Seminarios Martes EOL

Reseña XIII. Seminario EOL 2015. Carlos Dante García

Publicado en Lectura Lacaniana: 19 julio, 2015

“La poesía del analizante. La poesía del analista. Dirección de la cura".

Martes 07 de julio de 2015

 

Ser

Falta en ser

Real

Ser # Real

 

 

Pasiones del Ser

Desgracias del ser

Falta en ser

Demanda

Deseo

 


Carlos García comienza la clase de hoy con una pregunta: ¿Cuáles son las condiciones necesarias, imprescindibles, para poder llegar a un final de análisis y que se tenga una idea aproximada de lo real?
La enseñanza pasa del estatuto de la verdad a lo real.
Distinguir la transformación que Lacan considera necesaria en relación al ser.
Primera referencia de lectura; el apartado que lleva como título: ¿Cómo actuar con el propio ser? Página 592,  de la Dirección de la cura, Escritos II, J. Lacan.
Tanto en Lacan como en Miller, hay dos formas de plantear la poesía, en el ultimísimo Lacan.
¿Que quiere decir poesía? Y porque Miller da un seminario que se llama un esfuerzo de poesía.
Una sesión de análisis, dice Miller en el año 2003, es siempre un esfuerzo de poesía, una playa de poesía, que el sujeto reserva en la existencia, determinada y gobernada por la utilidad directa.
No hablar con la intención de; sino asociar libremente.
Utiliza el término poesía en relación a una sesión y dice: cuando tengo una sesión de análisis no tengo la preocupación por la exactitud de lo que digo, por la conformidad de lo que digo, lo que los otros puedan creer, o transmitir, se puede descuidar la búsqueda de lo que es común. Es un hablar sin utilidad directa.
En una sesión de análisis  no hablamos al analista, sino a su analista, a alguien en particular, no se habla en general.
En la Dirección de la Cura, pág. 596, Lacan define al analista como el hombre a quien se le habla libremente, el analista está ahí para eso. Así y todo, no es sencillo que alguien hable libremente.
La época contemporánea está caracterizada por la utilidad.
Una sesión de análisis es una playa de goce poético y es difícil de sostener.
Hablar de los problemas que se tiene es un rechazo al inconsciente.
En El Prefacio a la edición inglesa del Seminario 11, Lacan dice: “yo soy poema”, el poema es un decir menos tonto.
En el apartado de la Dirección de la cura, ya mencionado, texto introductorio a la última enseñanza de Lacan, este  ubica al analista y a su acción en relación al ser: “es sin duda en relación con el ser donde el analista debe tomar su nivel operativo”.
Solo se puede llegar a lo real si se recorre el horizonte deshabitado del ser.
El ser no forma parte ni de la ontología, ni de la metafísica.
La dirección de la cura es una acción que va al corazón del ser, esto está en la instancia de la letra, cada análisis va al núcleo del ser.
El sujeto va a estar en la demanda. El ser va  a estar en otro lado.
Tanto para Freud como para Lacan la cuestión es alcanzar la cuestión del ser, no es conocer, porque el ser no es algo inmediato.
El ser se ubica en tres áreas:
-metáfora
-metonimia, falta en ser
-letra, es la que mediatiza el ser.
El abordaje del ser es posible por la letra y el significante.
Problemática del ser en el dispositivo analítico como actúa el analista y el paciente con el propio ser. Para Lacan el ser es algo producido, no está de antemano.
En un análisis hay que captar la lógica del ser y como se lo escucha. Ser en el dispositivo, lo que debe ser el analista en el dispositivo.
La relación entre demanda y deseo la introduce Lacan en la Dirección de la cura.
Pág. 593, el ser encuentra el estatuto en relación con el A (Otro), nunca en la relación interhumana. Si fuese interhumana estaríamos en el nivel de la sugestión. El analista no debe operar sobre el ser, sería sugestión. El análisis modifica las amarras del ser, texto Instancia de la letra.
El A es:
–    El lugar del significante
–    El lugar de la verdad
–    El lugar donde va a desplegar la doctrina del A
Al  texto de la Dirección de la cura le corresponde el Seminario 5, el de las formaciones del inconsciente.
¿Qué son las desgracias del ser?
La demanda de ser una mierda; la desgracia articulada a la demanda, hay que cuidarse de eso, ponerse el sesgo, cuando el sujeto se percata de ello. Pág. 594.
Pág. 594, esos objetos parciales, el seno, el excremento, el falo, son significantes y estos están cuando uno habla, cuando dice lo que uno es, son objetos fantasmáticos.
¿Por qué dice que un objeto es significante?  Es que funcionan en relación al A, son objetos de la demanda. Todas las desgracias del ser, forman parte de la demanda.
Las desgracias del ser es la manera patológica, pág. 594, de intentar solucionar la falta en ser, no es la buena manera.
El analista debe escuchar pero no interpretar las desgracias.
En la Dirección de la cura, Lacan distingue tres cuestiones:
1)    ¿Qué debe escuchar el analista? El analista no escucha el deseo, debe escuchar la demanda, el deseo no lo escucha porque es inconsciente. Las desgracias del ser pueden tomar diferentes formas, es el destino, la única forma de solucionar la falta en ser. No voy a solucionar la falta en ser sin la identificación. Quien habla tiene su destino en la falta en ser y tiende a esto. La desgracia en ser es una demanda.
2)    ¿Qué responde el analista? Silencio
3)    ¿Qué interpreta?
Estas tres cuestiones hacen a la posición el analista.
Lacan desdobla las demandas de la demanda.
La demanda en singular es demanda de amor, no demanda nada, intransitiva, en cambio las demandas, lo que piden son objetos significantes que den el ser.
Las demandas piden un ser como complemento, mediante un significante.
La asociación libre implica el ejercicio de la falta en ser.
Las respuestas a las demandas, las desgracias del ser, tienden a tapar el vacío.
¿Por qué las demandas son desgracias? Porque no es una respuesta que como analistas podemos acercar, porque sitúan al sujeto en una sugestión, totalmente alienado a lo que el otro le dice, engaños y el calor interhumano.
¿Cómo situar la respuesta correcta del analista en relación al ser?
El analista utilizaría para dirigir la cura tres términos: silencio, presencia e interpretación.

Print Friendly

Deja un comentario