Salud Mental&Locura

Psicoanálisis y Salud Mental

Por Carlos Dante García
Publicado en Lectura Lacaniana: 5 noviembre, 2012

Nuestra propuesta consiste en elaborar la forma particular en que se presenta en  la clínica psicoanalítica la subjetividad de la época, tanto como testimonio como el nuevo conflicto subjetivo tal como no se presentaba en la época de Freud, en el que el conflicto era entre lo que se debía ser y hacer y lo que la pulsión exigía como satisfacción.

En nuestra época el conflicto se presenta entre aquellos que mantiene una relación frágil con sus proyectos, con lo que les gustaría realizar y hacer en la vida, con en una palabra, una cierta fragilidad con el Ideal del yo.

Esta sección se sustentará y se articulará a partir de los Seminarios dictados por Carlos Dante García en años anteriores y con las contribuciones e investigaciones que se realizan por los colegas del Campo Freudiano  de muy diferentes órdenes.

Los Seminarios de Carlos D García, son  Seminarios dictados en los últimos tres años: Clínica de los síntomas contemporáneos- El sinthome, respuesta a la salud mental- El objeto a en la época. Tres Seminarios basados en un Seminario anticipatorio a los conflictos subjetivos de la época e inspiradores y orientadores de la investigaciones para muchos psicoanalistas: el Seminario de Jacques Allan Miller y Eric Laurent: “El Otro que no existe y sus comités de ética”.

Estos Seminarios en su articulación con la enseñanza de Miller serán progresivamente dados a conocer. En su base se encuentra el problema de cómo tratar por un lado los semblantes de la época y lo real.

Entre, los que siguen los Seminarios de años anteriores ya es una costumbre, la ausencia en las consultas a los psicoanalistas de las manifestaciones subjetivas que para Freud eran claves para localizar el conflicto y la represión: vergüenza-pudor y culpa.

Eran las manifestaciones subjetivas de la época de Freud. En la actualidad las manifestaciones subjetivas se caracterizan por: la manifestación de “la culpa indirecta” destacada por Freud como característica de los síntomas en la histeria.

En la actualidad, la subjetividad manifiesta una proliferación incesante de actos accidentales en los que los sujetos, padecen la sanción de un  Otro a partir de un accidente en el que el sujeto delata su accionar sin tener intención de hacerlo, tanto en los fenómenos de las adicciones como en lo que concierne a las transgresiones y el cuerpo.

Se caracterizan por querer hacer un análisis porque pueden llegar a perder a alguien, con el fenómeno subjetivo de la angustia que lo acompaña, a partir de la emergencia de la ausencia de pudor.

La ausencia de vergüenza se presenta prevalentemente en los dichos de los que consultan y por consecuencia el recurso promovido por J.A; Miller  y del “hacer vergüenza” es fundamental.

El asunto tratado en esos Seminarios es cómo hacer vergüenza sin constituir un discurso de lo que debe ser encarnado muy frecuentemente por los psicoanalistas.

Recordemos una de las enseñanzas fundamentales de Freud y Lacan, exquisitamente articuladas por J.A. Miller desarrolladas en su Seminario. “Sutilezas analíticas” cuando caracteriza a la lógica del asunto de la práctica psicoanalítica a considerar la regla fundamental: el psicoanalista debería garantizar al analizante la ausencia absoluta de un juicio moral respecto de lo que dice, de lo que dice que hace, justo en una época caracterizada mediante la subjetividad por una desregulación del goce.

Si el analista encarna un juicio sobre el goce se sitúa en la posición de representar la salud mental. También caracteriza Miller a la lógica del asunto, o sea el modo de decir del análisis bajo la forma de la ausencia absoluta de un juicio de parte del analista de cómo se debe hacer en el análisis, o sea de cómo se debe hablar y también asociar en el análisis, posición encarnada también por muchos analistas lacanianos o no lacanianos.

Por nuestra parte, incluimos en esta serie, la necesaria suspensión del juicio de saber por parte del analista.

Suspensión del juicio de saber manifestada por Lacan en el  Seminario 3 “ Las Psicosis” y en “Una cuestión preliminar a todo tratamiento posible de las psicosis” en sus Escritos , cuando manifiesta que lo que él encuentra al interrogar a la paciente de una presentación de enfermos del famoso caso “marrana”, las preguntas que él le hace no hubieran sido posible si él no suspende lo que sabe, esto es, que lo que la paciente decía haber escuchado como alucinación correspondía a una proyección que volvía del exterior por haber sido no aceptada en su interior.

O sea que, lo que la paciente decía no correspondía necesariamente a lo que la doctrina psicoanalítica decía del porque se producía una alucinación.

Para poder intervenir de otro modo, suspende lo que sabe y su subjetividad, la subjetividad de él como analista, se atiene a la diversidad de posiciones subjetivas de su paciente, posibilitándole en interrogar a la paciente y preguntarle en forma legítima, o sea sin un saber previo, si ella había pensado algo o se le había ocurrido algo antes de encontrarse con el vecino, a partir de lo cual, la paciente alucina.

En efecto, ella pensó: “vengo de la carnicería” no sabiendo a quién le era dicho eso y quién lo decía.

Para nosotros se trata de la suspensión del juicio de saber o de los prejuicios del analista.

Estas elaboraciones serán acompañadas, es lo que se pretende para ésta sección, de una nueva construcción de lo que podemos definir como salud mental a partir del psicoanálisis.

No tanto de lo que es la Salud Mental con sus leyes, sino lo que el psicoanálisis puede construir como Salud Mental.

La misma consecuencia recae para la locura. Para nosotros es fundamental la orientación de Miller en este sentido.

Leonardo Gorostiza en un brillante artículo publicado en el Boletín de la Federación Internacional de Bibliotecas del Campo Freudiano llamado “Colofón” N° 20, titulado “EL coraje de la psicosis” destaca una intervención realizada por Miller en 1987 en una Jornadas de la Escuela de la Causa Freudiana dedicadas a la experiencia psicoanalítica de las psicosis: “ El riesgo de la locura consiste en desprenderse del atractivo de las identificaciones que tienen efecto de masa”, enseñanza de la locura.

También Miller afirmaba “… el paso ( el no) de la forclusión como rechazo del atractivo de las identificaciones, es sin duda la condición de toda invención de saber cierto, que se verifica en lo real”.

Gorostiza puede decir entonces que dejarse “tentar” por  el riesgo de la locura, la locura constituye la vía para la genuina invención de saber.

La locura queda del lado de la libertad que implicaría el alejamiento de las identificaciones. Libertad de invención condición de la locura.

Esto nos lleva al interrogante de cómo inventa el psicótico, el psicoanalista y el llamado científico. Y a una pregunta esencial para los tiempos en que vivimos: ¿No hay locura en las identificaciones que tienen efecto de masa? Por supuesto que consideramos que no, pero hay que demostrarlo. ¿Qué nos enseña entonces la locura para contribuir a la llamada salud mental y al psicoanálisis?

Print Friendly

Deja un comentario