¿Qué es lalangue?

Del Otro como tesoro de los significantes, al Otro como sicut palea.

Publicado en Lectura Lacaniana: 6 enero, 2016

En esta segunda parte, titulada –el desperdicio, el desecho, Lucci  alude al final del análisis y el devenir del analista, una vez circunscripta la causa del horror al saber, hay algo que se sabe; destitución del significante amo, descripto por Lacan  como el lugar de lo que cae.

Saber ser un desecho, es otro de los nombres del deseo del analista, y es vía la interpretación de ese algo que ya estaba ahí, aislarlo, pieza suelta,  hacer de ese desecho, a la manera de Duchamp, un objeto de arte para cada uno.

Angela Vitale

 

Sicut palea

Lacan toma de Santo Tomás la expresión sicut palea, que traduce como estiércol -el desperdicio, el desecho-, para denotar el final del análisis y el devenir del analista.

La posición a la que arriba un analista, como encontramos en la “Nota italiana”, [7] “es la de haber circunscrito la causa de su horror de saber”, y desde ese momento “sabe ser un desperdicio”, es lo que lleva al entusiasmo y se ilustra en el pase.

Cuando se produce la destitución del significante amo, de lo que se sabe y se creía saber, “se descubre que sólo había allí un ideal y el deser constituye la prueba”, indica Miller. [8]

Hundimiento, destitución, caída, evacuación son distintas formas de la castración al final del análisis.

El S1, significante amo, a partir del cual el decir adquiere sentido, al final del análisis es reducido a desecho. En el discurso analítico, Lacan escribe el S1, en el lugar de lo que cae, del producto en tanto cae.

La destitución de final de análisis apunta también a una destitución del saber previo.

La destitución subjetiva significa el abandono de lo que era la pasión del neurótico, la pasión de la falta en ser.

 

Resonancias con la obra de Marcel Duchamp

Lacan en “La tercera”[9] nos enseña, que es menester para tratar un síntoma, apelar a la interpretación como el ready- madede Marcel Duchamp. La interpretación como ready-made consiste en tratar de tomar algo que ya está ahí, aislándolo del sentido.

La esencia del arte ha sido siempre estetizar el desecho, el desecho es informe, es extraído de una totalidad de la que no es sino pedazo, pieza suelta. Marcel Duchamp nos ofrece los desechos como objetos de arte.

Saber ser un desecho es otro de los nombres del deseo del analista. Porque esto es lo que hace posible la operación analítica. Saber ser un desecho implica sostener la posición conveniente el tiempo suficiente para que el analizante prescinda del analista.

 

NOTAS

7.      Lacan, J., “Nota italiana”, Otros Escritos, Editorial Paidós, Bs. As., 2010.

8.      Miller, J.-A., Los Signos del goce, Editorial Paidós, Bs. As., p. 227.

9.      Lacan, J., “La tercera”, Intervenciones y Textos 2, Editorial Manantial

Print Friendly

Deja un comentario