Seminarios Martes EOL

Clase IV. Seminario Carlos Dante García. EOL

Publicado en Lectura Lacaniana: 1 febrero, 2013

Martes 8 de Mayo 2012
C.D.G.: No sé quienes y cuantos de ustedes han participado en el Congreso de la AMP, mi comentario parte de la idea de transmitirles a ustedes en alguna ocasión la problemática de los síntomas contemporáneos que fueron presentados en el Congreso, en el sentido en que no son síntomas en el sentido freudiano del término, y esto supone una manera de leer la clínica muy particular. Así que en alguna ocasión, es muy probable que en la próxima reunión le transmita a ustedes alguna viñeta, o dos o tres viñetas de los casos presentados en el Congreso.

Hoy voy a comenzar por recomendarles una lectura de un texto que en algún lugar –no recuerdo, comienzo por un pequeño síntoma- lo he leído en Miller, la recomendación de esta lectura. Yo hace poco que comencé a leer este libro, no he leído la totalidad pero es un libro atrapante y muy pertinente para la problemática de cómo un analista piensa el inconsciente y piensa el síntoma, como un analista piensa la participación del inconsciente en la práctica analítica y como un analista piensa un síntoma.

El libro se llama “Jacques, el fatalista” de Diderot. Es un libro que como el mismo título lo sugiere, se trata de alguien que tiene una relación con lo que ocurre en la vida y en la existencia y con lo que puede ocurrir, determinista, fatalista, está todo escrito. Entonces lee los acontecimientos que le van ocurriendo en su vida y en la vida de los demás, y lo que ocurre como aventura, como ya estando escrito, es decir, es una confirmación en un cierto sentido de algo que les vengo proponiendo que es la idea de que el neurótico lee de determinada manera lo que le ocurre en la vida, y esa manera de leer es una manera determinista. Bien, aquí encontramos un texto que me vino como anillo al dedo para que podamos aprender más de las trampas y las vicisitudes de aquel que lee las cosas ya estando escritas.

Les leo algunos párrafos nada más, lo voy a ir ampliando a medida que vayamos avanzando en el Seminario, se basa todo el texto en un diálogo entre el amo y Jacques, el amo es el amo y Jacques es el sirviente, y el sirviente le transmite permanentemente al amo que todo lo bueno y todo lo malo que acontece aquí abajo está escrito, esa es la frase con la cual comienza prácticamente el libro. A tal punto que Jacques ha recibido un balazo en una ocasión que le trae como consecuencia el ser cojo, y ese ser cojo lo ubica a Jacques como aquella condición que le permite a él haberse enamorado, es decir que también incluye el texto la condición determinista de aquello que genera el enamoramiento. No sólo de aquello que genera lo que determina la vida y también los síntomas sino el enamoramiento.

Sin ese balazo –página 14 dice- por ejemplo creo que no me habría enamorado en la vida ni sería cojo. O sea que también los acontecimientos que alguien le va ocurriendo como accidentes en la vida son incluidos en una manera de leer que vuelvo a repetir, en el neurótico es determinista. Ya les he sugerido a ustedes que las maneras de leer del neurótico se basa en dos maneras básicamente, que son el fantasma y el síntoma, y que esa manera de leer el fantasma y el síntoma hace que los mismos acontecimientos, hechos, accidentes en la vida, no sean leídos bajo la forma de algo que no podría haber ocurrido, algo que ocurre al azar o por accidente, sino que todo está escrito.

Ángela Vitale –que se está ocupando de hacer los resúmenes de las reuniones y organizando una lista electrónica, y también va a participar con Patricia Pena y con Andrea Améndola en la organización de una página, ya les comunicaremos esto con más detalle- les anticipó el tema de la reunión de hoy, que es el síntoma y la manera de leer el síntoma, de los síntomas al síntoma.

Hay una distinción que todo analista debe y está obligado por su formación saber hacer. Cómo distinguir un síntoma que es no analítico de un síntoma analítico? Un síntoma que es no analítico –ya esto lo hemos presentado en reuniones de este Seminario y en otros años- es producto de la no articulación del sujeto. Un síntoma no analítico no está articulado por el sujeto, está articulado por aquel que observa al sujeto, al paciente o a la persona, es decir un síntoma no analítico es un dato de observación. Ese producto de la observación, del comportamiento, se obtiene de tres maneras: mediante el mirar, el observar y el escuchar. La consecuencia de esto es que estos síntomas no analíticos se describen. Por qué conviene subrayar el término de la descripción? Porque no incluyen la dimensión subjetiva de aquel que padece el síntoma, y tienen una pretensión de objetivación, se describen. Por eso todos los síntomas que vamos a encontrar en los manuales de psiquiatría, de psicología y también de algunas publicaciones analíticas, la descripción de estos síntomas son descripciones que describen la conducta, el comportamiento. Por ejemplo, ‘mi hijo –un caso de consulta- es un obsesivo porque se la pasa revisando una y otra vez si realizó bien un dibujo que tiene que entregar para el colegio’. Entonces en verdad esa revisión que hace es algo que está mal, es la descripción de una madre, lo que estoy diciendo es que los padres leen síntomas, leen síntomas en donde lo que leen es lo que no funciona para ellos, no lo que no funciona del lado del sujeto, lo que no funciona para los padres, y evalúan permanentemente los llamados síntomas en los hijos. Están muy lejos de sospechar esos padres que están incluidos en la lectura de esos síntomas, están incluidos bajo la forma de que en la lectura están sus propios síntomas, en la lectura que hacen de los síntomas de los hijos.

Un síntoma analítico es un síntoma que tiene tres características, a diferencia del síntoma no analítico. El síntoma analítico siempre tiene que estar bajo el lazo social analítico, o sea debe incluir al analista. No es analítico porque es analizable, sino que es analítico porque incluye la transferencia. Está el dato a agregar, por ejemplo, si uno tiene una amigo que tiene un síntoma conversivo, se le mueve el ojo, es conocido porque se le mueve el ojo, y todos podemos hacer chistes y reírnos porque se le mueve el ojo, y se le van los ojos para un lado, y todos sabemos que ese síntoma, lo compartimos porque forma parte de la comunidad analítica, no es un síntoma neurológico ni es algo que está determinado corporalmente, sin embargo ese síntoma que todos sabemos que es rebelde a la interpretación, que todo sabemos que no es neurológico, que no es médico, que no es orgánico, sin embargo no es analítico. No es analítico porque no está incluido en la transferencia. Qué quiere decir que un síntoma esté incluido en la transferencia? Cómo se lo reconoce que un síntoma está incluido en la transferencia? No consiste sólo porque voy y se lo relato –el relato del síntoma- a un analista, no consiste en dirigirlo a un analista, sino dirigirlo a alguien –en ese caso a un analista- que yo supongo que sabe leer la significación inconsciente de mi síntoma, sabe leer, es la suposición de que él sabe leer. Por eso es importante como definimos un síntoma analítico, lo definimos por el lazo social analítico, es la suposición de que hay alguien que sabe leer, y ese alguien es un analista.

Si el que padece el síntoma lo lleva a una iglesia por ejemplo, podemos hacer la comparación, o lleva el síntoma a un amigo, no lo podemos definir como un síntoma analítico. El síntoma analítico tiene entonces la particularidad de la suposición de que hay alguien –un analista- que sabe leer el síntoma. Pero tiene otra particularidad el síntoma analítico que lo distingue de todos los síntomas del mundo actual, es netamente freudiano lo que voy a decir, que el síntoma analítico es el único, es lo que Freud encontró y descubrió, que el síntoma analítico habla, son síntomas que hablan, sean en la fobia, en la obsesión o en el síntoma conversivo, hablan. No son síntomas mudos. La suposición de que quieren decir algo implica que hablan. Y cuando el síntoma habla tiene una particularidad, puede ser perfectamente contagioso, y no se rían de esto porque justamente el síntoma histérico es transmisible porque es contagioso. Las histéricas se contagian contando los síntomas unas a otras, es lo que se llama epidemia histérica.

Lacan ha dicho que el discurso histérico es el único que es transmisible, que el síntoma histérico es el único que es transmisible. Pero por qué es transmisible?, porque hay alguna fórmula de transmisión? No. Es transmisible. Podemos preguntarnos por qué se transmite un síntoma histérico? Por qué hay contagio del síntoma histérico? Es porque un síntoma histérico transmite básicamente la falta. Es el único síntoma que se transmite. Todos los demás síntomas, el fóbico, el obsesivo, hasta los síntomas psicóticos, no se transmite, no producen contagio. Es un pequeño detalle que no es menor, por eso hay síntomas de épocas, quiere decir que hay gente que se contagia y llamativamente tiene el mismo síntoma, el mismo tipo de síntoma.

Lacan consideraba que al haber tipos de síntomas hay tipos clínicos. La pregunta que nos podemos hacer es si Lacan es tan cuidadoso con las palabras, tan preciso con las palabras, cuando dice si hay tipos de síntomas hay tipos clínicos, la pregunta que nos podemos hacer es qué significa el hay? Significa en principio, que existen en lo real, que existen, hay una existencia de ellos en lo real.

Pero voy a tratar de problematizar esta problemática de la existencia. Por ejemplo, hay en los tipos de síntomas histéricos que todos sabemos que el síntoma histérico incluye siempre una parte del cuerpo, no el cuerpo en su totalidad, ni la imagen del cuerpo, sino una parte del cuerpo. Por eso al síntoma histérico lo que lo caracteriza es un cuerpo fragmentado, es una parte del cuerpo. Por eso los síntomas que se presentan en la bulimia y en la anorexia, no son síntomas histéricos. Por qué no son síntomas histéricos? Porque no incluyen una parte del cuerpo, son síntomas que incluyen la imagen del cuerpo en su totalidad o el cuerpo en su totalidad, entonces no pueden tener nunca la misma organización.

Pero preguntaba, aparte de incluir una parte del cuerpo qué rasgos presentan los tipos de síntomas? Por ejemplo, hay cosas en común que tienen el síntoma histérico y el síntoma esquizofrénico. Qué cosas en común tienen el síntoma histérico y el síntoma esquizofrénico? Lo que tienen en común es que el cuerpo, la parte del cuerpo, funciona sola, tiene autonomía.

Ya Kraepelin designaba al síntoma de la demencia precoz delirio de posesión corporal, el cuerpo puede hacer cosas solo. Para darles una referencia de esto, lo pueden encontrar en Freud en el Capítulo VII de “Lo Inconsciente” donde Freud toma un trabajo clínico clásico de Tauss en la que compara Freud como alguien, un analista, puede leer la diferencia que hay entre un síntoma conversivo que incluya a los ojos, a los ojos que se desvían, que miran para cualquier lado, o sea que ojos que se desvían quiere decir que los ojos no son manejados por el Yo ni voluntariamente, compara Freud en ese texto la desviación de unos ojos en el sentido histérico o en el sentido esquizofrénico, y Freud da ahí las particularidades de la diferencia en como un analista tiene que leer un síntoma que puede ser el mismo enunciado para un sujeto histérico como para un esquizofrénico.

En este sentido el histérico también no llega a ser un delirio de posesión, pero el sujeto histérico también cuando tiene un síntoma conversivo el cuerpo hace cosas solo, sin que logre dominar esa parte del cuerpo en la que hay un síntoma histérico de muy diversas formas.

Ahora bien, hay un rasgo en común que tienen el síntoma histérico y el síntoma esquizofrénico respecto del cuerpo, que es la indiferencia. El histérico se comporta respecto de su síntoma con indiferencia, “la belle indiference” descrita por los psiquiatras, descrita por Charcot y descrita por Freud es un rasgo del síntoma histérico, pero también hay una indiferencia en la hebefrenia, hay también una indiferencia en la demencia precoz respecto del síntoma. Entonces cómo distinguir una indiferencia de otra indiferencia, cómo leer una indiferencia de otra indiferencia? De la misma manera que podemos preguntarnos cómo distinguir la duda del obsesivo de la duda de una histérica?, que además nos dice yo soy obsesiva, y además manifiesta las dudas. Cómo distinguir una duda de otra duda? Con esto les estoy diciendo que repetimos muy rápidamente la definición y clasificación diciendo ah!, la duda pertenece a la obsesión, pero clínicamente todos comprobamos que la histérica también duda, entonces cómo distinguir una duda de la otra, cómo leer eso?

Para Lacan hay un solo camino para la distinción, es pasar de la descripción empírica a lo demostrativo, a la demostración, no a la mostración, casi todo el neurótico lo que hace es una mostración de su síntoma, no una demostración.

Entonces lo que voy a agregar para distinguir esta problemática entre la mostración y la demostración es que es necesaria la lectura del analista. Qué es lo mostrativo? Lo mostrativo es quejarse de por ejemplo, una torcedura de ojos, o quejarse de la duda en el momento en que se está dudando, eso es una mostración. Cómo pasamos a la dimensión de una demostración? Pasamos a una demostración cuando articulamos, cuando provocamos, cuando producimos la articulación de dos enunciados –ahora voy a ir a casos clínicos- que tienen una articulación de deducción entre sí. Con eso estoy diciendo que no es suficiente enunciar un síntoma para salir de la incertidumbre que nos deja, si es un síntoma histérico o un síntoma esquizofrénico, hay que empujar a leer el síntoma para llegar a una cierta certidumbre.

Dije dos enunciados. Ejemplo, voy a tomar el ejemplo de Tauss. Los ojos se tuercen, la frase es los ojos se tuercen. Puede ser un síntoma histérico, puede ser un síntoma esquizofrénico, en la misma frase. A esa frase “los ojos se tuercen” yo puedo agregar una siguiente frase “no sé qué significa que los ojos se tuercen”, si yo digo esta frase “los ojos se tuercen, no sé qué significa” ya comienzo a articular que el síntoma tiene la suposición de una significación. Si yo digo “los ojos se tuercen” y a renglón seguido digo “porque él me fuerza a una posición”, yo no tengo la suposición de que algo significa sino que ya estoy diciendo lo que significa “él me fuerza a una posición”, a mirar torcido.
Entonces un síntoma histérico necesita de la suposición de que quiere decir algo. El síntoma esquizofrénico con la misma frase tiene ya explícitamente lo que quiere decir, no tiene la suposición de que quiere decir algo, sino que dice algo, dice que él me fuerza.

Entonces los dos enunciados articulados me empiezan a despejar la incertidumbre si se trata de un síntoma histérico o un síntoma de la esquizofrenia. Esto no es suficiente, la indiferencia en el caso de la esquizofrenia en qué se puede distinguir de la indiferencia en el caso del síntoma histérico? Cuál es la particularidad del síntoma histérico en cuanto a la indiferencia? Qué significa indiferencia ante el síntoma histérico? La indiferencia en el síntoma histérico tiene la particularidad de no recurrir a ninguna búsqueda de sentido, de significación. Esa particularidad de ser indiferente, es decir de estar padeciendo el síntoma constantemente sin recurrir a la búsqueda de sentido, de significación, es totalmente diferente en la esquizofrenia, porque el sujeto esquizofrénico no necesita de la búsqueda de una significación sino que ya tiene una significación congelada, fija. Y la indiferencia es indiferencia a lo que otro pueda decirle, no es indiferencia al síntoma, porque la indiferencia en la esquizofrenia es una indiferencia basada en la ausencia de toda significación, de búsqueda de significación, ya la significación está.

El síntoma histérico presenta también otra particularidad, que es que toma –el síntoma histérico- el síntoma de la época. En la época de Freud por qué puede escribir al mismo tiempo que escribe lo inconsciente, hablando de este tipo de síntoma, puede escribir “Las perturbaciones psicógenas de la visión”, que es otro texto que recomiendo para leer un síntoma histérico. Freud escribe este texto porque en la época de Freud estaban naciendo las investigaciones neurológicas y los primeros oculistas, entonces por lo tanto la mayoría de los médicos que se dedicaban a la atención de todo lo que tuviera que ver con los ojos no sabían de qué síntomas se trataba, y la histérica toma los lugares de no saber del síntoma de la época para formar su síntoma, no toma el lugar del saber sino lo que no se sabe del síntoma de la época. Entonces la pregunta a hacernos de los síntomas histéricos de nuestra época es qué es lo que no sabemos de los síntomas médicos, en dónde investigan los médicos, a qué se dedican en la investigación. Yo en otro momento les anticipé un camino para esto que es el camino de las fibromialgias, todas las partes del cuerpo que generan dolores es que se desplazan y no logran ser localizados, ese es el lugar predilecto de los síntomas histéricos actuales, es uno, puede haber otros porque lo que se hace con el organismo como cuerpo en la actualidad es escanearlo para ver donde se localiza el dolor, y siempre el dolor se desplaza.

Entonces en ese sentido, el síntoma privilegiado de la época es la fibromialgia, con todas las variantes de eso que implica el desplazamiento de dolores. Hay para esto todo tipo de analgésicos también por supuesto, pero es el lugar privilegiado.

Qué quiere decir que en la clínica psicoanalítica hay tipos de síntomas? En primer lugar quiere decir que lleva un nombre, cuando uno dice tipo de síntomas lleva un nombre. Qué nombre lleva los tipos de síntomas con los cuales nosotros nos formamos? Llevan los nombres de Freud y los nombres de Lacan. Entonces cuando uno dice tipo de síntomas dice síntoma freudiano, no dice tipo de síntoma Kraepelin, Bion o Winnicott, dice Freud. Lo que tenemos que tener mucho cuidado cuando decimos tipo de síntoma histérico es que estamos hablando de la manera en que Freud concebía el síntoma, lleva el nombre freudiano. Tipo de síntoma, un nombre para esos síntomas que implica la elaboración de saber que Freud hizo sobre el síntoma.

La posición de Lacan respecto del síntoma es distinta. La posición de Freud era tomar diversos síntomas histéricos y hacer de los diversos síntomas histéricos con la comparación, hacer una elaboración teórica del síntoma histérico, “Fantasías histéricas y su relación con la bisexualidad” es un texto de referencia para ubicar el método comparativo.
Lacan con respecto al síntoma tenía otra posición, hizo muchas indicaciones pero tenía otra posición. La posición para Lacan era partir de que el síntoma debe ser paradigmático, no comparativo, extraer de un síntoma lo que sería el paradigma de lo que es un síntoma. Por eso los comentarios que hace Lacan de los historiales freudianos, no porque reúna la totalidad de las características de un síntoma llamado freudiano sino porque trata de extraer lo paradigmático. Y qué es lo paradigmático de un síntoma para Lacan? Es decir que Lacan lo que hace es elevar en el comentario que hace de un síntoma, elevar el síntoma a un paradigma clínico. Un paradigma clínico quiere decir que lo eleva al ejemplar de lo que es el tipo clínico.

Freud no se manejaba de esa forma, Freud ubicaba el síntoma bajo la forma de comparar los síntomas, entonces no se preocupaba por ejemplo si un síntoma histérico no llegaba a incluir la identificación. En cambio Lacan cuando habla de un síntoma como paradigma clínico requiere requisito de la identificación, cuál es el rasgo identificatorio dentro de todos los rasgos de lo que es un síntoma como paradigma clínico. No son contradictorias, pero es enorme la diferencia. Freud se manejaba más por lo que podría llegar a ocurrir azarosamente en el caso clínico que se encontraba. Lacan era más estructuralista en el sentido de tratar de extraer todos los requisitos posibles de un síntoma, y elevar el síntoma a la categoría de modelo, para construir una clínica con aspiración científica.

El síntoma en Lacan no sólo incluye la dimensión de la exigencia de elevarlo al paradigma, tienen muchísimos ejemplos, el caso Dora, el hombre de las ratas, no lo hizo Freud, Freud no decía que eran paradigmas, lo hizo Lacan eso, la bella carnicera. Aparte de esto Lacan tiene otra particularidad cuando habla de los síntomas, que quiero que presten mucha atención a esto porque incluye la dimensión de la lectura.

Todo el mundo repite que la clínica freudiana de los síntomas es una clínica que proviene de la clínica psiquiátrica de fines del Siglo XIX, principios del Siglo XX, y lo repetimos, ustedes escuchan conferencia y demás. Cuál era el fundamento clínico de los síntomas de la psicosis de la clínica psiquiátrica del Siglo XIX?, cosa que muchos dicen que se tiene que seguir conservando, el fundamento clínico era la psicología de la edad media tomada de Aristóteles, la psicología. Uno va y lee Kraepelin, y el recorrido es, conserva la atención, conserva la memoria, conserva las funciones psíquicas, y es lo que se basa muchas veces en los DSM, es decir es el traspaso de la conservación o no de ciertas funciones psíquicas.

Freud desbarata todo eso construyendo los síntomas bajo qué forma?, diciendo que los síntomas hablan. Y cuando digo los síntomas hablan para Freud no hablaban solo los síntomas de la histeria, para Freud hablaban todos los síntomas, aún los de las psicosis, y no sólo hablaban los síntomas de las psicosis sino que también hacía hablar a las estatuas Freud, no les sorprenda esto, Freud en el psicoanálisis aplicado cuando revisa “Moisés” de Miguel Ángel, cuando revisa “La Gradiva” de Jensen, todo habla para Freud, entonces tiene una posición Freud respecto del síntoma que es el modelo del síntoma histérico, uno es aplicación de las funciones psíquicas, otro es, el modelo es el síntoma histérico, todos los síntomas hablan.

Cuál es el problema clínico, por qué se los transmito esto así? Porque muchos sujetos analistas en la actualidad parten de esa idea, de que todos los síntomas hablan, y resulta que hay síntomas que no hablan, y ahí se producen los problemas clínicos, por ejemplo las adicciones no son síntomas que hablan, o las perturbaciones escolares, o el déficit de atención, no son síntomas que hablan. Entonces son los analistas que histéricamente tratan de inducir que están hablando, pero no hablan, de ahí la importancia a distinguir que el planteo de Freud era que todos los síntomas hablaban. Razón por la cual si todos los síntomas hablan Bleuler, el que construyó y además reconoce a Freud, el que construyó toda la esquizofrenia, Bleuler interpretaba a los pacientes esquizofrénicos, y hacía reuniones con todo su equipo de médicos, y psiquiatras, psicólogos, todos interpretando los síntomas de los esquizofrénicos, que son ininterpretables, y sin embargo todos se reunían, y si ustedes leen el tratado de demencia precoz de Kraepelin van a encontrar que estaban todos interpretados. Qué quiere decir interpretados?, que los ojos se tuercen quiere decir que a usted se le desvía la vista con intenciones sexuales por ejemplo, y el pobre esquizofrénico decía qué me está diciendo, no tengo ninguna intención, se me van los ojos para cualquier lado, porque no había una significación inconsciente. Se entiende qué importancia tiene clínicamente distinguir cual es la posición que uno tiene cuando lee un síntoma?, cuando lee un síntoma vamos a decir todo habla, o hay que reconocer que hay síntomas que no hablan.
Les decía cuál es la posición de Lacan?, porque hasta ahora mencioné Kraepelin, mencioné a Freud y no dije nada de Lacan, dije alguna cosa, lo paradigmático.

Pero si la manera que los psiquiatras tenían de construir las categorías de los síntomas se basaban en las funciones psíquicas, la idea de Lacan es que lo que debe ser la manera de leer un síntoma se organiza a partir de la lingüística, esto es, que todo síntoma es una clínica de los trastornos del lenguaje, o sea una alteración de la relación entre el significante y la significación. De esa forma va a proponer todo el trabajo de investigación que es el Seminario 3, es una propuesta de un campo de investigación donde dice señores psicoanalistas, dense cuenta que hay que hacer todo un trabajo de incluir todos los fenómenos psicóticos dentro del campo del lenguaje, para darse cuenta de que todo síntoma psicótico tiene una relación entre el significante y la significación que está alterada, trastornada, o sea Lacan lee con la lingüística.

Por supuesto no termina ahí la cuestión de Lacan, pero hace su fuerte entrada leyendo a partir de la lingüística.

Entonces ahí tenemos todo un campo todavía en desarrollo. Por qué todavía en desarrollo? Porque por ejemplo los psicoanalistas del campo freudiano qué hacemos? Hacemos lo mismo, investigamos si las psicosis actuales, las llamadas psicosis ordinarias, de qué manera presentan fenómenos psicóticos que no son los fenómenos clásicos, cuáles fenómenos clásicos?, la alucinación y el delirio. Entonces fenómenos clásicos que se puedan localizar a través de cómo leerlo lingüísticamente, a través del significante. En ese sentido seguimos la orientación de Lacan.

Mencioné al pasar que Lacan no se quedaba solo en leerlo a partir de la lingüística, también Lacan introduce una novedad que está en investigación, cuál es la novedad?, leer el síntoma a partir de su funcionamiento, no solo de la dimensión lingüística, esta es la definición del síntoma a partir de que el síntoma es aquello que no anda, funciona, no funciona. Entonces esto introduce la dimensión de una lectura muy distinta de cómo se lee un síntoma. No se trata de que hable, no se trata de que tenga una organización significante en relación a una significación, sino si funciona, por su funcionamiento. Esto ya sugiere la idea de que estos síntomas no van a ser tratados bajo la forma de una interpretación, sino que van a ser tratados bajo otra forma por el analista.

Voy a mencionar en los pocos minutos que quedan cuatro referencias lacanianas al síntoma, cuatro referencias inmediatas para poder tenerlas presente respecto de la relación entre significante y significación. Primera definición de Lacan del síntoma, el síntoma es el significante de un significado reprimido. Si nosotros decimos significante de un significado reprimido qué estamos diciendo? Estamos diciendo de que hay alguien que puede leer el significado, hay alguien que me puede decir qué significa ese significante. Entonces necesito de la suposición de alguien que lea el significado, o sea que lo que tenemos ahí como lectura es lectura de un significado desconocido, no sabido por el que padece el síntoma.

Si vamos a otra definición del síntoma, el síntoma es una metáfora, una metáfora implica la sustitución de un significante por otro significante. Dónde encontramos la lectura? La lectura en ese caso es lectura de un significante que estaba reprimido, no de un significado.

Tercera definición del síntoma. El síntoma es un modo de satisfacción inconsciente, o sea que en ese caso la satisfacción no es conciente, la satisfacción es de una dimensión inconsciente del síntoma. Entonces cómo leemos nosotros la queja de alguien que padece un síntoma? La leemos bajo la forma de se está satisfaciendo. Aquel que se queda de un síntoma el analista dice y lo lee se satisface, hay satisfacción, no lee pobre, como sufre, dice se está satisfaciendo. Es muy importante como leemos, porque un médico no leería eso, un médico diría pobre, hay que ayudarlo, hay que aliviarlo, el analista no dice hay que aliviarlo. El analista qué dice cuando alguien se queja de un síntoma y sufre? Cuál es la respuesta del analista cuando un paciente se queja y manifiesta un síntoma? A ver?, escucho.

Auditorio: Que hable.

Carlos García: A ver, vamos a tomar esa respuesta, que hable. Está un poco orientada, pero un poco. Por qué? La respuesta que encontró Freud y que sostuvo Lacan respecto del paciente que trae un síntoma y se queja es una sola, asocie libremente, no me hable del síntoma, hable de cualquier cosa, esa es la respuesta. Cosa muy difícil porque el neurótico va a decir déjeme hablar del sufrimiento, justamente si encuentra una satisfacción, hagan la prueba ustedes, ‘no, porque él me dejó’, no hable más de esto, hable de otra cosa, vuelve a hablar de lo mismo. Se comprueba en esos casos que el síntoma es una satisfacción inconsciente, no conciente.

Decía que estaba orientada, hable, sí, hable, pero de qué manera habla?, no puede hablar de cualquier manera, si habla del síntoma se incrementa el síntoma, es decir si el analista deja hablar al paciente del síntoma se incrementa el síntoma, tiene el analista que tratar de intervenir interfiriendo ese querer hablar del síntoma. Entonces esto también es una manera de leer el síntoma en la práctica, lo que les acabo de decir, es la invención de Freud, el pasaje de la invención al psicoanálisis en qué consistió?, en que el mismo Freud participó de eso, si ustedes leen “Estudios sobre la histeria” no se puede creer, Freud le decía a las histéricas, a ver hábleme de su síntoma, y le ponía la mano en la cabeza y la presionaba para que hablara y hablara una y otra vez del síntoma, y cuanto más hablaba más grave, más el caso se agravaba. Hasta que Freud escuchó en una ocasión a una o dos histéricas que le dijeron déjeme hablar de cualquier cosa, no déjeme hablar, porque si es sólo déjeme hablar puede volver a hablar del síntoma. O sea que el síntoma y el hablar tienen una relación, cuál es la relación?, la relación de que cuanto más se habla del síntoma se agrava.

Qué transformación hay que tratar de producir?, la transformación de hacer hablar al síntoma, no de que el paciente hable del síntoma. Y cómo un síntoma habla? No es que el paciente hable del síntoma sino hacer hablar al síntoma, que el síntoma hable solo. Cómo un síntoma habla? Si yo tengo el caso de una fobia, una sujeto que no podía pasar por una plaza, no podía deambular por un lugar, el síntoma habla cuando esa misma persona que en vez de hablar de sus fobias y de sus limitaciones para andar, un día sueña con el Complejo la Plaza, y entonces el síntoma habla solo, las plazas infantiles, el síntoma habla.

Habla quiere decir que el Yo del paciente deja de hablar del síntoma. Este movimiento que ya lo vamos a ver mucho más en detalle, implica el pasaje del yo hablo del síntoma a mi síntoma habla de mí y por mí, yo no hablo del síntoma, es decir es el pasaje de transformar el síntoma en asociación libre. Esto que estoy denunciando de manera general es la puesta en forma del síntoma. La puesta en forma del síntoma es que empieza a tomar forma significante, no toma forma de significado donde yo estoy hablando permanentemente de aquello que me hace sufrir.

Vamos a dejar aquí. En la próxima reunión, ya se los anticipo es leer la angustia, es muy difícil leer la angustia, la mayoría de la gente dice fulano de tal está angustiado, es decir son los otros los que leen la angustia, y es un problema, cómo reconocemos cuando alguien está angustiado. En la actualidad la gente cuando va a ver a un analista leyó algún manual o vio por Internet qué es estar angustiado, tener un ataque de pánico, entonces dice tengo un ataque de pánico y ya vienen con significantes elaborados.

Bueno, nos vemos el martes.

Print Friendly

Deja un comentario