¿Qué es el cuerpo?

Jornadas de Carteles. Trabajos presentados

Publicado en Lectura Lacaniana: 15 octubre, 2016

Abstract: A partir de una viñeta de análisis, sitúo qué valor toma la imagen del cuerpo en la identificación viril de la histérica y cuál es el efecto subjetivo de su consistencia mental a partir de un significante: “fijarse”. El mismo articula el cuerpo mortificado y el impacto de lo virtual en la histeria.

 

Fijarse en Facebook da el estado del cuerpo.

Parto de dos preguntas que guiarán el recorrido de mi trabajo en relación a un caso clínico: ¿qué valor toma la imagen del cuerpo en la identificación viril de la histérica y cuál es el efecto subjetivo de su consistencia mental? 

Dice R, mujer de 32 años, que sintió un bajón de presión y temblores a partir del “fijarse” en el estado del Facebook de X: “siempre hay dos”. Piensa que esa frase es para otra. Dice “nunca me veo linda, eso me angustia. Me agarra la pregunta: ¿será ella, la otra más linda?,  ¿tendrá  algo que yo no?”

Hace un mes que se operó de las lolas, porque tenía poco. No logra sentirse bien con su cuerpo.

No somos un cuerpo, el cuerpo se tiene. La materialidad del cuerpo es aquella recortada por el lenguaje. Lacan lo expresa de esta manera: "una estructura, la del lenguaje […] recorta su cuerpo, y nada tiene que ver con la anatomía. Testigo el histérico”.1

En un inicio, es el misterio del cuerpo hablante, “hay un encuentro entre el cuerpo y lalengua y de ese encuentro nacen las marcas sobre el cuerpo”2. No es éste el cuerpo de la histeria. En el presente caso se trata de la palabra que marca el cuerpo como falo, “es decir en tanto que parte significantizada, mortificada”. Es el cuerpo mortificado como “substrato del fantasma”.

La adoración por la imagen confunde al sujeto histérico, cree que es un cuerpo, desde su “consistencia mental”3.  Se vale de la cirugía estética construyendo una apariencia basada en el tener. Es un tratamiento por lo real, no por lo simbólico. Con el  postizo, “se agrega lo que le falta (…) con pedazos de un hombre”4. Pero la angustia emerge y dice “ahora que tengo un buen cuerpo pensé que ya tenía el mundo, pero me veo fea, no me reconozco”.

Así, su imagen asume un valor fálico en menos, “ama su imagen como lo que le es más prójimo, es decir su cuerpo. Cree que es yo (…). Y con esa imagen hace el mundo”5.  El efecto subjetivo de su consistencia mental vacila y es pulverizada bajo la emergencia de lo siniestro. Su cuerpo levanta campamento,  padeciendo así,  del “desvelamiento de los prestigios del yo”6.

Las piezas sueltas unidas por la imagen del cuerpo se separan, fragmentándose y transformándose a partir del “fijarse” en lo que le dicen. “Los pretendidos afectos sólo dan testimonio, de hecho, de la afectación de los que hablan de ellos”.7

Es así como la histeria es una respuesta a lo femenino, a partir de la identificación viril, respuesta anticipada en donde cede la femineidad a otra mujer. En su derrotero por encarnar La Mujer para responder a la pregunta por la feminidad, no sólo no logra ser una mujer sino que consiste al hombre que hay en ella.8

Lo que X dice la arrastra. Signo éste de la mortificación en su cuerpo, a lo cual una puntuación: “arrastrada por un decir”, apunta a lograr hacer eco en R, para que logre captar hasta qué punto el cuerpo está capturado en las redes del lenguaje, y que así advierta cuál es la relación que ella tiene con sus dichos.9

Desde ese creer, “como no pudo tomar cuerpo a partir de la imagen de sí, debe buscar en la realidad al otro capaz de darle cuerpo (…) consiguientemente el yo de la histérica está sostenido por este hombre delegado para apoderarse del otro real”.10 El cuerpo de la identificación viril es un cuerpo sustentado en una identificación imaginaria con el hombre. “La imagen capta el goce, mutándolo”11.

Si Facebook permite fijarse en estados, el estado del “truco analítico no será matemático. Por eso mismo, el discurso del análisis se distingue del discurso científico”.12

 

Bibliografía:

 

  1.  Lacan, Jacques: Psicoanálisis, Radiofonía y Televisión (p.16-17).
  2. Miller, J. -A.: Los cursos psicoanalíticos de Jacques-Alain Miller, Piezas Sueltas, Paidós. Bs. As., 2013, p. 75
  3. Lacan, Jacques: (1975-76): El Seminario Libro 23, El sinthome, pág. 64, Paidós, Bs. As, 2009.
  4. Miller, J.-A.: Los cursos psicoanalíticos de Jacques-Alain Miller, De la naturaleza de los semblantes, Paidós, Bs. As., pág.157, “To have and have not”.
  5. Lacan, Jacques: Fenómeno lacaniano , conferencia en Niza, 1974
  6. Miller, J. -A.: Los cursos psicoanalíticos de Jacques-Alain Miller, El Partenaire-Síntoma, Paidós. Bs. As., 2011, p. 331
  7. Lacan, Jacques: Fenómeno lacaniano , conferencia en Niza, 1974
  8. www.lecturalacaniana.com.ar: Reseña XII. Seminario Carlos Dante García. EOL “Los nudos del amor-deseo y goce en la neurosis”

9) Miller, J.-A.: Introducción al método psicoanalítico, Eolia-Paidós, Bs. As., pág. 39

10) Miller, J.-A.: Los cursos psicoanalíticos de Jacques-Alain Miller, De la naturaleza de los semblantes, Paidós, Bs. As., pág.236

11) Bassols, Miquel: “El imperio de las imágenes y el goce del cuerpo hablante” http://miquelbassols.blogspot.com.ar/

12) Lacan, Jacques: (1972-73): El Seminario Libro 20, Aún, pág. 141, Paidós, Bs. As, 2012.

 

 

 

 

 

 

 

 

Print Friendly

Deja un comentario