silencio del analista que es la presencia del analista. Por eso el analista no da amor, no paga pero da algo, que es su presencia, su silencio.

Dar su presencia es muchísimo, no tiene precio. En la interpretación está la condición del silencio del ser.

¿Qué interpreta?

Esta pregunta está anudada a qué escucha y a qué responde. En la dirección de la cura no se interpreta la enunciación de la demanda, escucho los enunciados, la enunciación es “me demanda el ser”, no interpreto la enunciación del ser, de la demanda.

Lacan desplaza esto. Se interpreta algo que tiene un lazo con la demanda, es el deseo, pero no la demanda. Para poder entender qué es la dimensión del deseo se los indico con una frase para mí clave: Los analistas suelen creer que interpretar tiene que ver con la palabra, y no es el contenido sino “es incompatible el deseo con la palabra” dice Lacan, por lo tanto no puedo con la palabra interpretar el deseo.

No se puede decir yo deseo, es incompatible la subjetivación del deseo. El deseo es inconsciente e incompatible con la palabra. La fórmula que da Lacan en el último apartado: “el deseo se toma al pie de la letra” y no de la palabra.

El deseo no tiene un objeto, una palabra, es deseo inconsciente. Si la interpretación apunta a la falta en ser, no puedo incluir en la interpretación: El ser, un contenido, una significación, nada de esto debe ser incluído. La interpretación es aquello que es anómalo a toda la demanda. Apuntar al horizonte deshabitado del ser implica que no le de el ser.

El falo es el significante de la falta, no el significante del ser. Evocar el horizonte es evocar algo lejano que no está presente, inmediato. El horizonte es algo lejano.

La interpretación es una aproximación al vaciamiento del ser. Deshabitado es que podría ser habitado. Se apunta a vaciarlo, generar la condición de un vacío y ese es el motor de un análisis. El horizonte deshabitado del ser es lo contrario a las desgracias del ser. Antes del inconsciente real, hay el inconciente equivocación, que no es el del lapsus.

El lapsus es una equivocación agregado de sentido, el inconsciente real es vaciado de sentido. En la virtud alusiva de la interpretación ya está el horizonte deshabitado del ser.

 
 
 
 
 
 
 
 

Print Friendly

Deja un comentario