Seminarios Martes EOL

Reseña VI. Seminario Carlos Dante García. EOL

Publicado en Lectura Lacaniana: 26 mayo, 2013

Un sexo va a buscar en el otro sexo la forma que impone a su objeto.

Con esta frase Carlos García comienza su seminario del día de la fecha, continuando con el tema: “Las estructuras de la sexuación: fundamentos de los nudos”.
Menciona dos películas, Serafine, acerca del desencadenamiento, y Loca de Amor, acerca de una erotomanía, anuncia que se subirán  los links a la página: www.lecturalacaniana.com.ar,   en la sección de Invitaciones y Eventos.

También a través de ciertas referencias literarias, ubicar obras que nos enseñen algo del deseo femenino y masculino, manifestación del otro de la cultura, algunos rasgos de la subjetividad.

Están confirmadas la presencia en el seminario de Fernanda García Lao y Gabriela Cabezón Camara, escritoras,  para que ellas nos digan como construyen en sus textos las características de deseo en el hombre y en la mujer.

Miller (1)  habla del análisis que comienza, el que dura y el que termina.

Dice que un análisis comienza de lo amorfo, del malestar impreciso a lo que tiene forma.

Miller apela a la repartición sexual, al uso que se le da a los nudos.
En un análisis, depende del hilo que se tire de los redondeles, esto quiere decir que se puede desarrollar un análisis sin que se vea nada del fantasma o los fantasmas y/o el síntoma. Depende de cómo interpreta el analista para que esto se de.
La elección sexuada incluye el deseo, el amor y el goce.
Miller (2) nos dice que depende de la intervención del analista enunciar el fantasma.
También (3) dice que la clave es entender y captar en la clínica que todo lo que alguien dice en un análisis se base en la frase con que comenzó el seminario: “Un sexo va a buscar en el otro sexo la forma que impone a su objeto”.
Como habla el otro sexo de su objeto. Cada sujeto está en relación a un objeto.
En el caso de la mujer es el A tachado.
En el caso del hombre es el a, objeto fetichista. Un efecto del análisis es aflojar esta imposición. La cuestión es como se va a tirar del hilo en estas cuestiones.
Los retratos provienen de la sabiduría de las naciones. Los retratos dice Miller de Freud (4) y de Lacan.

Mujer Freudiana

Mujer Lacaniana

Tiene una sola brújula, así la caracteriza Freud, le responde al hombre y trata de imponer al hombre, primero vivir, primero las satisfacciones, el modo de vivir, no les interesa los ideales.

La posición de Lacan es darle un lugar relevante a la mujer, la hace depositaria de:

-los ideales de la tradición

– de la cultura

– lo que decanta el lenguaje para fortalecer los lazos y mantenerlos. En cambio el hombre deambula arrastrado por quimeras, por ideales.

Los ideales le vienen a la mujer del  hombre, hay una dependencia femenina con respecto al amor.

La mujer desorientada es la que no sabe lo que quiere y se puede obtener cualquier cosa, capricho y del lado del hombre dice saber lo que quiere y no lo consigue.

 
   


Lacan dice que las fórmulas sexuales no hacen pareja, se trata de algo que no coincide como pareja. Cada goce es propio, no se relaciona con el goce del otro.
En el Partenaire síntoma  Miller dirá que el amor, goce y deseo se concentra en una sola palabra: Liebe.
El goce macho tiene tres características:
1)    Finito, no abre a la dimensión infinita, calcula, forma parte de la manera en que puede ser su posición amenazada
2)    El goce esta perfectamente localizado.
3)    El goce macho es contable
4)    Es enumerable, participa en número
5)    Es elemental
Su inconsciente va hacer que se le imponga su objeto a, objeto fetiche al partenaire.
Uno # Otro, lo que no es idéntico a mi.
El objeto fetiche se satisface sin usar la palabra.
El objeto fetiche es el silencio que implica su objeto:
-no habla, no es necesario
-Es inerte, no se mueve
-Es objetivado, basta hacer signos, no es necesario hablar.
El objeto de la mujer le exige que hable, desde la palabra amorosa a la discusión.
Para la mujer el A tachado, este implica la necesidad en la mujer del goce de la palabra, este es el goce femenino suplementario, goce erotómano de la mujer.
Hace falta algo más que el goce peneano, es un goce que necesita pasar por el amor, cada uno tiene su objeto y no hay pareja del lado del goce.
Bibliografía
1)    Miller, Sutilizas analíticas, Capítulo Tres modalidades de análisis
2)    Miller, síntoma y fantasma
3)    Miller, Partenaire síntoma, capítulo “Una repartición sexual”
4)    Freud, Malestar en la cultura, La femineidad

Textos sugeridos
Fernanda García Lao, Como usar un cuchillo
Flaubert, Madame Bouvary

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario