Errores&Lapsus

Errores XXVII

Por Carlos Dante García
Publicado en Lectura Lacaniana: 24 febrero, 2015

“Freud define muy bien que aquello de lo que se va a ocupar en las conferencias es lo que denomina síntomas psíquicos, no del síntoma médico ni del síntoma orgánico, como ya les traje la referencia en el Seminario de Miller “Donc”, hay que asegurarse antes de tomar en análisis a alguien que aquel que llamamos paciente y que va a ser candidato del análisis presente un síntoma psíquico. Miller lo decía síntoma analítico, Freud lo denomina síntoma psíquico. Hay que asegurarse eso, que no es un síntoma orgánico o médico.

Nos ocuparemos –dice Freud, página 326- de los síntomas psíquicos. Síntomas psíquicos quiere decir psicógenos, es decir generados por el inconsciente. Y si es generado por el inconsciente quiere decir que el síntoma habla. Habla por lo que va a decir Lacan y habla por lo que va a decir Freud en el sentido de que tienen un significado. Primera definición del síntoma en Freud.

Segunda definición que está en el mismo párrafo: Los síntomas son o actos perjudiciales o actos al menos inútiles para la vida de un sujeto.

Es muy importante destacar estos dos términos, son actos perjudiciales, y ahora vamos a ver qué significa acto, porque lo tenemos que distinguir necesariamente del acting out y del pasaje al acto.

¿Qué quiere decir ahí acto? Acto quiere decir acto psíquico. Y acto, en la palabra acto en Freud siempre está presente una definición que da Freud en “El malestar en la cultura”, que es que en el comienzo de toda acción hay una satisfacción. Acto psíquico va a implicar una satisfacción pulsional.

Entonces cuando decimos y definimos que el síntoma es un acto estamos diciendo que el síntoma es una satisfacción, algo que da una satisfacción perjudicial o inútil, son dos términos importantísimos para tener en cuenta.

Alguien que toma medidas por ejemplo para llegar sana y salva a su casa en una zona riesgosa no se podría llamar nunca miedosa ni fóbica, porque ahí el síntoma está articulado a una intención útil de llegar sana y salva a la casa en una zona riesgosa.
Alguien que se trata de asegurar poniendo dos despertadores, les digo esto porque alguien que estudió psicología y leyó los casos de Freud y dice ‘yo tengo un síntoma obsesivo, tengo la obsesión de despertarme temprano’, ‘ ¿dónde está lo obsesivo?, “sino voy a llegar tarde al trabajo’.

Eso no tiene nada que ver con el síntoma descrito por Freud, ustedes recordarán que es el de la joven que colocaba varios relojes para poder estar tranquila en el momento de despertarse y resulta que la despertaba el tic-tac de tanta cantidad de relojes, y la cantidad de relojes no podían ser justificados.

Siempre tienen que tener en cuenta que para que sea un síntoma tiene que ser un acto inútil, y algo que lo perjudique al sujeto.

Estos dos términos son muy importantes porque llevan a la ruptura con el sentido común, si son actos inútiles y actos perjudiciales, van en contra del sentido común.

Y fíjense ustedes que Freud dice, aparte de que son actos inútiles y perjudiciales para la vida del sujeto, dice inútiles para la vida en su conjunto, no para la vida en una parte.

Con esto ya nos está anunciando que un síntoma atraviesa el conjunto de la vida de un sujeto, va hacia el conjunto la inutilidad de ese síntoma.

Cuarto rasgo del síntoma para Freud. El sujeto se queja a menudo de que los realiza contra su voluntad. O sea nosotros nos tenemos que asegurar de que aquello que es ubicado como síntoma por el sujeto, lo tiene que ubicar el sujeto, lo realiza contra su voluntad, y que hay una queja de que a pesar que hace todo lo posible para que el síntoma no se realice, se realiza igual, tenemos que asegurarnos que la voluntad esté avasallada por el síntoma, sino no es síntoma en el sentido freudiano.

Por qué Freud dice a menudo? Porque Freud introduce dos clasificaciones de síntoma en “Inhibición, Síntoma y Angustia”, a su vez podemos dividirlo en dos, una clasificación que va a síntomas egosintónicos, y otros síntomas que son egodistónicos.

Los egodistónicos son los que son realizados contra la voluntad. Los egosintónicos son los que son realizados con la voluntad del sujeto, o sea que la voluntad no se opone a la realización del síntoma, pero en ambos casos son síntomas, se dan cuenta que cambia el valor totalmente del síntoma, ya no es una cuestión de enfermedad. El sujeto mismo no los va a considerar síntomas si son egosintónicos.

La pregunta que nos podemos hacer es, ¿qué es lo que no es síntoma? Si es posible pensar a alguien sin síntoma No. Ni Freud ni Lacan piensan a alguien sin síntoma.

Sólo los médicos o los idealistas o los que no tienen en cuenta la particularidad del ser humano pueden pensar a alguien sin síntoma.

Y el quinto rasgo es que lo que acompaña a la realización contra la voluntad, esto es el síntoma, lo que lo acompaña es el displacer y el sufrimiento.

Entonces esto nos lleva a la consideración que puede haber síntomas, por eso dice a menudo, que no impliquen displacer y sufrimiento. Esos síntomas van a ser los síntomas egosintónicos.

¿Cuál es el principal perjuicio de los síntomas? El principal perjuicio de los síntomas para Freud es el gasto que implica el síntoma, gasto anímico, gasto de fuerzas, gasto que Freud denomina empobrecimiento de la persona, lo dice así página 326, la persona se empobrece.

¿En qué sentido se empobrece? Se empobrece en cuanto a la energía disponible para la realización de cualquier acción.

Entonces no se trata sólo del síntoma en el sentido de hay una parte que es de síntoma, el síntoma tiene consecuencias para la persona en su totalidad.

La cantidad de energía disponible y requerida para combatir el síntoma y la energía que lleva el síntoma hace que la persona esté enferma, por eso dice que el síntoma es un concepto práctico; la idea que le va a dar Lacan después de que se trata de un saber hacer, hay algo práctico en el síntoma. Se puede decir que ya está sugerido en estas líneas freudianas.

Sexto rasgo del síntoma, si se trata de una cantidad de energía que se gasta quiere decir que en el síntoma hay un problema económico, una economía puesta en juego.
Cuando decimos un problema económico. ¿qué estamos diciendo? Estamos diciendo algo que no nombramos directamente pero que es la dimensión de goce antes mencionada como satisfacción.

Séptimo rasgo del síntoma en estos párrafos es que el síntoma para Freud es el resultado de un conflicto entre el Yo y la pulsión. O sea que el otro rasgo que le requerimos es el rasgo de conflicto.

Uno cree que el síntoma es algo localizado, cuando les digo uno cree, es el Yo que ve las cosas parcialmente, como si fuese con anteojeras.

Voy a tomar del Seminario 3 de Lacan, de “La pregunta histérica”, Capítulo XII, como Lacan plantea un síntoma basándose en Freud. No voy a hacer todo el planteo de Lacan del síntoma sino algo localizado que tiene que ver con una formulita que les voy a proponer para el síntoma, ya la anticipé, la formulita es muy sencilla:

Un síntoma es un significante sobre un significado. Por eso el capítulo donde comienza “La pregunta histérica”, Capítulo XII tiene como apartado “Del significante y el significado”.

No sé si ustedes saben que el Seminario de “Las Psicosis” está dividido en partes, ese apartado donde incluye varios capítulos se llama “Del significante y el significado”, o sea que va a tratar cosas que tienen que ver con la relación que guarda el significante con el significado. Y un síntoma es un significante del cual se desconoce cual es el significado.

Por eso esa formulación que parece lingüística no es lingüística, es el resumen en términos de fórmula de la estructura de un síntoma en el sentido freudiano del término”

Print Friendly

Deja un comentario