Errores&Lapsus

Errores en Lacan XII

Por Carlos Dante García
Publicado en Lectura Lacaniana: 15 octubre, 2013

En el llamado país del psicoanálisis, Argentina, no podría haberse promovido y realizado otra cosa y de la mejor manera que un blog en donde se registren y se evalúen los lapsus del presidente de nuestro país: Cristina de Kirchner, llamado, los más brutales cristinismos de Cristina. Hasta se le ha puesto nombre a los lapsus.

Este blog despliega de manera sesgada y tendenciosa lo que Jean- Claude Milner en su excelente (ensayo) Breve tratado político 2 “Por una política de los seres hablantes” desgrana con precisión: “ser un individuo político es hablar de política…no se puede hablar y discutir más que poniéndose en el lugar del actor político, sabiendo que uno no lo es. El proceso es evidente para los gobernantes, pero el secreto de los gobernantes es que no tienen más asidero efectivo sobre los acontecimientos que el que tenían los actores de la escena trágica, ya fuesen héroes, dioses o reyes. Ellos saben que también miman. O deberían saberlo” (Págs. 57 a 58).  Antes había afirmado: “la política habla; al hablar organiza lo que quiere que se vea; de hecho lo organiza como un mundo. Lo que permite que se vea en este mundo no son los hombres sino las acciones de los hombres. A partir de esas acciones, se perfilan no los hombres sino los personajes, es decir semblantes de hombres. Se habla de la política de Bismarck, o de Churchill, como se habla de una tragedia de Sófocles…

Personajes políticos, escena política, obra política, acto político, destino político, error político, cada una de estas expresiones usa un sustantivo teatral…el interés que hay en la política se verifica, para aquellos que discuten, en la toma de posición. Elegir el campo, tomar partido, incluso decidir, todo ello reposa, en última instancia, en las pasiones (página 54). .. Porque el idioma político admite, sin discusión posible, un axioma: no se puede juzgar acerca de una decisión sino ubicándose, aunque no fuese más que por un instante, en un lugar en el que uno no está. Aquel que no decide debe hablar como alguien que decide. La mimética es eso (página 70).

Ese blog manifiesta algo de la mimética: juzgar al que actúa en política. De hecho, esto no excusa a aquellos que llevan adelante una práctica política el hacerse responsables de sus actos y sobre todo el que está como axioma no dicho en aquel que llega a gobernar; decirles y conducir a los demás lo que más les conviene hacer y ser. Tampoco lo exime de su relación con el llamado inconsciente que como se puede apreciar, es incluido en el periodismo, en el discurso moderno de las comunicaciones por los medios electrónicos.

De hecho en Internet se promueven a partir de los diversos registros lapsus y errores de los mandatarios García, Mariano Rajoy, Cospedal, Piñera, Nicolás Maduro, etc.
Si hay algo que se llama inconsciente es aquello que habla entonces revelando la posición de aquel que habla a pesar de él: Como el diputado peruano Gerardo Saavedra al asumir su función  con la mano en la Biblia. “…Por Dios, por la plat…por la patria” La división del que jura, entre la plata y la Patria.

Tomemos el caso de Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, que  pide que le revisen el pecho con un “telescopio”. Con lo que queda en evidencia la distancia que hay entre un estetoscopio es un aparato acústico usado en medicina, fisioterapia, enfermería, kinesiología, fonoaudiología y veterinaria, para la auscultación o para oír los sonidos internos del cuerpo humano o animal y un telescopio: Se denomina telescopio al instrumento óptico que permite ver objetos lejanos con mucho más detalle que a simple vista al captar radiación electromagnética, tal como la luz. El lapsus revela la dimensión del objeto que hay que ver: Maduro mismo. Depende de cómo se lo mires, por supuesto.
El ex mandatario argentino Carlos Saúl Menem dice haber “tumbado” el gobierno de su antecesor, Raúl Alfonsín, diciendo la verdad de lo que se decía: golpe económico “El pueblo que no recuerda su historia, repite su historia. Como nos olvidamos de los hechos de 1955, repetimos la historia tumbando el gobierno del Dr. Alfonsín… eh, Frondizi… Bueno, ambos son radicales.” – Carlos Menem. Se nota cómo consideraba Menen a sus adversarios políticos o por lo menos a los radicales. De la misma manera  cuando reveló su plan educacional: “Vamos a eliminar todas las escuelas primarias…eh…precarias”.

George W. Bush, ex presidente de Estados Unidos, dijo que “tomará tiempo restaurar el caos”. Fantasma  de caso subjetivo con el que manejó la política de su país. El fallecido Hugo Chávez intentando mostrar sus cualidades matemáticas cuando afirmó que 5×3 es 18. En medio del escándalo de corrupción desatado por Luis Bárcenas, ex tesorero del oficialista Partido Popular, el presidente español Mariano Rajoy habla de “la confianza de los inversobres” denunciando la importancia de los sobres. El ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi, que salió airoso de muchos juicios por corrupción, dice haber pagado “200 millones de euros en jueces”. Las fortunas que gasta en comprar lo que quiere, jueces y mujeres. En una cita bíblica que pasará a la historia, Maduro dice que “Cristo multiplicó los penes”. Indica su posición para gobernar Nicolás Sarkozy cometió ayer un lapsus lingüístico cargado de connotaciones históricas y geopolíticas. El presidente de la república francesa declaró en Alsacia que se encontraba en Alemania. Por unos segundos se olvidó la dramática historia de esa región que ambos países se han peleado a lo largo de los siglos. En 1870, tras la guerra franco-prusiana, Alsacia y Lorena pasaron a territorio alemán. Al final de la Primera Guerra Alsacia volvió a manos francesas. En la Segunda Guerra Mundial, en 1940, pasa a pertenecer al Tercer Reich y, finalizada la contienda tras la derrota de la Alemania nazi, el territorio vuelve a pertenecer a Francia. En su discurso ante agricultores alsacianos, Sarkozy dijo: “Puedo aceptar distorsiones de competencia con China o con India, pero no con Alemania. Y no lo digo simplemente, querido Philippe Richert [presidente de la región de Alsacia], porque esté en Alemania”.

Plata por Patria, telescopio por estetoscopio, tumbando por reemplazando, primarias por precarias, caos por orden, 18 por 15, inversobres por sobres, 200 por 2, penes por panes, Alemania por Francia.
El llamado inconsciente no dice solo la verdad de cada uno en su subjetividad, que podría ser: avaricia económica, delirio de grandeza, golpista, falta de educación, caos subjetivo, coimas, todo se compra inclusive el amor, amo lo que odio, etc. Dice básicamente que la subjetividad de los políticos está atravesada en nuestra época por el drama, de la economía, por los delirios de grandeza, por la compra de lo que sea en política. Manifiestan en su conjunto que el poder político desfallece cuando se sostiene sólo por la incidencia del discurso capitalista: la voracidad económica. No hace falta interpretación. Es ya una interpretación.

Print Friendly

Deja un comentario