¿Qué es el cuerpo?

Jornadas de Carteles. Trabajos presentados II

Publicado en Lectura Lacaniana: 15 octubre, 2016

Tema a investigar  “El cuerpo”

Mi rasgo:

“La relación del autista con su cuerpo”

Punto de partida:

La definición misma de mi rasgo, trae como consecuencia dos cuestiones de lectura teórico-clínica, por un lado, la existencia de una  relación entre el autista y su cuerpo y por el otro, plantear la posibilidad de un cuerpo en el autismo.

En mi trabajo de investigación, pretendo  precisar estas cuestiones:

Con respecto al cuerpo:

No se trata del cuerpo de la biología, es decir, no es del cuerpo que se ve.

Si acepto la hipótesis del psicoanálisis, que el autista no tiene cuerpo, es decir, que estaría en un estadio anterior a la adquisición de un cuerpo. Para tenerlo o adquirirlo, haría falta la significación fálica, un síntoma en el cuerpo, el nombre del padre.

La psicosis, se define por la manifestación de mayor o menor grado de no tener un cuerpo.

El autista manifiesta algo anterior a tener un cuerpo, es decir, presenta una desregulación de tres órdenes:

  • la imagen corporal
  • la relación del sujeto con la lengua
  • la relación del sujeto con el goce.

Estoy trabajando, con un texto del libro “Pensar en imágenes. Mi vida con el autismo”; es el testimonio de Temple Grandin, una autista de alto rendimiento, que nos brinda la posibilidad de acercarnos a la experiencia particular de ella, como autista.

En el  capítulo 3, la máquina de abrazar (trastornos sensoriales en el autismo).

Escribe:

Desde siempre recuerdo que he odiado que me abrazaran. Aunque deseaba experimentar esa sensación, me abrumaba demasiado. Era como si me cubriera una gran ola de estimulación, y reaccionaba como un animal salvaje. En cuanto alguien me tocaba, necesitaba huir, se me fundían los plomos. Sentía una sobrecarga y tenía que escapar, a menudo con brusquedad.

Continúa diciendo: Muchos niños autistas desean cierta estimulación por presión a pesar de que no soportan que los toquen. Un autista tolera mejor el contacto si es el que lo inicia.  Cuando nos tocan inesperadamente, solemos apartarnos, porque nuestro sistema nervioso no tiene tiempo para procesar la sensación. Pag 91.

Respecto a la relación del autista con su cuerpo:

Cuando refiere al contacto con el otro, en el abrazo, señalo los siguientes términos: odiar, abrumaba demasiado, ola de estimulación, sobrecarga, huida, escape.

Son términos que a mi entender refieren a una carga, a un “mas” en juego; en este nivel, ubico la relación del sujeto con el goce que toca a un cuerpo que defino como real, y como tal es muy complejo de regular.

Si bien ella dice, que le gustaba experimentar la sensación del abrazo, ella también plantea, cual sería la condición para un abrazo, en principio es que ella sea la que tenga la iniciativa.

La manifestación de la desregulación se da en el cuerpo, en este recorte del texto, está articulado a la relación con los otros, en tanto los otros se pueden presentar como Reales, en términos lacanianos.

 Hacia donde me dirijo:

Hacia una mayor precisión y articulación tomando el material que Temple Grandin nos aporta. Para responder y responderme con mayor claridad:

  1. ¿Cuál es la naturaleza del cuerpo en el autismo?
  2. ¿Cuáles son las relaciones de un autista con su cuerpo?
  3. ¿Qué hace el autista con esta relación?

No, sin tener en cuenta que la posibilidad de contar con un testimonio, no es algo que como analista, en  mi práctica con niños y adolescentes con autismo, se dé fácilmente, en la mayoría esto no sucede, lo cual complejiza aun más la lectura de cada caso, a este nivel.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Print Friendly

Deja un comentario