Errores&Lapsus

Errores XXVIII

Por Carlos Dante García
Publicado en Lectura Lacaniana: 2 marzo, 2015
“Lo que les decía que iba a tomar es un caso muy conocido que en alguna oportunidad me escucharon mencionar, que es un síntoma que Lacan propone de un hombre, un síntoma histérico, que es el caso conocido del tranviario, tranviario que también es gremialista. Digo para romper con la idea también de los síntomas de la época, que los síntomas histéricos recaen sobre mujeres, acá vamos a encontrar a alguien, principios del Siglo XX, tranviario y gremialista con un síntoma histérico, y más aún con un síntoma de embarazo, en un hombre con cierta edad y con familia. Entonces uno dice los síntomas no respetan el sentido común; ¿cómo va a tomar ese síntoma de procreación y de embarazo a un tranviario y a un gremialista?
Un síntoma en principio –página 241- tiene tiempos para su formación, un tiempo que Freud, es una cosa a revisar esto si todo síntoma tiene el tiempo que Freud planteaba que es el de una neurosis infantil y una neurosis adulta, o sea que cuando hablamos del síntoma freudiano es de dos tiempos necesariamente.
Creo, digo por las supervisiones que realizo, por lo que escucho en general de los casos, que esto no es utilizado como criterio frecuentemente, que la gente nada en la indiferencia respecto de estas indicaciones freudianas. Nada en la indiferencia quiere decir que no pregunta, que no interviene, que no orienta su práctica por esto.
Esos dos tiempos implica que el síntoma de la neurosis infantil puede haber pasado o puede permanecer. Ahí tenemos dos criterios, un síntoma que viene desde la infancia o un síntoma que de pronto aparece. Si de pronto aparece se trata de un síntoma que se desencadena. Si viene desde la infancia quiere decir que se sigue repitiendo.
Si se desencadena siempre tendríamos que ubicar como antecedente del desencadenamiento del síntoma un trauma, o sea que agregamos a esta cuestión la indicación de que tendría que haber un trauma.
Justamente lo que Lacan discute del caso, página 242 del Seminario 3, es que el trauma no fue el accidente del cual él se cayó del tranvía, el paciente, no fue eso, sino que fueron los exámenes radiológicos.
Entonces trauma no es igual a accidente en la vida. El trauma implica la dimensión de algo que el sujeto no puede simbolizar, y lo simboliza a través del síntoma. Primera cuestión.
Segunda cuestión, no sé si ustedes conocen el caso, es muy sencillo; presenta dolor en el vientre, sobre todo en el costado y en la zona baja del vientre, son dolores a la altura de la primera costilla que se difunde a partir de cierto punto y que le crea al sujeto un creciente estado de malestar. Para poder aliviarse de este síntoma se acuesta sobre el lado izquierdo y toma una almohada que lo bloquea. Las cosas persisten y se van agravando con el tiempo, o sea van incrementándose la periodicidad de la crisis y de esos dolores, o sea presenta un dolor en el vientre.
Este dolor en el vientre es interpretado por el analista que lo atiende, acá vamos a agregar un punto muy importante, que el síntoma va a requerir del analista, en el sentido cuando hablamos de síntoma analítico. El síntoma va a requerir del analista. Una cosa es que el síntoma presente un nivel de objetivación, y otra cosa es como el síntoma va a ser interpretado y tomado por el analista.
Entonces agregamos a esto síntoma del lado del paciente y síntoma del lado del analista. Cómo el analista va a formar parte del síntoma. Como es tomado por el analista el síntoma. En este caso el síntoma es tomado por el analista como algo que concierne a la analidad, es interpretado y lo ubica como un síntoma anal a ese dolor de vientre.
Lacan, siguiendo a Freud, va a reunir primero cómo se comporta el paciente, o sea que para evaluar un síntoma tenemos que evaluar cómo se comporta. ¿Por qué cómo se comporta? Indicación de “Recuerdo, Repetición y Elaboración”, todo análisis comienza con la repetición. Y en la repetición –esto es clave- el sujeto no sabe que repite. No sabe ni que repite ni que está repitiendo. Es decir que alguien cuando viene con un síntoma no sabe que está repitiendo, no es que viene con un enigma, no sabe ni siquiera que eso está en relación a la repetición.
Entonces Lacan, siguiendo a Freud, se empieza a preguntar ¿qué datos hay en el comportamiento de este paciente para que nos de en algo el sentido y el valor de ese síntoma?
¿Cuál es el comportamiento? Y el paciente por ejemplo cuando va a ver al analista se tira boca abajo dándole lo que sería la cola al analista, por supuesto el analista ahí vio anal. Lacan dice no, eso es una cosa seductora, le da la cola, se queda pensando Lacan. Después, ¿ qué registró el analista respecto de cómo habla el paciente?, y habla de una manera dice el mismo analista, que si yo no lo viera me parecería una mujer. Segundo dato del comportamiento de hablar del paciente, habla de una manera un poco feminizada, al analista le sonaba así. Sin embargo el analista no tomó en cuenta este dato.
Tercero, ¿qué datos encontramos en la infancia del paciente? Encontramos un recuerdo encubridor tremendo, o sea que el síntoma hay que relacionarlo con el comportamiento y también con los recuerdos, porque los recuerdos no son ajenos al síntoma, vuelvo a decir, está en relación con la totalidad de la vida.
¿Qué encuentra Lacan en los recuerdos? Encuentra un recuerdo traumático en el cual el sujeto vio los restos despedazados en una fuente de un aborto de una vecina de la casa de la familia. Era un recuerdo insistente en el sujeto, lo que ya les está indicando que algo tenía que ver con la dimensión del embarazo y algo femenino.
Cuarto elemento. ¿Qué forma parte de las preocupaciones del paciente en la actualidad? Se preocupa, y esto es un detalle hermosísimo a pesar que pueda parecer un poco asqueroso, es un detalle hermosísimo por la sutileza de cómo el analista no es llevado por la significación y sí por la letra.
Toda la vida del sujeto dice Lacan, página 243, se ordena a partir de esta clave, se habla por ejemplo de las preocupaciones anales del paciente, por parte del analista. Pero, ¿en torno a qué? dice Lacan, gira sus intereses por sus excrementos –o sea el paciente se interesaba por sus excrementos- en torno a saber –dice Lacan- si puede haber en los excrementos carozos de frutas capaces todavía de crecer una vez plantados. O sea que no se interesaba por los excrementos específicamente, sino por lo que había quedado en los excrementos como trozos de fruta por si esos trozos de fruta o carozos podrían ser capaces de procrear.
Por lo tanto si une esto a la escena del recuerdo en la infancia y al dolor en el vientre, Lacan dice se trata de algo que tiene que ver con el embarazo, o sea forma parte de las preocupaciones del paciente, el síntoma también incluyen las preocupaciones del sujeto.
Y lo más notable de todo, ¿cuál es la gran ambición no realizada por el paciente? La gran ambición no realizada por el paciente es dedicarse a la cría de gallinas, y especialmente del comercio de huevos. Se interesa en todo tipo de cuestiones de botánica centradas en torno a la germinación, y puede decirse que toda una serie de accidentes que ocurrieron en su vida, de conductor de tranvías, están ligadas a la fragmentación que el sujeto vio de niño. O sea que incluye para poder interpretar el síntoma, a la ambición no realizada por el sujeto.
Fíjense cómo el síntoma en este caso toma como raíz y tiene raíz el cuerpo del sujeto en el dolor. Tiene como raíz un recuerdo de la infancia. Tiene como raíz a lo que aspira como vocación. Tiene como raíz al modo de comportarse. Y tiene como raíz la ambición del sujeto en cuanto a realización. Y tiene como raíz la sucesión de accidentes como tranviario que ha tenido en la vida.
Entonces reunidos estos elementos, hay que rendirse a la contundencia ¿de qué prueba?, de que el síntoma no es algo parcial, el síntoma toma la totalidad de la vida del sujeto aunque el sujeto no lo perciba.
Va a ser función del analista ubicar la manera en que el síntoma se organiza en forma total y qué raíces toca, porque si el síntoma está en relación al inconsciente, si es un modo de satisfacción, esa satisfacción se va a extender en diferentes terrenos, no solo en la repetición del dolor.
Se dan cuenta que el síntoma no es solo una cuestión médica, es mucho más que una cuestión médica, es casi si nosotros le sacamos el padecimiento del dolor en el vientre y en las costillas a este paciente podríamos hacer de este paciente un sinthome, un gran empresario que se dedique a las gallinas y a los huevos, y no deja de ser síntoma eso”

Print Friendly

Deja un comentario