Seminarios Martes EOL

Reseña VI. Seminario EOL 2016. Carlos Dante García

Publicado en Lectura Lacaniana: 31 mayo, 2016

Martes 24 de Mayo de 2016

                               

      "Saber hacer lo femenino. Hacer saber lo femenino".                                                                                     Dos viñetas clínicas: Histeria y feminidad.

 

Referencias Bibliográficas:

1-   Seminario 18: “De un discurso que no fuera del semblante”. J. Lacan. Pág.: 136.

2-   Seminario “El lugar y el lazo”: Cap. 9: “La disolución de los conceptos freudianos”. J-A. Miller.

3-   Seminario 16: “De Otro al otro”. J. Lacan.

4-   “Recuerdo, repetición y Elaboración”, S. Freud.

5-   Seminario “El lugar y el lazo”: Cap. 7: “Lo real sin ley”.

6-   Emilio, o De la educación, Jean-Jacques Rousseau. 1762

7-   Marie-Hélène Brousse, “Saber hacer femenino con la relación. Las tres R: astucia, estrago y arrebato”.

8-   Seminario 18: “De un discurso que no fuera del semblante”. J. Lacan. Pág.: 122.

 

Carlos D. García va a desarrollar la relación entre lo femenino y el Sinthome. Lo hará bajo la forma de dos ejemplos clínicos y de algunas referencias conceptuales.

Hay una definición que todos compartimos  de Lacan: No hay relación sexual que pueda escribirse.

“Es, pues, en un discurso donde los entes hombres y mujeres, naturales, si puede decirse así, tienen que hacerse valer en tanto tales”.(1)

 

Esto supone  la formula   lazo

                                   No relación sexual.

El lazo, el discurso, está en lugar de la no relación sexual. Si solo puede hacerse valer por un discurso esto significa que lo sexual es objeto de un decir. Tratamos de localizarlo, de capturarlo a partir de un decir. Los analistas podemos captar que la relación sexual es a partir de la enunciación, de la diferencia entre los dichos y el decir. Es en el nivel de los enunciados y de la enunciación que lo sexual se organiza en un discurso. Los lazos sexuales se organizan a partir de un discurso. Cuando abordamos la problemática de la feminidad abordamos la problemática de los lazos sexuales.

En la última enseñanza de Lacan, que se organiza a partir del goce, lo rea y del Sinthome se deja de lado que Lacan va haciendo un progresivo cuestionamiento de los conceptos freudianos. Uno de los conceptos que cuestiona es el concepto de inconsciente.

Es el inc. el que organiza los lazos sexuales, no son las personas ni el yo el que organiza los lazos sexuales. Hay que aprender a captar como el inc. conduce a un no saber hacer. El inc. no nos dice que hay un saber hacer en lo sexual.

Miller en seminario El lugar y el lazo: Cap. 9: “La disolución de los conceptos freudianos” ubica al inconsciente de una manera muy particular, diciendo que el saber inc. es débil, el inc. conduce a “no saber hacer con lo sexual, el inc. no nos permite salir de la repetición.

 

Esquema:               Inc.            —–         Inc.     —–    Sinthome

             No saber hacer con lo sexual

 

El inc. que no sabe hacer es el inc. de la repetición, de “Recuerdo, repetición y Elaboración”, después hay otro inc. que es que toma forma en el discurso analítico, pero ese inc. también debe ser modificado porque como dice Lacan: “el neurótico no puede salir de allí”.

Lacan en el Seminario 16: “De Otro al otro”, introduce un concepto correlativo al de Sinthome: Saber hacer= savoir faire.

Saber hacer uso del síntoma o saber hacer con el síntoma se opone al engaño del inconsciente, al no saber hacer del inconsciente.

Lacan le da todo un lugar al inc. para después poco a poco hacerlo palidecer; ¿por qué?

Equipara la debilidad del inconsciente con la afinidad de la histeria con el inc., oponiéndola al Sinthome. Es el movimiento  del pasaje de la histeria a la posición femenina y al Sinthome. De lo que se trata es de hacer palidecer al modo de funcionamiento de la histeria basado en el inc. para poder llegar a la supuesta posición femenina.

 

Miller en el seminario: “El lugar y el lazo”, cap. 7: “Lo real sin ley”, pág.: 121, enuncia caminos de salidas posibles del análisis

1-   La curación del síntoma. El psicoanálisis concierne al síntoma, psicoanálisis aplicado al síntoma.

2-   El pase.

3-   Por el Sinthome.

“La salida pase no es menos problemática que la salida curación”. Porque la definición de curación no es absoluta, es relativa, no se está seguro que haya retorno de lo reprimido.

La salida por el Sinthome, se trata de la revisión del final del análisis bajo la forma de cómo solucionar la repetición, el concepto clave aquí es “saber hacer”.

 

Casos clínicos

Interesa las maneras de solución subjetivas de la feminidad.

 

1- Texto de Marie-Hélène Brousse, “Saber hacer femenino con la relación”. 

En este texto M.H. Brousse da el ejemplo de  dos niños de la misma edad que pasan sus vacaciones juntos; en la casa hay numerosos juguetes. Los adultos pronuncian la regla: “los juguetes de la casa son de todos los niños”.

La frase se sitúa en un universal, en un “para todos”. El niño está con un juguete, llega la niña, mira, toma su juguete y, ante sus gritos, le dice: “Los juguetes son de todos los niños”.

¿Esa posición es de histeria o no? Repite la ley universal, el “para todos” haciendo surgir otra dimensión no dicha. Cuestiona el “para todos” mediante el acto de tomar un juguete. Manifestación de la singularidad del sujeto ante el universal del “para todos”. M.H. Brousse va a decir que esta solución es la “solución astucia”.

Dice que hay tres soluciones: la astucia, la estrago y la arrebato.

No pone en tela de juicio lo universal, enuncia la regla del “para todos” pero con el acto denuncia que el “para todos” es una ficción. Se apoya en la ley y revela la ficción de eso.

Dos rasgos del acto: Un saber de la falta y la aceptación de esa falta.

Lacan en el Sem. 18, pág. :122: articula la relación de la mujer con la ley universal. Una mujer no sigue la ley universal. La acepta pero el asunto es como hace con esa ley: “lo femenino está fuera de la ley del sgte”. Acto de rebelión propio de lo femenino que no es el acto histérico.

2- Caso clínico: Mujer que consulta porque se lleva mal con el marido del cual está enamorada. Se lleva mal porque al realizar una mudanza, encuentran cartas viejas dentro de un baúl que había permanecido por años en la cabecera de la cama conyugal. Entre esas cartas, algunas eran de un ex y breve amante, anterior a su matrimonio. Ella había olvidado su existencia, así como por otra parte había olvidado hasta el nombre de ese señor. Pero su marido lo tomó a mal, reprochándole particularmente haberlo hecho dormir durante años con esa carta en la cabecera de su cama. Ella no entiende su enojo y tampoco entiende el olvido de esa carta. Porque la conserva y no fue verdaderamente escondida, ahí es donde falla el esconder.

Asociaciones  en análisis: 1- Un trofeo. 2- Una venganza, por infidelidades anteriores del marido. 3- No recuerda el nombre de el pero si recuerda el “placer inédito” que tuvo en ese encuentro. No recuerda nada de la persona, solo recuerda el “placer inédito”, eso es lo que guarda.

El olvido muestra que esa carta tiene un valor respecto de la relación matrimonial: ante lo establecido del matrimonio se puede tener una relación fuera de lo establecido. El índice que hay algo que no forma parte de las relaciones establecidas.

Signo de fuera de ley y de rebelión. La carta es la manifestación de un estatuto de rebelión. Que no todas las relaciones son bajo la relación matrimonial. Muestra el estatuto de ficción del matrimonio. Que pueden haber relaciones anónimas, encuentros con un placer inédito. De ahí el enojo del marido.

El olvido es también un intento de recuperar un estatuto de feminidad. Muestra que ella no forma parte del todo universal, con el encuentro de una satisfacción inédita. Objeción a lo universal bajo la forma de un olvido.

Manera neurótica de sostener la feminidad: mediante un olvido.

Sostiene la feminidad bajo la forma de la astucia generando un síntoma, un conflicto con el marido.

El saber hacer del inconsciente (olvido) llama a la formación de síntoma= genera obstáculo, conflicto y malestar. Eso NO es histeria. NO toda relación con la falta es histeria.

La carta del lado de la mujer sostiene lo femenino y a quien le cae la carta, al marido, lo feminiza. Lo descompleta de lo universal, no sos todo.

Contrapunto del saber hacer del inconsciente al savoir faire del Sinthome  y el saber hacer femenino. Tres cosas diferentes.

A veces el saber hacer del inconsciente intenta feminizar.

El neurótico a diferencia del saber hacer, hace de la castración del Otro la castración propia.

Cada hombre y mujer tienen su partenaire que no es la persona. En el ejemplo, el marido no es el partenaire, es el Otro al cual va dirigida esa carta.

El recorrido del análisis conduce a localizar el partenaire de cada uno. El partenaire es el Sinthome en tanto es un vacío alrededor de lo cual se organiza la satisfacción.

El síntoma: Genera obstáculo, insatisfacción, malestar.

Sinthome: No genera nada de eso.

 

Print Friendly

Deja un comentario