Ficciones Clínicas

La presentación de casos, hoy. Parte IV

Publicado en Lectura Lacaniana: 2 enero, 2015

En esta oportunidad, acercamos el texto de  Vicente Palomera,  psicoanalista en Barcelona, AME, miembro de la ELP y de la AMP. Ex AE (1999-2002). Docente del ICF. Autor de varios libros y director de dos colecciones, "Escuela Lacaniana de Psicoanálisis" y "Mente, Salud, Sociedad".

Palomera toma a Freud, hace resonar en la lengua alemana Einfall, idea, ocurrencia, aquello que cae, siendo el caso justamente lo que cae de los dichos del sujeto más la articulación lógica de los dichos del inconsciente y la formulación de Lacan, de que el verdadero caso clínico no es aquel que se hace del analizante, sino es aquel que el sujeto escribe a partir de su propia experiencia, mediante el procedimiento del pase. Es allí, en este procedimiento,  que algo de la modificación del goce singular de cada uno, puede realizarse.

Angela Vitale

Nuestro tema se presenta en el horizonte del valor formativo que debe tener la disciplina de la presentación del caso y, por tanto, de su construcción.
Es interesante que la lengua -el uso que hacemos de la palabra "caso"- nos remite tanto a "suceso" -acontecimiento- como a casualidad.
Al escribir "caso", Fall (literalmente: "lo que cae"), Freud hace resonar en el "cristal de la lengua" alemana Einfall (idea, ocurrencia). Por un lado, el caso es, literalmente, lo que cae. Pero, de otro lado, aquello que se articula en ideas, pensamientos "que vienen a la mente". Los primeros "casos" que Freud presenta son sus sueños, lapsus, equivocaciones, etc. Son formaciones del inconsciente a partir de las cuales Freud hace su propia "lección de anatomía", mostrando hasta sus vísceras las íntimas articulaciones del inconsciente.
Por su parte, Lacan planteará la hipótesis de que el verdadero caso clínico es aquel que el sujeto escribe a partir de su propia experiencia. Es lo que se deduce de su "Proposición de octubre de 1967" con la invención del procedimiento del pase. Se trataba de elevar la propia experiencia del inconsciente a la dignidad del caso. El verdadero relato de caso no es el que hace el analista de su analizante, sino el que hace, en su propio análisis, de la lógica de su vida una vez pasada por la lógica de la propia experiencia analítica. Como lo recuerda Miller recientemente (Curso, 5. 12. 2001): "El alcance de la Proposición del pase va más allá del procedimiento para el fin del análisis, ya que dice allí que el lugar donde se recoge por excelencia el saber de una cura, es el analizante. Es del lado del analizante donde se añade a la articulación significante el efecto de verdad. Y a este efecto de verdad se añade también eventualmente la modificación de goce".
Cuando redacta "El caso Dora", Freud señala que la redacción de todo caso clínico implica varias dificultades técnicas ("Palabras preliminares", en: Fragmento de análisis de un caso de histeria). Allí Freud nos explica muy claramente cómo recoger el saber depositado en una cura. Igual que en los sueños, a un síntoma que se presenta como un enigma, como una X, le aplica el método de la asociación libre y ¿qué encuentra? Encuentra el síntoma descompuesto en elementos, diversos entre sí, encuentra una articulación de Einfallen, es decir, de pensamientos, ideas, etc.
Con la presentación del caso, Freud quiere demostrar pues la lógica del inconsciente funcionando. Decimos "lógica" ya que no "mito individual" (la simple "historización" del sujeto). Se trata de pasar del puro relato o narración terapéutica a la lógica de "los dichos del inconsciente".
Finalmente, el caso, debe incluir el decir en la lógica de los dichos y cuando toca el paradigma, es una solución a un verdadero problema analítico y, en este sentido, el caso es una alternativa a la contra-transferencia (Gueguen, P.G., en: Miller, Curso, op. cit).

Print Friendly

Deja un comentario