Ficciones Clínicas

La presentación de casos, hoy. Parte VI

Publicado en Lectura Lacaniana: 2 enero, 2015

En esta oportunidad, acercamos el texto de  Rosalba ZAIDEL BERGER, psicoanalista en Barcelona, AME de la Escuela Lacaniana de Psicoanálisis, para ella la presentación de un caso se hace frente a una comunidad, transmitiendo en lo que presenta, su propia relación con el misterio de aquello con lo que trata, apunta más hacia aquello incomprensible de real o lo poco que se logra cernir de él.

La presentación de casos, más como una forma de literatura que pretender que sea una constatación científica, resto de letras, para  relanzar la verdad posible, y no hay verdad que pasando por la conciencia no mienta. Propone tomar más en serio a esta verdad mentirosa como la relación auténtica que puede haber con lo real.

Angela Vitale

Para contestar a las preguntas planteadas respecto a la presentación de casos he tomado algunos desarrollos en el Curso actual de J.A.Miller, clase V, respecto a este tema, con intervenciones de P.G.Gueguen, E. Laurent y M.H.Brousse.
A partir del momento en que el psicoanálisis no es considerado una ciencia y que la presentación de casos no pretende ser una prueba de constatación científica, J.-A. Miller plantea que pasa a ser una forma de literatura. Él se pregunta si tal vez habría que tener una noción más compleja de la literatura de la que se trata y si la presentación no sería más que una confrontación de estilos.
Para que un análisis se constituya y se sostenga hace falta una presencia de otro pero ese otro puede mantener una cierta ceguera compatible con la consecución del análisis. De ahí que el psicoanálisis corra el riesgo de diluirse en cualquier otra actividad "psi".
La gran cuestión es qué tipo de argumentación y de discusión está finalmente permitida en el psicoanálisis, sobre todo si nos prestamos a la controversia con otros psicoanalistas sobre el registro de la verdad verídica. En la IPA, la ausencia de la observación empírica del psicoanálisis se resuelve añadiendo las asociaciones del analista a la presentación del caso.
Lo simbólico en lo real de la estructura tiene aspecto de mentira y no hay verdad que pasando por la conciencia no mienta, de allí el adjetivo de "mentirosa" para la verdad. Entonces, tal vez habría que tomar más en serio el tema de la verdad mentirosa como la relación auténtica que puede haber con lo real.
La presentación de un caso se hace frente a una comunidad que comparte experiencias. El analista espera transmitir, en lo que presenta, cuál es su propia relación con el misterio de aquello con lo que trata.
Hasta ahora, la presentación de casos se ha hecho dando por seguro el mecanismo de causalidad de la dirección de la cura. En el futuro se hará sobre el fondo de lo incomprensible, es decir, para agitar lo poco que sabemos sobre lo real, lo poco que se logra cernir de él.
La presentación de casos seguirá siendo un instrumento de enseñanza y formación en la medida en que el analista ya no sea el sujeto que sabe sino que pueda él mismo presentar su operación con la parte de opacidad que comporta para él.
Independientemente de lo que se diga en la presentación de un caso, se depositará un resto de letras que relance la verdad posible, mediante el sin-sentido que designa la fractura entre la verdad y lo real.

Print Friendly

Deja un comentario