Errores&Lapsus

Errores XXI

Por Carlos Dante García
Publicado en Lectura Lacaniana: 5 enero, 2015
Concluimos la vez pasada que el inconsciente no interpreta de manera segura. Ya lo habíamos confirmado bajo la forma en que se tomaban y se interpretaban los sueños en la antigüedad. Tomamos también la referencia de Miller de Catalina de Medicis.
El inconsciente contribuye a la humanidad equivocándose y haciéndonos equivocar. No nos conduce a lo seguro, a la certeza, a lo infalible. En la antigüedad cuando ellos tomaban lo que provenía de los sueños como mensajes de los dioses, en el siglo XVI con Catalina o en el siglo XXI en los lapsus de los políticos.
No todos los psicoanalistas toman la tesis de Miller de que el inconsciente interpreta y no todo psicoanalista acuerda con las diversas interpretaciones que enunciamos en Errores diferenciando La interpretación del paciente, la interpretación del analista, la interpretación del inconsciente y la interpretación  de revés.
La interpretación del paciente es la interpretación que hace de la interpretación que hace de la interpretación que recibe del analista. Pero también la interpretación del paciente es la interpretación que hace a partir de su fantasma inconsciente. La interpretación del paciente.
Miller dice en “Sutilezas analíticas” página 210: “ Así como Lacan podía decir que el analista forma parte del concepto de inconsciente, hay que subrayar que el analizante forma parte del concepto de interpretación” A renglón seguido Miller le dice a Bernand Seynhaeve: “ Por cierto, usted tomó interpretaciones tan tontas que resulta claro que si se vuelven agalmáticas ( esto es Cuando Lacan al inicio del capítulo que, en el seminario sobre la transferencia, dedica al Agalma advierte acerca de que el primer aspecto que aflora de esta palabra: ornamento, aderezo, puede conducir muy lejos, la abre con los interrogantes siguientes: De quoi se pare-t-on? Pourquoi se parer? Et avec quoi??Prevenirse, precaverse, protegerse, adornarse, ¿de qué, porqué, con qué? Lacan, por su parte, nos previene acerca de que lo que tiene que decir a propósito del agalma es para reintroducir, como aporte del psicoanálisis, una articulación esencial en la cuestión de la naturaleza del amor, que permanece generalmente elidida.
En el Dictionnaire étymologique de la langue grecque de P. Chantraine, encontramos: agallomai, agalma, según el lexicógrafo Hesiqui ? es todo aquello en que uno se complace o se alegra?.
La palabra se aplicaba a los reyes y a los dioses a propósito de ofrendas, de oro, de tejidos, por ello a veces equivale a agamaloin, ofrenda. ¿Complacerse o complacer? Adornar, precaver, proteger. Significa entonces que esas interpretaciones toman un valor especial, de adorno, de complacencia)

Print Friendly

Deja un comentario