Errores&Lapsus

Errores XIX

Por Carlos Dante García
Publicado en Lectura Lacaniana: 5 enero, 2015
Quedamos en nuestro último texto en una frase destacada por mí de Miller: “Sólo diré que lo que me ha enseñado a mí en particular es hasta qué punto las interpretaciones del analista son creación del analizante”. Porque en efecto, lo que enseña el testimonio, no es el único, es que hay una distancia entre lo que dice el que pasó por la experiencia del análisis y lo que puede llegar a decir el analista mismo de esa experiencia.
Miller afirma en la página 209 que “…al sostener que usted ama demasiado sus fantasmas”, no tenía la menor idea- y ciertamente tampoco el deseo- de provocarle una angustia loca que duró dos años. Tengo de todos modos la necesidad de aclarar que seynhaeve, durante esos dos años, se ocupó de su trabajo, muy absorbente y que demandaba mucha vigilancia, mucho temple. Por lo tanto, “angustia loca”…
“Son sus términos, los respeto. Pienso que incluso pueden interpretarse ( o sea que Miller considera que aún, quizás no en toda ocasión, los términos en que son presentados el pase como testimonio de la experiencia pueden interpretarse) y que hay cierta carga dramática en lo que usted expone ( es la interpretación), incluyendo este encuentro de dos años de dos cuerpos silenciosos que se dan la mano.
Hay una carga dramática que indica que usted amad demasiado sus fantasmas o, en todo caso, sabe expresarlos muy bien. Dicho esto, es libre de marcar la densidad de lo que en efecto usted sintió entonces- y que evidentemente solo puede ser captado por personas que tienen alguna experiencia en ello- ya que¿ por qué una frase como esa provoca el testimonio de que resultan dos años del atravesamiento del desierto? “Atravesamiento del desierto”, es desde mi punto de vista, una expresión más ajustada, más sobria que “angustia loca”.
Más adelante:” Por lo tanto, es usted quien las crea, como interpretaciones sensacionales que provocan sismos” “En verdad no puede decirse que usted haya tenido analistas geniales; uno le dice: “¡ Usted debía hablarme de eso!” y el otro: “Usted ama demasiado sus fantasmas”. No es gran cosa.

Print Friendly

Deja un comentario