Seminarios Martes EOL

Reseña III. Seminario Carlos Dante García. Eol

Publicado en Lectura Lacaniana: 1 mayo, 2013

En esta clase titulada “Los comienzos en los nudos: el llamado flechazo”,
Carlos García propone abordar la clase desde tres ejes:
1) Concluir con los rasgos principales de Nora, para diferenciar y distinguir la idea general; que las elecciones de pareja, se producen solo por el fantasma o por el sinthome y que no se trata de las elecciones de objeto producida  por Freud, hay que dar varias vueltas alrededor de las particularidades que presenta alguien por  su inconsciente, del Otro o por fuera de él.
Joyce, para Lacan,  fue alguien que pudo elegir sin la intervención del inconsciente, un desabonado. No cualquiera se relaciona con cualquiera.
2) Oposición entre lo que hay, que se ubica de lado del inconsciente  y lo que no hay; Lacan va más allá del inconsciente, lo real, no hay relación sexual, de la mujer no existe.
3) Tomar el texto de Freud, Enamoramiento e Hipnosis, para decir la característica del enamoramiento y dar cuenta del flechazo. Es un texto de cierta cobertura esencial pero que no basta.
Retomando a Nora, esta era un equipaje, era una especie de continuidad de algo que uno transporta, siendo este la extensión de Joyce mismo.
Hay diferentes tipos de menosprecio: a las cualidades de alguien; el menosprecio lacaniano, no tomarla a Nora como su mujer, ser la causa de su deseo y ubicar a la mujer como madre de sus hijos.
Lacan dirá: El no se aguanta,  sino con las más viva de las repugnancias.
El erotismo supuestamente de Joyce,  era un erotismo escatológico y masturbatorio, indicando cierto rasgo de la sexualidad de Joyce. El erotismo literario, el escribir las cartas, se produce bajo las formas de ausencia de los cuerpos, y ahí se proliferan los fantasmas.
 “Ella le va como un guante dado vuelta”, dice Lacan en RSI, clase del seminario, del 10 de febrero del 76. Aquí va a generalizar la cuestión del guante para toda relación entre un hombre y una mujer.
De Joyce se dice que no había una cuestión de prevalencia de lo imaginario en tanto narcisista. Una relación especular implica una relación simétrica. Como el guante puede ser soporte de una relación, tiene una función imaginaria muy particular. Aparece una dimensión de asimetría, si se da vuelta el guante puede calzar, ponerlo en la mano.
Además hay una particularidad, es que generalmente los guantes tienen botones, ¿que sería el botón  del guante en una pareja? Decir que Nora le va  como un guante dado vuelta, se trata de un transitivismo  objetal no recíproco, la función que ella cumplía para él no era recíproco de él hacia ella.
Posición particular de Nora:
-No es una elección narcisista de objeto al estilo de Freud, lo que el sujeto ha sido, lo que el sujeto fue y lo que quisiera ser, ninguna de estas tres características tienen que ver con Nora. Era seguirlo a Joyce en todas sus obligaciones, adonde él fuera, soportar su persona y sus caprichos, que lo mirara a Joyce de forma absolutamente exclusiva y según se miraba él, según el ojo de él.
Para Freud el enamoramiento no es más que la investidura de un objeto de parte de las pulsiones sexuales con el fin de alcanzar la meta sexual directa, es lo que se llama amor sexual común.
Freud dirá que hay sujetos que divorcian  la pulsión del amor y otros que tienen cierto grado de síntesis entre el amor sexual y el no sexual.
¿Cuales son estos grados? El grado de enamoramiento puede medirse según como se opone la tendencia de satisfacción sexual.
En el  marco del enamoramiento se producen fenómenos:
-Sobreestimación sexual del objeto amado, no hay crítica. Exención absoluta de la crítica, ausencia de la crítica del lado del hombre.
-Idealización, es algo que falsea el juicio. El objeto es tratado como el yo propio, prevalece algo de la dimensión del narcisismo.
Tanto la sobreestimación como la idealización conduce a la satisfacción narcisista, esto es un nudo.
En muchas formas de la elección amorosa, salta a la vista que el objeto sirve para:1) Sustituir un ideal del yo propio no alcanzado y 2) Se ama en virtud de perfecciones.
El enamoramiento tiene otros rasgos: Humillación, restricción, perjuicio de si, están presentes en todos los casos de enamoramiento.
Si no hay satisfacción sexual,  se modifica totalmente el enamoramiento, y se empieza a ver los tres rasgos, humillación, restricción y perjuicio de si.
Cuando uno se enamora se acalla la crítica, todo lo que pide y hace el objeto es justo e intachable. Freud hablará de la relación amorosa, en la ceguera del amor, uno se convierte en criminal sin remordimiento.
Dos formas extremas del enamoramiento: fascinación y servidumbre enamorada. Esta servidumbre enamorada lo trata Freud en el Tabú de la virginidad, donde dirá que terminar con la virginidad es que la mujer pase a gozar en el encuentro sexual y eso depende mucho de la potencia del hombre.
Ligazones: son las aspiraciones sexuales de meta inhibida, para Freud, para perdurar, tiene que encontrarse mezclada con componentes tiernos.


Difusión de la película, Nora,  drama, estrenada en  el año 2000, dirigida por Pat Murphy y basado en la reconstrucción de la vida de Nora Barnacle, esposa de James Joyce.  En el papel protagonista, Nora Barnacle, encontramos a Susan Lynch y como actor destacado, en el papel de James Joyce, a Ewan McGregor. Esta película está basada en la obra de Brenda Maddox.


Leer Capítulo 13 del partenaire síntoma, titulado “Los seres sexuados” de Miller y el “Seminario  R.S.I”,  de Lacan.

Print Friendly

Deja un comentario