Errores&Lapsus

Errores XIII

Por Carlos Dante García
Publicado en Lectura Lacaniana: 5 enero, 2015

¿Cuál es la contribución del inconsciente a la humanidad, entonces? Dice la verdad de cada uno en su subjetividad he enunciado en un texto anterior. Esto lo enunciaba ya Freud. En los discursos de los políticos esto se hace más patético, esto es, más grotesco. ¿Por qué? Porque en las diversas ocasiones en que se manifiesta un lapsus se produce en el contexto de un discurso intencional del político. Y en éste sentido, todo lapsus y toda intervención en la que se destaque el lapsus va a incomodar al político y su discurso.

El psicoanálisis en éste sentido es subversivo respecto de la política en general. No revela sólo  la posición inconsciente de tal o cual político. Revela el discurso intencional del discurso político. Cualquier discurso político promueve: identificaciones, esto es ideales y rasgos mediante los cuales pertenecer y sobre todo pertenecer en forma comunitaria no social. Promueve un camino que va desde las certidumbres a las certezas. Un camino o proyecto no es posible hacerlo sin disponer de la certeza que se va a alcanzar lo que se ha propuesto. Promueve creencias necesarias para capturar al sujeto. Por eso cualquier política necesita de modos de captura del sujeto, modos de creación de lazos basados en un carácter artificial pero con un fundamento subjetivo que consiste en cómo ese sujeto se ha formado. Promueve un discurso que tiende a la reducción de la diversidad y la diferencia porque es necesario que haya una unidad para alcanzar y realizar cualquier proyecto. Promueve la reducción de la particularidad porque la misma resulta peligrosa para el mantenimiento de la unidad. Promueve el poder y su ejercicio.

En cambio el psicoanálisis promueve en el lugar de todo esto un vacio en el que la opción es el síntoma de cada uno. De ninguna manera el psicoanálisis está en contra de la política (Ver la parte de política de Lectura Lacaniana). Decimos que aún el que ejerce la función política está determinado por el inconsciente, lo quiera aceptar o no. En este texto me interesa destacar un aspecto de la interpretación del lapsus. Lo habitualmente transmitido por efecto de difusión del lapsus por el descubrimiento freudiano es que a los lapsus hay que interpretarlos y que ellos llaman a la interpretación.

Hay diversas interpretaciones como veremos y por lo tanto diversas maneras de tomar los errores y por lo tanto concebir la contribución del inconsciente. Tomaré para esto el comentario que J.A.Miller hace en un texto breve pero fundamental para resituar la interpretación y, el lapsus y el error en nuestra época. En “Entonces “Sssh…” editado en Barcelona y Buenos Aires por “Uno por Uno” la Revista de la Asociación Mundial del Psicoanálisis” en Julio de 1996 en la página 37 dice: “Hay que partir del hecho que el estado normal del ser humano es dormir. Toda la enseñanza de Lacan podría resumirse en eso- El estado normal del ser humano es dormir. El deseo fundamental, el deseo de los deseos es el deseo de dormir. Aquí se separan dos escuelas. Una dice: déjenlos dormir, y la otra despiértenlos “  En el contexto Miller explica que para que un chiste tenga su efecto hay que despertar al durmiente, esto es, hay que atraer su atención, ponerlo en alerta

Hay técnicas para adormecer la atención y para despertarla. Esto está explicado por Freud en “El chiste y su relación con el inconsciente” Pero también está presente en cualquiera de las manifestaciones de las formaciones del inconsciente. Por ejemplo en el sueño y el despertar, en el que aparece algo de lo que no me esperaba. Dormía, no me esperaba nada y algo se produce. El no me lo esperaba es mucho más fuerte cuando espero otra cosa. En otros términos no dice Miller todo reposa en la separación, en el ángulo de la sorpresa, si hay ángulo para la sorpresa o no.

En éste sentido, la sorpresa molesta al amo y al amo no le gusta la sorpresa.

Print Friendly

Deja un comentario