Ficciones Clínicas

Conversación Clínica. Instituto del Campo Freudiano 2009. Casos que enseñan. Parte IX

Publicado en Lectura Lacaniana: 12 mayo, 2016

 

 

Los sueños en la dirección de la cura

 

Tres preguntas a Rosa María Calvet

Ultima parte de la Conversación Clínica del Instituto del Campo Freudiano, acerca de la importancia de los sueños como “vía regia” de entrada al inconsciente, el lugar de la interpretación de los sueños y de la importancia de los sueños en un análisis.

Calvet nos relata que para Freud los sueños fueron la vía de abordaje al agujero que la pérdida de su padre representó en su vida, así lo escribe en el prólogo a la segunda edición de “La Interpretación de los sueños”.

Los analizantes, cada quien, da cuenta de una  modalidad de acercamiento al saber inconsciente, orientada por diferentes demandas, por un sueño que ya ha hecho agujero-troumatisme- o de desprecio por los sueños en las entrevistas preliminares,  suponiéndole un saber inconsciente bajo las modalidades de rechazo o de degradación.

Los sueños en las entrevistas preliminares son un operador de “avaluaciòn” a partir de las diferentes estructuras.

Lo importante del  sueño es lo que  esta en la falla de lo que se dice, está en el nivel,  en el que lo que se dice,  es distinto de lo que se presenta como queriendo decir algo.

                                                                                         Angela Vitale

 

1) En la próxima conversación del ICF en España nos proponemos, como sabes, abordar los casos a partir de lo que pueden enseñarnos, de lo nuevo que muestran. Estela Paskvan nos va a traer a la discusión un caso en el que los sueños tienen un papel relevante. ¿Siguen siendo los sueños, como decía Freud, la "vía regia" de entrada en el inconsciente?

Los sueños fueron para Freud analizante la vía regia de abordaje al agujero que la pérdida de su padre representó en su vida, así lo escribe en el “Prólogo a la segunda edición de ʻLa interpretación de los sueños”, de 1908, donde indica que hay una significación personal en su trabajo de escritura y que junto al inconsciente-saber interpretable a partir de las leyes del lenguaje hay también un resto no significable, algo del orden de una inercia que está más allá del inconsciente simbólico, que Freud registra como una “persistencia refractaria” a los intentos fallidos de introducir cualquier modificación decisiva diez años después de su publicación.

El inmenso trabajo metapsicológico en la construcción de metáforas energéticas para dar cuenta de los procesos primarios así como el rigor con que Freud da cuenta de sus puntos de dificultad, son una riqueza de enseñanzas clínicas inagotables en la búsqueda freudiana de una causalidad material del inconsciente a partir de su propio caso. Es además una enseñanza clínica que verifica que el NdP es un operador para dar sentido a lo real traumático.

La cuestión interesante que planea para cada uno de los practicantes de hoy es precisamente la pregunta de la entrada al inconsciente. ¿Nos autoriza la experiencia freudiana para hablar en términos generales de una entrada al inconsciente? Sin duda, la práctica clínica da razones de que en cada caso encontramos  una  decisión  insondable  que  comporta  la  existencia  o  el rechazo del inconsciente; por esta razón -me parece- el concepto de inconsciente permanece en estado de hipótesis tanto en el descubrimiento freudiano como en las enseñanzas de Lacan.

· Sigmund Freud: “La interpretación de los sueños”. En: Obras completas, vol. IV. Buenos Aires: Amorrortu Editores, 1987. Ver: “Prologo a la segunda edición”, p. 19.

 

2) En tu práctica clínica, ¿ha cambiado el lugar otorgado a la interpretación de los sueños? ¿Crees que ha cambiado para los analizantes?

En lo que hace a mi experiencia del inconsciente, sueños de repetición ocuparon un espacio importante del trabajo analizante durante un lapso de unos tres años. Esta insistencia repetitiva fue el saldo de la interrupción de mi primer trabajo analizante. Los sueños, con algunas variantes, comenzaban  en  una  época  determinada  del  año,  digamos  hacia  la primavera, y anunciaban una inminente irrupción de angustia que más o menos se estabilizaba hacia el verano.

El cifrado del sueño era lo bastante opaco para proteger el dormir sin embargo el efecto de la censura no impedía el desencadenamiento de la angustia que parasitaba las vigilias de la soñante.

La resolución de la repetición que insistía en los sueños cerró los ciclos de angustia y me dejó aprender que los acontecimientos contingentes son interpretados por el inconsciente transferencial conforme a la orientación fantasmática del soñante.

En relación a la pregunta sobre los analizantes, en la práctica analítica cada quien da cuenta de una modalidad de acercamiento al saber inconsciente, una demanda puede llegar orientada porque un sueño ha hecho agujero – troumatisme- y el abismo temporal precipita hacia la urgencia subjetiva de interpretación. Algunas posiciones de desprecio por los sueños en las entrevistas  preliminares,  en  las  que  la  pendiente  natural  es  presentarse como amo del yo, indexan ya una suposición de saber inconsciente bajo las modalidades de rechazo o de degradación.

Los sueños en las entrevistas preliminares son un operador de “avaluación” a partir de la diferencia entre sueños interpretables en clave fálica y sueños del tipo “club de la lucha” que encontramos con frecuencia en casos de psicosis no desencadenadas en los que la significación fálica está ausente.

Ciertamente una versión banal de que los sueños tiene sentido está en los medios, se interpretan sueños en la red, en los chats, las series televisivas y en la radio. Sin embargo, cuando el futuro analizante neurótico llegó con esta versión banal de los sueños, bastó la indicación esclarecedora de que, en efecto, tienen una significación de deseo sexual o una significación de satisfacción para que junto con la sorpresa por la indicación, se instaure una increencia, una vacilación, que en un tiempo segundo es enunciada en términos de un vacío de saber en relación a lo soñado.

· Jacques-Alain Miller: Introducción al método psicoanalítico. Buenos Aires: Eolia-Paidos, 1997.

· Chuck Palahnuk. El club de la lucha. Barcelona: El Aleph Editores, 1999.

 

3) ¿Nos puedes ayudar a leer la siguiente frase de Lacan de 1969?: “Nos equivocamos al preguntarnos, a propósito del sueño, ¿qué quiere decir?, porque no es lo que importa. Lo que nos importa es ¿dónde está la falla de lo que se dice?, y está en un nivel en el que lo que se dice es distinto de lo que se presenta como queriendo decir algo”.

En esta cita del seminario De un Otro al otro (cap. XII), Lacan a partir de algunas reconsideraciones sobre el seminario de La ética retoma una vez más el sueño al que nos referimos como “Padre, ¿no ves que estoy ardiendo?” para dar razón de lo que nombra como el “acontecimiento Freud”.

En esta relectura del encuentro primero del sujeto con das Ding anterior a cualquier proceso de represión, el paso del acontecimiento Freud supone el cuestionamiento radical “de cualquier connivencia de la representación de lo que ocurre con lo representado como tal” (p. 179).

Para decirlo sucintamente, das Ding continúa siendo un absoluto de goce fuera de significado que nos es presentado aquí en una versión múltiple de los cuatro objetos a, los dos freudianos y los dos lacanianos.

Lacan despeja lo radical de este cuestionamiento en el funcionamiento del sistema del principio del placer, que paradójicamente no conlleva ningún criterio de realidad en el funcionamiento de los pensamientos inconscientes, ya que se rigen por la ley placer/displacer y se ligan en tramas y redes exteriores al sujeto que pretende unificarse en la representación (p. 179).

Los capítulos XII y XVII del seminario ponen en tensión las referencias freudianas sobre los procesos de pensamiento inconscientes, en tanto punto nodal de un saber desfalleciente, con la referencia al cógito de Descartes y a su prolongación en la filosofía de Hegel. El pensamiento inconsciente freudiano, la Vorstellungsrepräsentanz marca el hecho de que hay lo no representable porque está barrado por la prohibición del goce (p. 252).

Freud franquea el paso de la función del pensamiento en relación al acceso del saber de la filosofía porque en su cogitación sobre el aparato de pensamientos da cuenta de que el yo sé que pienso de la conciencia de sí,acentúa un yo sé para olvidar el origen real del no sé sobre el goce del Otro, porque este saber le es interdicto a quien habla (p. 249).

“A propósito del famosos sueño Él no sabía que estaba muerto, hace mucho tiempo marqué en la línea superior de mi grafo Él no sabía como el cuestionamiento de la enunciación del sujeto dividido en el origen. De aquí que la dimensión del deseo sea la del deseo del Otro. En la medida en que el deseo del Otro no se puede formular en el fantasma traumático, el deseo se origina en lo que se puede llamar el deseo de saber, con el de saber entre paréntesis” (p. 249).

El nombre del trauma freudiano en el encuentro con el fuera de significado de das Ding es un yo no sé impensable en sí mismo que supone un “yo pienso desmantelado de todo pensamiento” (p. 249). La negación que Freud sitúa  sobre  el  saber  es  el  punto  nodal  de  un  saber  insabido  y  en consecuencia si lo que importa en el sueño es la falla de lo que se dice (p.184), el inconsciente enuncia una verdad cuya única propiedad es que no puede saberse nada de ella: “Hay en alguna parte un saber que no se sabe” (p. 184). Llámenlo como quieran -dice Lacan-, “pensamiento censura. Deslicen las palabras. Censamiento pensura” (p. 250).

 

· Sigmund Freud: “La interpretación de los sueños”. En: Obras Completas, vol. V, cap. VII: “Sobre la psicología de los procesos oníricos”. Ver “Sueño niño que se abrasa”, pp. 504-595, 527-528, 536, 543, 562.

· Jacques Lacan: Seminario XVI: Deal un Otro otro. Buenos Aires: Paidós,2008. Ver el capítulo XII, pp. 173 a 186 y el capítulo XVII, pp. 241 a 253.

· Jacques-Alain Miller: Curso de la orientation lacannienne “Illuminations profanes”, clases del 26 de abril y el 31 de mayo de 2006. Inédito.

 

 

Print Friendly

Deja un comentario