Errores&Lapsus

Errores XVIII

Por Carlos Dante García
Publicado en Lectura Lacaniana: 5 enero, 2015
Con la orientación de Miller, los analistas de La Orientación Lacaniana hemos aprendido a leer los cambios en la interpretación en Lacan y las modificaciones en la práctica analítica: “
La edad de la interpretación, la edad en la que Freud conmocionaba al discurso universal con la interpretación, se ha cerrado” …”Lo que Lacan sigue llamando “la interpretación” ya no es esa interpretación, aunque más no sea porque no se ordena con el síntoma sino con el fantasma”…”Una práctica que en el sujeto apunta al sinthoma no interpreta a la manera del inconsciente”  ( página 10)
Tenemos entonces la interpretación a la manera del inconsciente, a la manera en que hasta ahora en la serie de textos hemos ubicado los lapsus y errores: por un lado la irrupción de un significante que llama a los efectos de significación. Es por lo tanto un significante que es enigma que llama a otro significante para darle sentido. Miller nos ha propuesto hace tiempo, lo que ha incidido en la práctica creo de todo analista, una diferenciación necesaria para la orientación lacaniana, una orientación que se orienta hacia lo real y por lo tanto hacia el síntoma.
Para que nos dirijamos hacia esa orientación es imprescindible distinguir una interpretación que se orienta con y hacia el inconsciente de una orientación que funciona al revés del inconsciente.
Antes de ir de lleno hacia ese revés del inconsciente o de lo que podemos llamar “el revés de la interpretación” tenemos que precisar los participantes o los intérpretes de la interpretación con sus errores.
En una intervención en su Curso de la Orientación Lacaniana realizado el 25 de marzo de 2009 traducido al castellano y publicado por Paidós con el título “Sutilezas analítica”, en el capítulo N° XIII titulado “Se terminó entonces el pase” Miller invita a exponer Bernard Seynhaeve nominado en ese momento A.E Analista de la Escuela por la Escuela de la Causa Freudiana, parte de su testimonio en el contexto de decir que el pase, su relato revela regularmente una dimensión que frecuentemente escapa al analista. “El pase supone que no tenemos la llave de lo que decimos” ( pág. 195) Lo expuesto por Seynhaeve se desplegó y organizó mediante tres interpretaciones que le fueron realizadas en sus análisis con diferentes analistas. Miller, Eric Laurent y Esthela Solano han de realizar diferentes comentarios sobre el testimonio de Bernard.
Lo que nos interesa es destacar es del comentario de Miller una frase que explicaremos en detalle: “Solo diré que lo que me ha enseñado a mí en particular es hasta qué punto las interpretaciones del analista son creación del analizante” ( pág. 210)

Print Friendly

Deja un comentario