Seminarios Martes EOL

Reseña XII. Seminario EOL. Carlos Dante García

Publicado en Lectura Lacaniana: 12 julio, 2014
                   
  "Prejuicios y juicio del analista: dificultades actuales del psicoanálisis "
   
Martes 01 de Julio de 2014
 
 
A partir del partido ganado por Argentina, en el contexto del Mundial de Futbol, C.D. García comienza la clase hablando del estado de ánimo. J. Lacan se preguntaba que era el estado de ánimo. Freud decía que era algo que fluctuaba continuamente. ¿Qué nos hace tener determinado ánimo a partir de un partido de futbol? Respuesta a priori: depende de la identificación Ic. Participamos en forma colectiva de un lazo Ic con ese equipo de futbol. Freud: en los fenómenos de masa cada uno participa en un punto común con una identificación.
 
Hay prejuicios en los que practicamos el psicoanálisis que están basados en la manera de relación con la doctrina freudiana o con la obra elaborada por Lacan. Para ubicar esto se van a desarrollar 19 puntos durante las clases.
 
Punto 1: “El psicoanálisis se funda en la escucha y la palabra”, ¿por qué considerar que
es un prejuicio? a) porque deja de preocupar al psicoanálisis de encontrar la especificidad, b) es una generalización, c) el psicoanálisis hace un uso particular de la escucha y la palabra. “La palabra funciona de una manera muy particular” (1). La palabra ha cambiado de valor en el mundo moderno (2). 
En la actualidad hay un supuesto y un prejuicio: hablar hace bien. Los psicoanalistas podemos decir:
– hablar puede desencadenar una psicosis
 – ubicar que el hablar se hace mediante el objeto de la D creado por el psicoanálisis, el teléfono. Diferenciar llamadas de mensajes de texto. La pregunta a hacerse es ¿para qué me llama?. Hay que elevar en la respuesta la palabra a cierta especificidad que tiene en el análisis. En el análisis la palabra tiene valor de representación. Representa algo. La Verdad que nos interesa de la palabra, es una Verdad Ic, no sabida.
Lacan promovió el valor de la escucha y luego se tuvo que rectificar.
Luego, lo más significativo fue el leer. No escuchar el significado, sino lo que se lee en lo que se escucha. El psicoanálisis hace de la escucha un elemento de lectura.
 
Punto 2: Que el material es todo lo que dice un paciente. El material es lo aleatorio de los dichos de un paciente (3).  Está constituido por el cambio que se produce entre lo que se quiere decir y lo que se dice, eso es aleatorio porque no está pensado.  El material es un gran lapsus se podría decir.
 
Punto 3: El analista cuando cumple función de analista por el solo hecho de recibir a alguien ya tiene un lugar antes de que abra la boca. El lugar pre-interpreta y cuando es así le hace decir al analista cosas que van hacia el sentido común.
 
Punto 4: Es la responsabilidad del analista reconocer cuando la palabra es un instrumento de bienestar y cuando no.
 
Punto 5: Que en el psicoanálisis hay adquisición de saber. Va a permitir adquirir un saber con el cual después va a saber qué hacer. De ser así diríamos que el saber ya estaba escrito  antes del análisis. Freud : analizarse es hacer Cc lo Ic. Pregunta: ¿de dónde viene la culpa? La culpa es refractaria a cualquier saber. Su deslocalización  en relación al saber, nos permite intuir que no se origina en un saber. El saber que se produce en un análisis es construido, no estaba antes.
 
Punto 6: El analista no debe juzgar. El  origen del “no juzgar”, proviene del Evangelio, es la posición de Jesucristo. Participaríamos de la base del individualismo moderno, la actitud de no juzgar al otro, eso implica que cada uno tiene derecho a gozar.  Se trata lo inmoral bajo el modo de un juzgar. Suponemos que la posición del analista es no permitir juicios, se centra en la interpretación (vaciada de juicio).
Lacan no excluía al menos dos juicios en la acción del analista:
1- El juicio íntimo sobre la acción realizada al analizar.” El analista paga por ese juicio” (4). El juicio más íntimo que recae sobre su acción, por ejemplo: Si se equivocó, hacia donde va si interpretó, etc.”
2- Que toda interpretación, toda construcción del dispositivo, implica un juicio que no se dice. Ejemplo: ¿puedo venir una vez por semana?, ¿está bien si le pago en otro momento? Este juicio evalúa la manera en que alguien se analiza. Juicio Pragmático: ¿Qué y cómo se debe hacer un análisis? El juicio es que hay que crear las condiciones de regularidad, pero no se las sabe de antemano. Contrapunto entre reglamentación y orientación.
 
Punto 7: El prejuicio presente al recibir un paciente, que es posible encontrarle sentido a todo. Preguntarnos qué sentido hay. Lacan  lo llamó semantofilia  (amor al sentido). 
Los sentidos más habituales son:
– el sentido sexual
– el sentido común, que es la participación en la realidad colectiva. El analista no participa de esto. Si no puede poner en forma un síntoma, es porque participa. El psicoaterapeuta es el que acredita que el síntoma no anda. (5). El psicoanalista: No es guardián del sentido común. No es guardián de la realidad colectiva. No es representante del sentido común. 
-el sentido de la sensatez.
 
 
Referencia bibliográficas:
1- Función y campo de la palabra y del lenguaje en el psicoanálisis. Lacan. Escritos 1
2- El lugar y el lazo. Miller
3- Id. 2,  página 87
4- La dirección de la cura y los principios de su poder. Lacan. Escritos 2.
5- Id 2, página 49
 

 
 

 

Print Friendly

Deja un comentario