Errores&Lapsus

Errores XXII

Por Carlos Dante García
Publicado en Lectura Lacaniana: 5 enero, 2015
Continúa Miller: “Cabe agregar que el punto común e esas dos interpretaciones es que son reproches.
Uno le dice mostrándole la mejilla: “¡Usted debería haberme hablado de eso!” En otras palabras, “¡Qué calladito te lo tenias!” Si el otro le hubiera dicho “Usted ama sus fantasmas”, habría sido una constatación, teoría, pero “Usted ama demasiado sus fantasmas” es el juez. Por lo tanto son reproches.
Lo que lo impactó son reproches: uno que le dice Usted omite y el otro que le lanza Usted exhibe.
También está el hecho de que los dos lo miran directo a los ojos; o sea que para usted cada una de esas interpretaciones es un golpe que recibe.
En efecto le arrojé un demasiado (¡demasiado es demasiado!) señalando una plétora. No es mi método, ¿no es cierto? Pero usted tenía detrás más o menos veinte años de análisis, y hay un momento en que es demasiado, algo era demasiado. Y en el fondo todo esto era para llegar al punto crucial, que es la conexión entre el miedo a los golpes del analista y el amor al padre.
Golpes. Usted recibía visiblemente golpes, cada interpretación lo era. Usted mismo dice: “El miedo a los golpes del analista se transmutaba en deseo de los golpes-dice usted-, deseo que velaba el del sujeto de ocupar el lugar de la mujer violada en su fantasma”. No son interpretaciones “
Podemos sopesar aquí que ante la interpretación del analista está la interpretación que realiza el analizante en el transcurso del análisis y esa interpretación del analizante tiene un sesgo muy preciso, el sesgo del fantasma y un ángulo que es el de una interpretación que es una interpretación que no sigue al fantasma: es un demasiado.
¿Qué es un fantasma? Un fantasma es una frase que se goza y con la cual se goza. Un fantasma es un mensaje cifrado que encubre el goce, una frase que se rige por el principio del placer.
El significado que toma para el paciente una interpretación del analista abre dos vías: una, la del fantasma, la interpretación que se hace con lo que se dice: este sujeto amaba sus fantasmas, en la ocasión, esa dramaticidad. El otro espacio es aquel que produce una separación de ese goce, de ese fantasma que en la ocasión está formulada con un demasiado.

Print Friendly

Deja un comentario