Seminarios Martes EOL

Reseña XII. Seminario Carlos Dante García. EOL

Publicado en Lectura Lacaniana: 30 junio, 2013

Carlos García comienza la clase diciendo que el próximo martes, último martes antes del receso por vacaciones, nos visitará la escritora, Gabriela Cabezón Cámara, autora de Beya (Le viste la cara a Dios), La Virgen Cabeza, su primera novela, entre otros relatos publicados en diferentes revistas literarias.
Beya es una denuncia y a la vez son poemas ilustrados del lugar social que ocupa la mujer en el mundo moderno. Este texto aborda en forma literaria lo que algunas mujeres han despertado. En la época hay significantes amos que circulan y se han impuesto, a la mujer por ser mujer le hacen cosas.
Lacan en el Seminario  “De Un discurso que no sería del semblante”, da una definición de violencia: es la ruptura de todos los semblantes, es un pasaje al acto.
Luego CDG aborda el tema del día: histeria en oposición y diferenciándola de   la femineidad.
La relación de oposición se articula de diferentes formas, mediante las preguntas y respuestas.
Textos:
Seminario III, Lacan, capítulo XII y XIII de la pregunta histérica, Lacan opone histeria y femineidad.
Preguntarse que es ser una mujer es lo contrario a serlo, pago. 253 del Seminario III.
La pregunta nunca está en el yo, si se hace desde aquí es para no hacérsela.
La pregunta se hace en el Otro, y está en el sujeto mismo, nunca en el yo.
La pregunta se hace en el síntoma producido por la histeria, como algo mudo, desarrollado en el síntoma.
¿Qué quiere decir este síntoma? Ahí está la pregunta histérica.
•    La histérica cede o deja.
•    La histérica hace una pantomima de lo que es ser una mujer.
•    La histérica es una detención hacia lo femenino.
•    La histérica es una respuesta anticipada fantasmática de lo que es la femineidad.
La histeria es una respuesta a lo femenino, a partir de la identificación  viril, como respuesta anticipada y cede la femineidad a otra mujer.
Las respuestas de la histérica  es una pantomima de ser una mujer.
El concepto de pantomima,  Miller lo desarrolla en “Dos dimensiones clínicas síntoma y fantasma”, y responde al fantasma. Pantomima es una respuesta a la no relación sexual y a la defensa contra el goce.
Detención de la femineidad, en espera, hay mujeres que se relacionan con hombres desde esto.
Un análisis tiene que hacer caer esa detención, demora sufriente, todas formas de falta de despliegue de la pregunta, no hace de mujer, mientras haga de hombre no hay posibilidad de despliegue de la femineidad.
Respuesta anticipada fantasmática que da tranquilidad.
¿Que parte no forma parte de este de no ser un hombre?
En “Ideas directivas para un congreso sobre sexualidad femenina, Lacan dice: ¿Para que le sirve un hombre a una mujer? Para que esta se convierta en Otra, desconocida, para ella misma, como lo es también para él.
En el Seminario De un  Otro al Otro, Lacan dice la histérica no se toma por la mujer. Significación prevalente, en la histérica es la exclusión de los lugares, del lugar de las mujeres, en todo sentido, manera anticipada.
En el Seminario el Reverso  del psicoanálisis, es la 1ra. vez que Lacan habla de la histérica como un modo de gozar, es el goce de la privación. El deseo insatisfecho pasa a ser un modo de goce.
Dama adorada, padre idealizado, en el horizonte el goce de la privación, el goce absoluto. Dimensión absolutista de la histérica, pequeño teatro que se arma, tiene que traer las historias anticipadas, Freud las denominaba sueños diurnos, que lleva a la construcción de la fantasía.
El analista se lo tiene que hacer decir.
En el obsesivo es importante que haya reglas, leyes, convenios.
Toda regla absoluta, hace caer el deseo y la ausencia de la regla también enloquece.
En el Atolondradicho o las vueltas dichas, Lacan ubica a la histeria del lado hombre de las fórmulas de la sexuación.
Norma macho, lo normal es que esté en el lado macho. Ella sabe la respuesta anticipada de lo que es ser un hombre.
En el Seminario 17, goce de la privación, tiene como horizonte la consistencia de un goce absoluto exiguo del goce y el detalle de algo que falta.
Lacan ubica del lado de lo femenino un goce otro, ¿que singularidad tiene la histérica cuando está del lado del hombre?
En el seminario 20, Aún, Lacan,  llama a la histérica, homosexuadas,   o fuera sexo; pág. 103, las histéricas se mismas en el Otro. Homosexuadas porque encarnan al Otro.
Mismarse como Otro, no siento mi cuerpo, el cuerpo mismo pasa a ser otro, no se reconoce ni se identifica a si misma.
Volverse Otra para si misma,  para el hombre,  esto es como mujer.

 

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario