Seminarios Martes EOL

Reseña VIII . Seminario EOL 2015. Carlos Dante García

Publicado en Lectura Lacaniana: 14 junio, 2015

Título Clase: Continuamos con el tema: “El lugar de la interpretación en la dirección de la cura: en la rectificación subjetiva; en la puesta en forma del síntoma; en dejar de ser el falo; en el atravesar el fantasma; en la identificación al síntoma”: “Modificaciones en la repetición”.

Martes 26 de mayo de 2015-

Carlos García retoma la clase desde la problemática de la elección, no de objeto, no de una carrera, sino la de poder ubicar cuando y de que manera se produce la elección de un goce.
Miller (1) propone abordar desde otro lado la operación reducción, desde una vertiente distinta. De donde pueden proceder los significantes que determinan las decisiones, los avatares de la vida de un sujeto. Y por otro lado el valor, es lo que Freud denominaba el investimento libidinal o factor cuantitativo
¿Porque tal palabra del A tomó un valor determinante para un sujeto? Porque tal palabra dio en el blanco y produjo tal efecto. Porque el discurso de los padres, porque tal significante tomó tal peso par alguien (2), tenemos los valores de esa articulación significante.
¿De donde viene y se produce el investimento libidinal? El valor que toma un término?
Dentro de este contexto surgió la pregunta sobre el niño.
La Repetición, la reducción y el evitamiento forman parte de lo que Lacan denomina lo necesario, forman parte de aquello que no cesa de no escribirse.
El análisis transforma la repetición, pero hay que dar cuenta de manera precisa esto.
¿En que momento se produce la elección? García introduce un término: trauma.
Formula una pregunta: ¿Todos pensamos que un niño de 4 o 6 años puede elegir en las circunstancias la seducción de un adulto? El niño elige?
Se le ha acusado a Freud de la falta de inocencia en los niños porque introdujo la sexualidad en la infancia. La elección  y la sexualidad Freud la  divide en dos fases, no basta una sola elección.
El derecho positivo considera que los niños no son capaces de elegir, porque incluirían en las prácticas sexuales a los niños.
Freud nunca dijo que los niños son responsables, Freud era aristotélico, decía que los niños carecen de responsabilidad. Los niños no son responsables porque no pueden elegir.
¿Cómo aislar en el psicoanálisis lo que se llama la elección de un sujeto? ¿El neurótico elije o es alguien determinado? Lacan pretendió aislar el significante que sujeta a un sujeto y lo determina.
Lacan ha escrito mucho sobre las posiciones subjetivas. Una de las primeras formas de ubicar las posiciones subjetivas ha sido diferenciar la repetición bajo la forma del automatón, automático, es un determinismo y la repetición bajo la forma de la tyche es un accidente que le ocurre a un ser, que no hubiera querido que sucediera jamás, fortuna o infortunio, para aislar la contingencia, en oposición a lo necesario, el neurótico degrada constantemente la contingencia, la tyche, el azar, la buena o mala fortuna, convirtiéndolo en algo necesario.
El camino de un análisis no solo es lo que determina a un sujeto, sino quedaría en la pura repetición…….y no abría la posibilidad de la interpretación como algo nuevo.
Lacan (3) explicita de manera precisa como el neurótico de entrada degrada y desconoce la dimensión de la tyche,  el encuentro y la contingencia, como el neurótico se imagina libre, no es lo mismo imaginarse que actuar libremente.
El psicótico es un mártir del inconsciente, es testigo, no es que solo sufre y el testimonio que da es abierto, habla de lo que le hablan.
En cambio el neurótico es también mártir del inconsciente, testigo mediante la forma de dar un testimonio encubierto del inconsciente que hay que descifrar.
El psicótico testigo abierto, parece fijado inmovilizado. Discurso abierto y discurso cerrado, qué diferencia hay entre ambos, para eso Lacan homologa diciendo que vivimos en una sociedad que no está reconocida la esclavitud no está abolida, la servidumbre tampoco,  está generalizada, ambas.
La relación de aquellos que llamamos explotadores, la servidumbre amo esclavo, está generalizada en el interior de cada participante de la sociedad, en cada uno, inherente a cada subjetividad.
En la servidumbre generalizada hay un mensaje secreto, un mensaje de liberación que subsiste en estado reprimido.
Servidumbre
Liberación
Cuanto más discurso de la libertad más aliena, cuando este discurso es explícito.
En este discurso de la libertad persiste, independiente de todo amo y todo dios, es un delirio, hay sujeción. No puede haber discurso totalmente autónomo.
En cada sujeto hay un discurso íntimo personal que no coincide con el del vecino, un discurso interior constante y permanente de libertad.
Cuando vamos a actuar, hay un abandono resignado, esto no es patológico, es la particularidad del neurótico, elije no elegir en acto, manteniendo el discurso interno de la libertad. Prejuicio psicológico que se arrastra; el hombre es libre, entonces habría posibilidad de libertad.
Todo el psicoanálisis lacaniano, se sostiene en la ausencia de libertad, se basa en una política del síntoma, ahí no hay libertad.
Analizar implica bajo que forma un sujeto está sujetado, no es llevarlos hacia la libertad, sino hacia la sujeción al significante amo que determina el destino y las elecciones del sujeto.
Discurso interior como libertad, el asunto es como localizar el margen de libertad que tiene el neurótico, para poder acceder a una posición de contingencia para no quedar totalmente sujetado a la determinación o lo necesario.
Aislar el momento en el cual el sujeto eligió lo que lo determina, ahí se estaría en condiciones de hacer una nueva elección de abrirse a la contingencia o someterse a lo que lo determina.
En otros términos aislar el significante que condiciona la elección de objeto, Ej. Mujer no del todo fiel, sin proponérselo, como una ley, pero falta la parte de la participación del sujeto.
Miller, dice (4) página 357/358, plantea que todo lo que concierne a los modos de emergencia del goce particular de un sujeto es del orden de la contingencia.
El neurótico degrada toda posibilidad de contingencia.
Viñeta: mujer, que recién está captando en análisis, a pesar de que ha salido con muchos hombres, estando en una reunión con un hombre que la atrae, la moza que se acerca le dice; ah me estabas mirando por el menú, el resto de los acompañantes hacen una chanza y dicen hay que ver si estaba mirando por el menú, “mirar no implica que caliente a alguien”, dice su pareja, la paciente para si dice; “entonces yo no lo caliento”, ella comienza a localizar, está en la frase, esta frase tiene un nombre en el psicoanálisis,  la significación de exclusión. (4)
El goce se localiza en el modo que se tiene de decir algo. El ser excluido es lo más original de la neurosis. Uno no tiende a pensarse incluido. La libido inviste de manera electiva la inclusión, quiere decir que cada uno tiene una manera particular de investir la exclusión.
Todas las estructuras clínicas son modos distintos de investir la exclusión, incluida la paranoia
La histérica inviste de manera electiva la significación de exclusión.
El histérico se desvela por verificar de todas las formas posibles el sentimiento, el afecto, el gusto y el dolor de la exclusión, de no estar en ese lugar.
Un sujeto es histérico porque verifica de todos modos el gusto y el dolor de la exclusión, verifica que de cierto modo es rechazado, lo separan de su lugar, le fue sustraído.
Modos que hacen a la variedad de la exclusión:
–    Acting: actuar la exclusión
–    Vértigo y desvanecimiento, formas de quedar excluido, cierta proximidad de la angustia
–    Síntoma histérico, parte del cuerpo que queda bajo la forma del síntoma conversivo, queda excluida del intercambio y del lazo con el cuerpo del otro
–    Inhibición
Todo esto nos llevaría a la conjunción de determinismo y elección, el análisis tendría que recorrer todos los momentos del sujeto en los cuales en algún momento dijo: yo no estoy..no estoy para nadie, captar la dimensión del goce sin sentido.
Histeria  y obsesión, diferentes maneras en que se presenta la exclusión.
La histeria establece un lazo para ir a verificar la exclusión
El obsesivo inviste la exclusión en la sobre-investidura del auto encierro, habla y se muestra más abierto, aparentemente,  a la posibilidad de que el analista diga algo, habla, pero para tener la respuesta que él mismo va dando, no para que el otro diga algo distinto.
La cuestión es como introducir, vía la interpretación, algo nuevo en estos pacientes.
NOTAS
1)    Miller, Jacques, El Partenaire Síntoma, página 356
2)    Idem, página 357
3)    Lacan, Jacques, Seminario 3, del Significante en lo real, página 190-192
4)    Miller, Jacques, El Partenaire Síntoma, pagina 372-373

Print Friendly

Deja un comentario