Blog Arrobitis

“Hay Otra que si…”.

Por Andrea F. Amendola
Publicado en Lectura Lacaniana: 2 diciembre, 2012

“Hay Otra que sí…”

Viñeta extraída de una sesión de análisis:

 

Dice Liona: “Sentí un bajón de presión, sudor, temblor…. Me sentí flotando. Todo a partir de leer su estado  (se refiere al de  su novio) en el facebook: ’siempre hay dos’ ”.

¿Por qué lo puso, está  con alguien…? Yo pienso que esa frase es para otra.

Nunca me veo, eso me angustia. Me agarra la pregunta: ¿será ella, la otra más linda?,  ¿tendrá  algo que yo no? (…)

No encuentro la ropa que me quede, algo me obliga a invertir horas para arreglarme y me agota. Cuando logro vestirme y arreglarme parezco otra. Muchas veces hasta dudo de quien  soy,  de si tengo otra personalidad, es como que hay dos en mí… ¿quién soy realmente?

A veces  siento  que soy como un comandante, un militar, cuando sale la rea y otras soy dulce (…)

Hay un vacío que me molesta y me genera impulsividad, quiero cada vez más pero nada me alcanza…  no sé  cómo llenar ese vacío y en el vacío esa otra que me surge, yo siento que hay otra que sí sabe lo que a él le gusta y yo no la alcanzo”.

 

La función de la otra mujer desempeña un papel fundamental en la neurosis histérica. Pero si justamente la histérica se  queja de la “otra mujer” porque ella demanda ser “la única” para su pareja, ¿cómo se entiende el surgimiento de “la otra mujer”? e inclusive, ¿cómo se entiende que hasta en ocasiones es ella quien le ofrece  esa “Otra” a su pareja?.

Ante el surgimiento de esa pregunta  la histérica, en el intento por responderla es empujada a encarnar “La mujer” que no existe, como única por sobre todas las demás. Inclusive, llegará hasta tal punto,  que es identificándose al  hombre desde donde se dirigirá hacia otra mujer que pueda responder a su pregunta fantasmática.

Liona empeña horas frente al espejo ante la molestia del vacío, lo cual como ella bien dice la agota.  Existe otro camino, otro modo de solución el cual es afín a  la lectura lacaniana de la clínica psicoanalítica: se tratará desde el lado del ser en “metabolizar el agujero, dialectizarlo, fabricarse un ser con la nada”(1).

Esta viñeta nos remite a la pregunta inconsciente que sostiene la  histérica: “¿qué es ser una mujer?”

Y esa “Otra” encarna para la histérica la respuesta acerca de ¿qué es ser una mujer? La función fálica como operador simbólico, liga sexualidad y castración pero no permite la diferenciación de un sexo de otro más que por la vía de las identificaciones al tipo ideal de cada sexo.

 

Dice al respecto Lacan en el seminario “Las psicosis”: ” si tanto para la hembra como para el varón el complejo de castración  adquiere un valor-pivote en la realización del Edipo, es muy precisamente en función del padre, porque el falo es un símbolo que no tiene correspondiente ni equivalente. Lo que está en juego es una disimetría en el significante. Esta disimetrìa significante determina las vías por donde pasará el complejo de edipo. Ambas vías llevan por el mismo sendero: el sendero de la castración”(3).

¿Por qué para la histérica hay otra que sí sabe? ¿Hay otra que “tiene” el saber?

Al respecto,  dijo Carlos Dante García en la clase 29 del  seminario:   ”Lectura y destino de un síntoma en la cura analítica” (2):” ¿Cómo fabricar un ser con nada? ¿Cómo fabricar un ser con el vacío? Esa es la cuestión. ¿Cómo fabricar una relación con nada, no teniendo? Por eso es interesante en la clínica preguntarse al revés de cómo habitualmente se hacen este tipo de preguntas. Este tipo de preguntas es quiero tener tal cosa, quiero tener un título, quiero tener pacientes, quiero tener una pareja, quiero tener un hijo. ¿Cómo entonces para nosotros es por qué, cómo y con qué intensidad trata de colmar el vacío? Esa es la pregunta clínica, no importa quien hable pero por qué, cómo y con qué intensidad”.

Por lo tanto, no  se trata de colmar el vacío, si bien es una maniobra de la histérica ante el dolor psíquico de  ser nada y ante lo insoportable de la falta de identidad, cuando muchas veces sus  comentarios tienen resonancias con las psicosis en donde se pierde el dominio del cuerpo y nos presenta el poseer  un sentimiento de desconocimiento de sí misma, el camino propuesto por el análisis será invitarla a transitar por los desfiladeros de realizarse como mujer en  el no tener, allí en donde su falta no se esconde, sino que asume su falta de tener  sin la necesidad de tener que “llenar el vacío”.

 

(1)Jacques A. Miller, De mujeres y semblantes, Cuadernos del pasador, 1. Bs. As, Argentina, “De mujeres y semblantes II”, pág. 88.

(2)Carlos Dante García,” Lectura y destino de un síntoma en la cura analítica”,Bs. As., clase N° 29, Seminario 2012.

(3)Jaques Lacan, El  Seminario, “Las psicosis”, Paidós, Bs. As., Argentina 1990, cap. XIII, La pregunta histérica (II)¿Qué es ser una mujer?, pág. 251.

 

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario