Errores&Lapsus

Errores en Lacan III

Por Carlos Dante García
Publicado en Lectura Lacaniana: 1 febrero, 2013

Errores en Lacan III

Es inquietante y a la vez muy difícil ceñir la enseñanza de Lacan sobre el lapsus a pesar que leeremos para ésta oportunidad sólo lo que está desarrollado en su Seminario “Las formaciones del inconsciente” de los años 1957-1958. Lo leeremos a partir y con lo que nos ha formado en su enseñanza J.A.Miller. Su enseñanza es también la de su lectura. Casi podríamos afirmar que sin su lectura, su lectura y su enseñanza sobre Lacan y sobre el psicoanálisis, ésta página no tendría razón de ser.
La lectura de Miller se la puede aprender en tres textos que proponemos para ésta ocasión, para la orientación de la página lecturalacaniana.com.ar y para la sección Errores y Lapsus: “El establecimiento de “El Seminario de Jacques lacan” (editorial Tres Haches)  “El Seminario de Jaques Lacan- libro 5 “Las formaciones del inconsciente 1957- 1958” y “Lectura del Seminario 5 de Jacques Lacan” (editorial Paidós).
Al leer, al realizar una lectura elegimos un ángulo una lectura que no es la única lectura. Una lectura es una propuesta de leer una verdad y siguiendo a Lacan como nos enseña Miller, una verdad para nosotros tiene diferentes ángulos, los ángulos de las tres dimensiones: simbólica-imaginaria- real.  Verdades múltiples inherente a la orientación Lacaniana que sin embargo se orienta hacia lo real, allí donde la verdad palidece.
Estos relieves de las lecturas se distingue de la una verdad del sentido común: la verdad es una y el error es múltiple. Sin embargo, como afirma Miller: “Es mucho más interesante decir lo contrario, que la verdad es múltiple y el error es uno: cometemos siempre el mismo error…el error de llevar lo simbólico a lo imaginario, de llevar la combinatoria de lo simbólico a la presencia idiota de la imagen (página 15 de El ángulo de lo nuevo en “Lectura del Seminario 5”).
Miller está en el deber de enunciar una perspectiva para leer el Seminario 5, Seminario, establecido por el propio Miller que salió en francés en 1998 en el transcurso del dictado de  Miller un  Seminario  dictado en Barcelona los días 29 y 30 de julio de 1998 del que se extrae lo que se publica con el título de “Lectura”.  Cada uno hará “su lectura”, “la propia” y “cada lectura será diferente” y sin embargo Miller dice: “Pero si tengo que enunciar cómo pienso entrar en este seminario en estos días, diré que es con la perspectiva de lo nuevo”.
¿Qué decimos nosotros? Se lee con algo. Sería demasiado decir que sólo se lee con un significante, sin ninguna significación. Sería suponer que se lee en ausencia, con el vacío absoluto de toda significación y de todo sentido. Sería una aspiración. Un horizonte en todo caso. De una manera más próxima a lo que es diremos que se lee con un significante y una significación con la aspiración del vacío de una significación que nos aproxime a la estructura.
Miller en ésta ocasión nos propone leer con el ángulo de lo nuevo y nos hace leer lo nuevo que nos aporta Lacan en el Seminario 5: cada título del índice de éste texto es algo nuevo en la enseñanza de Lacan y sin ninguna dudas para el psicoanálisis. “El hecho de que un texto existe a partir de su lectura reconoce una noción principal en el discurso analítico, una enunciación. El modo en que fue nombrado este seminario por Jacques- Alain Miller orienta en lo que nos atañe respecto de nuestro compromiso en el recorrido de los textos, que el lector queda incluido en la lectura”, del prefacio de Silvia Geller, al que agregamos, lector  incluido con su lectura orientado por la lectura propuesta por Miller.
De este breve recorrido, podemos extraer la siguiente pregunta: ¿lo que hemos leído hasta ahora como errores, destacados una y otra vez por Lacan como errores teóricos y prácticos se puede considerar todos como lo que conduce lo simbólico a lo imaginario? En términos generales podemos decir que sí. Error, orientación de lo simbólico a lo imaginario. Sin embargo por el momento lo mantenemos abierto. El error no es sólo imaginario. ¿Cómo incluimos el error freudiano? Sin embargo hasta ahora, decimos que sí.
Unas breves referencias de Lacan sobre el lapsus: el lapsus es vecino al chiste:” En la Psicopatología de la vida cotidiana, Freud nos da innumerables ejemplos de esta
aproximación entre el chiste y el lapsus, y a veces la subraya él mismo, y justamente
muestra que se trata de algo que es de tal modo vecino del chiste, que él mismo se ve
forzado a decirlo, y nosotros estamos forzados a creerle bajo palabra, que el contexto
excluye que el o la paciente haya hecho esta creación a título de chiste.

En alguna parte de la Psicopatología de la vida cotidiana, Freud da el ejemplo de esa
mujer que, hablando de la situación recíproca de los hombres y de las mujeres, dice: “para
que una mujer interese a los hombres, es preciso que sea linda —lo que no está al alcance
de todo el mundo, implica ella en su frase—, pero, para un hombre, basta con que tenga
sus cinco miembros derechos.
No siempre son plenamente traducibles tales expresiones, a menudo estoy obligado a
hacer una transposición completa, es decir a recrear la palabra en francés. Ahí casi sería
necesario emplear el término “todo tieso” (raide). La palabra “derecho” (droit) no es de uso
corriente, tampoco corriente como en alemán. Hace falta que Freud establezca una ligazón
entre los cuatro miembros y los cinco miembros para explicar la génesis de la cosa, que les
da sin embargo la tendencia un poquito picaresca que no es dudosa”.
Lo que en todo caso Freud nos muestra es que la palabra no va tan directamente a su
objetivo, ni en alemán ni en francés, en que se la traduce como “cinco miembros
derechos”, y que por otra parte él da esto como textual, que el contexto excluye que la
mujer parezca tan cruda. Es perfectamente un lapsus, pero ustedes ven cómo se parece a
un chiste”.
También nos enseña sobre la prudencia de considerar rápidamente a algo como lapsus. También puede ser una tontería, una estupidez, una ignorancia: “Entonces, lo vemos, eso puede ser un chiste, eso puede ser un lapsus, incluso diría mas: eso puede ser pura y simplemente una tontería, una ingenuidad lingüística. Después de todo, cuando yo califico eso en mi paciente, que era un hombre particularmente simpático, eso no era incluso en él verdaderamente un lapsus, la palabra “maritablemente” formaba parte perfectamente, para él, de su léxico; él no creía para nada decir algo extraordinario.
Hay personas así que se pasean por la existencia, que a veces tienen situaciones muy
elevadas, y que salen con palabras de ese tipo. Un célebre productor de cine, parece,
producía toneladas de ellas por día. Por ejemplo, al concluir alguna de sus frases
imperiosas, decía: “y luego es así, es signé (firmado) que non”.
Eso no era un lapsus, era simplemente un hecho de ignorancia y estupidez”
Más aún, va a llamar lapsus a el olvido del nombre, el lapsus original: “Simplemente quiero mostrarles que conviene que nos detengamos un poco a nivel de esta
formación y puesto que en suma hemos hablado del lapsus que de todo esto es lo que nos
toca más de cerca, veamos un poco lo que sucede al nivel de los lapsus. Así como hemos
hablado de “maritablemente” volvamos sobre el lapsus para subrayar justamente esta función esencial del significante, el lapsus, si
puedo decirlo, original, en la base de la teoría freudiana, aquel que vuelve a inaugurar la
Psicopatología de la vida cotidiana, después de haber sido además la primera cosa
publicada, en una primera tirada, que es el olvido del nombre”
Lacan llama lapsus a la ocasión en el que el “nombre ha caído: “Aquí es necesario que apresure un poco mis pasos, y que les haga. observar que toda la economía del análisis que va a ser hecho de este olvido del nombre, de este lapsus, en el sentido que daríamos a la palabra lapsus, en cuanto que el nombre ha caído”
Continuaremos entonces con la elaboración Lacaniana del lapsus en el Seminario 5, tan importante para nuestro propósito como para la práctica analítica, dado que, ¿qué se hace con un lapsus? ¿Qué se hace con eso llamado lapsus? ¿Hay diferencias entre lapsus y olvido?
 

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario