Blog Arrobitis

Lectura Lacaniana-Películas. Seraphine: “Pintar con sangre- Un desencadenamiento”

Por Patricia Pena
Publicado en Lectura Lacaniana: 27 mayo, 2013
Película biográfica protagonizada por Yolande Moreau y Dirigida por Martin Provost.
La película muestra la historia de Séraphine Louis o Séraphine de Senlis (1864-1942) a partir del encuentro con el coleccionista de arte Wilhelm Uhde. Pintora francesa de estilo naif, nunca tomó clases de pintura. Era huérfana desde los 6 años de madre y padre, y fue criada por su hermana mayor. Trabajó como pastora y a partir de los 17 años como asistente en el convento de Hermanas de la Providencia. A partir de 1901, a la edad de 34 años, comenzó a trabajar como criada en varias casas de Senlis, y fue en una de estas casas donde conoce al famoso coleccionista de arte Wilhelm Uhde ( se alojaba temporalmente allí) quien descubre accidentalmente uno de sus cuadros.
Hasta ese momento Seraphine, pintaba a solas, aislada en su pequeña habitación, ella misma preparaba sus lienzos y las pinturas, una base de pintura de la época mezclada con cera líquida de velas de la iglesia, trozos de tierra, sangre de órganos de animales y de sus propias heridas, que aplicaba a las telas dándole a su obra una intensa y vívida tonalidad… decía que pintar era obra de su ángel de la guarda , que se le había presentado en persona y le había ordenado pintar.  Interrogada por Uhde sobre la intensidad de los colores de sus obras refería “cada uno tiene sus secretos, si lo cuento, dejaría de ser un secreto…. “. Wilhelm Uhde no solo compra sus cuadros, sino que la incita a seguir pintando, a dejar su trabajo de criada y dedicar su tiempo solo a la pintura. Comienza a patrocinarla para que ella pueda hacerlo. A partir de ahí Seraphine abandona su trabajo doméstico y dedica sus horas a la composición de obras de arte.
Desde una lectura lacaniana de este film, podemos articular una de las formas de desencadenamiento de las psicosis que J.Lacan cita en el Seminario 3 “Las Psicosis”, en la página 360 : ….“ ¿No palpamos ahí en nuestra experiencia misma, y sin tener que buscar demasiado lejos, lo que está en el centro de la entrada en la psicosis? Es lo más arduo que puede proponérsele a un hombre, y a lo que su ser en el mundo no lo enfrenta tan a menudo: es lo que se llama tomar la palabra, quiero decir la suya, justo lo contrario a decirle si, si, si a la palabra del vecino. Eso no se expresa  forzosamente en palabras. La clínica muestra que es justamente en ese momento, si se sabe detectarlo en niveles muy diversos, cuando se declara la psicosis”…
Seraphine, sostenida en los restos y aislada del mundo para pintar, ante la iniciativa insistente del otro, pasa de realizar las pinturas en un espacio íntimo y pequeño, a mudarse a una gran casa, sus cuadros cobran mayores dimensiones y empieza a firmarlos bajo el nombre de S. Louis …… convocada a asumir un nombre propio, que la diferencia de los otros, empujada a tomar la palabra ….. su psicosis se desencadena .

 

Print Friendly

Deja un comentario