Blog Arrobitis

Lectura Lacaniana- Películas. Mi vida en rosa

Por Florencia Vidal Dominguez
Publicado en Lectura Lacaniana: 28 junio, 2013

“Mi vida en rosa” es una película del año de 1997 dirigida por Alain Berliner. La película retrata la vida de la familia Fabre, recién llegada a un suburbio donde también vive el jefe del padre de  la familia. La historia se centra en el hijo menor de la familia Ludovic de 7 años quién se define como un “niño-niña”, él se  siente una niña.

Le pregunta a su hermana mayor: “¿Que soy yo un niño o una niña?”. La hermana le da la explicación genética de cómo se diferencian los sexos: “XY niño, y XX una niña”, “es Dios quien lo decide”.  Rápidamente Ludovic responde: “Ya sé que pasó con mi X, se perdió”.

Entabla una amistad con Jerome, el  hijo del jefe de su padre, de la misma edad, al que le declara: “mi X para niña se cayó a la basura y me tocó una Y, error científico, pero Dios lo arreglará. Me volverá a enviar la X y podremos casarnos ¿de acuerdo?”.  Jerome le responde: “eso depende de que seas una buena chica”.

La madre cuando le va a cortar el pelo a Ludovic, le pregunta: “¿no quieres ser como tus hermanos y tu padre?”, el niño le responde: “no”, a lo que la madre,  respetando su decisión de dejarlo largo,  agrega: “me gusta el pelo largo y la gente que sabe lo que quiere”.

 

¿Qué es lo que define el sexo? ¿Cómo alguien asume su sexualidad, su sexo?

Que un niño se vista con ropa de mujer, que juegue con muñecas, ¿hablaría eso de una asunción de la sexualidad?
Para Freud es pasando por el Edipo y la castración que un sujeto llega a ser hombre o mujer. Es el discurso, a partir de la anatomía, que alguien adviene hombre/mujer.

Lacan se desprende del Edipo, de ese Otro que organiza identificaciones. Un hombre se define  no por la identificación,  es el sujeto que está sometido a la función fálica. El falo va hacer el significante amo del sexo. Lo fálico es el discurso, son términos que otorgan valor, significación. El Sujeto es un polo de atributos, de atributos sexuales. Miller va a decir al respecto que se trata de cómo se subjetive, de que valor adquiera para el sujeto, la existencia o no en un cuerpo del órgano del pene. Y ¿cómo se subjetiva? “se subjetiva con el modo del tener, del tengo o no tengo… La subjetivación del pene significa que asume una significación y este hecho hace de él el falo. Subjetivación equivale así a significantización”  (1). Propone sustituir el nombre del órgano por el del falo, ya que se trata de un significante no de nombrar un órgano.

En su Seminario “Los Nudos del amor-deseo y goce en la neurosis y la psicosis”  Carlos Dante García cita a Lacan  en “…o peor”  y dice: “el género es como se lo habla al nene o a la nena, este como se habla hace comunidad, se comparte una significación, la familia comienza a hablar de ese machito…de la mujercita… El falo es el significante de todo el mundo, de las significaciones compartidas”.
El padre, frente al rechazo y la discriminación de la comunidad,  intenta reforzar los atributos masculinos de Ludovic, le dice de pasar más tiempo con él, lo lleva a jugar al futbol.

Hacia el final de la película en una escena del festejo de un cumpleaños,   Ludovic cambia su disfraz de “caballero”  por el disfraz de “princesa” de Christine, la nueva  amiguita  del vecindario donde se han mudado. Su madre lo persigue para reprenderlo y  la madre de la niña le pregunta sorprendida a la de Ludovic: “sólo se han cambiado la ropa, ¿por qué estas tan enfadada?”.

 

 

1- Jacques-Alan Miller, “De la naturaleza de los semblantes” 2002. Editorial Paidós, Buenos Aires. Pág.: 153.
2- Carlos Dante García, Seminario “Los Nudos del amor-deseo y goce en la neurosis y la psicosis”  EOL, clase del 11-06-2013.
3- Jacques Lacan, Seminario 19 “…o peor” Clase del 8 de Diciembre 1971. Paidós, pág.: 16-17.

 

Print Friendly

Deja un comentario