Artículos&Libros

Beatriz Preciado- Una sexualidad especial

Por Patricia Pena
Publicado en Lectura Lacaniana: 29 agosto, 2016

Beatriz Preciado- Una sexualidad especial

De Beatriz Preciado a Paul B.

Beatriz Preciado, es una filósofa postfeminista y  curadora de arte. Conocida  por su activismo trans y sus aportes  a la filosofía de género  y a la Teoría Queer.

Nació en el año 1.970, en Burgos, una  ciudad española  religiosa  y  franquista.  Cursó sus estudios primarios en un colegio   tradicional de monjas, en la secundaria  formó parte de un grupo de educación especial para ocho alumnos con problemas de autismo y de adaptación al medio escolar.

A los 18 años, ganó una beca para estudiar filosofía  y bioética con los  jesuitas de Madrid.

A los 21 años se fue  a estudiar a  Estados Unidos y conoció la obra  de Judith Butler, se doctoró en Teoría de la   Arquitectura y obtuvo un máster de Filosofía Contemporánea y Teoría de Género .  Fue alumna de Ágnes Heller1 y Jacques Derrida 2, quien la  invitó a participar en sus seminarios en Paris. Ahí  colaboró en los inicios de la Teoría Queer en Francia, con un grupo de escritores liderado por Guillaume Dustan 3 y conocido como “Le Rayon Gay”.

En nuestro país, ha colaborado con el MACBA en la organización de los seminarios Pornografía, pospornografía: estéticas y políticas de representación sexual (junio de 2003) e Identidades minoritarias y sus representaciones críticas.

Actualmente vive entre París  y Barcelona. Enseña Teoría del Género en la Universidad de París VIII y es director de Programas de feminismos, producción biopolítica, prácticas queer y transexuales  en el Centro de Estudios Avanzados del Museo Nacional Reina Sofía, y en el Centro de Estudios del Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona.  Realiza talleres drag King 4

Cambió su nombre de Beatriz Preciado a Paul B.

La razón de Paul B.

En enero de 2015 escribió en un periódico: “he empezado el año pidiendo a mis amigos cercanos, pero también a aquellos que no me conocen, que cambien el nombre femenino que les  fue asignado en el nacimiento por otro nombre. Una deconstrucción, una revolución, un salto sin red, otro duelo.  Hoy Beatriz es Paul”.  Se llama a sí misma Paul B. Preciado.  De la letra “B”   dice dos cosas: 1-que persiste en su  nombre como rastro de su historia personal,  una historia que incluye el compromiso con los feminismos, y 2- cada vez que alguien me llama ‘Paul’ borra conmigo lo que el género normativo quiso hacer de mí. Tengo 44 años y me siento como un niño, llamando a todas las cosas de nuevo”.

Dice que no quiere reproducirse, que no cree en la nación ni en Dios. Refiere que de niña aspiraba con ser hombre, pues percibía que los hombres eran más libres que las mujeres 5  Y ahorraba dinero en una alcancía para hacerse un cambio de sexo.  A los 18 años, cuando estaba en condiciones de hacer el cambio, le realizan la segunda cirugía estética y funcional de su mandíbula (la primera fue a los 7 años). Dice: “En casa no hacíamos fotos porque yo era deforme.” 6 “En mi adolescencia fui  un monstruo miope de mentón pronunciado, de brazos y piernas largos y dramáticamente delgados”. 7  La nueva  imagen producto de la cirugía, era socialmente aceptada,  pero ella  descubrió que “una cosa es cómo ella se ve a sí misma y otra como el mundo la mira y ambas ideas jamás concordarán” 8.  Esa experiencia dice, marcó su vida y su modo de pensar, esa cirugía  fue vivida como un cambio  de identidad y decidió  no llevar a cabo su sueño de la niñez,  y usar el dinero ahorrado para viajar. En una entrevista del periódico El País declaró: “mi cara no es el espejo del alma, es el espejo de la medicina plástica de la España de los ochenta”.

Desde temprana edad cuando le pedían que dibujase su futura familia lo hacía  casada con una mujer,   “Nunca viví mi sexualidad como patológica o como un pecado. Yo quería ser un sacerdote o casarme con Marta,  mi  uso de mi cuerpo y  mis opciones de vida no se pudieron  incluir en el idioma dominante del catolicismo”. “Era rebelde, pero no por proponérmelo, sino porque cada cosa que hacía escandalizaba a los demás”. 9

A los diez años llamaron a su madre por  teléfono y  le dijeron que su hija era una marimacho.  Dice  que  a partir de ese momento su madre se convirtió en un detective privado que  empezó  a revisar sus  cosas, fue pasando el tiempo y le hacía  preguntas por consumo de  drogas, abortos,  robos, salidas con chicos de la ETA.  “Mi madre jamás imaginó que pudiera llegar a ser lesbiana; antes hubiera preferido que fuera una furcia cualquiera. Decidí  decirle  con crueldad  -me gustan las chicas, soy lesbiana, tortillera, bollera, marimacho, soy un chico, pero tú no te das cuenta. No quiero vestir con las faldas que tú me compras. No quiero esos zapatos. No quiero esas camisas con lazos. No quiero esas horquillas. No quiero ponerme sujetador. No quiero hablar como las niñas. Ni quiero tener novio. No quiero casarme. No quiero peinar las muñecas. No quiero ser guapa. No quiero quedarme en casa por la noche. No quiero que me trates como a una niña. Soy un chico y merezco el mismo respeto que mi padre”10. Dice que su madre y su padre lloraron largo tiempo,  pero  terminaron aceptándolo.

“Mi infancia  y adolescencia se dieron en la tensión entre la diferencia y la normalización, esto me ha dado una relación particular con el discurso científico y médico al que me dirijo casi como a un padre, en el peor sentido de la palabra” 11

Si bien de niña quería  ser hombre, dice que eso de hombre y mujer son construcciones culturales, que de tener que definirse lo haría como un transgénero pansexual.

El activismo queer de B.P

El término Queer, es un adjetivo que significa: extraño, anormal, retorcido. Era usado para nominar todo aquello  que suponía un problema para el sistema de representación social, homosexuales, gays, lesbianas, negros, etc. Queer era un insulto, un término peyorativo. A principio de los ochenta algunos  micro-grupos de militantes del género, se reapropian  de este  término  y comienzan a nominarse queer.

La teoría Queer es un conjunto de ideas sobre  el género  y la identidad sexual de las personas. Tomaron como base principalmente  los trabajos de Monique Wittig 12 y la Historia de la sexualidad de Michel Foucault 13. Plantean que  el sexo y el género son  ficciones, y que son resultado de una construcción social y política, son imposiciones normativas propuestas por la sociedad dominante.  Se llaman disidentes y no hablan de diferencia sexual pues  cuestionan lo binario  y las clasificaciones de los individuos en categorías universales y fijas (varón-mujer, hetero-homo, bisexual, transexual). Ellos afirman que todas las “identidades sexuales” son anómalas, incluida la heterosexualidad.

Proponen a)Des-identificarse  de los modelos propuesto  por  la sociedad dominante , donde la  heterosexualidad seria  obligatoria y natural, b) Identificaciones estratégicas, la  auto-denominación  de queer y c) Re-apropiarse de las disciplinas, saberes y poderes sobre los sexos y  las tecnologías del cuerpo. Se basan en las multitudes  de cuerpos, que resisten a las formas de subjetivación sexopolíticas.

Sus Textos. Capitalismo-Sexualidad y Cuerpo

En sus textos hace un análisis político de la sexualidad, el  género y el cuerpo. Analiza las formas de construcción de poder y las formas de biopolítica del capitalismo actual para determinar  las experiencias personales, las  vivencias  del propio cuerpo, y el papel social que cada uno  desempeña.

1- El  “Manifiesto contrasexual”, escrito en el 2002, fue tomado como una especie de biblia de este movimiento. Plantea que la heterosexualidad y la homosexualidad son ficciones políticas,  ser hombre o mujer con construcciones de un conjunto de tecnologías de domesticación del cuerpo. La contra-sexualidad afirma que el deseo, la excitación sexual y el orgasmo, no son sino los productos de cierta tecnología sexual que identifica los órganos reproductivos como órganos sexuales, en detrimento de la totalidad del cuerpo.

Mediante un contrato contra-sexual incluido en el libro, los cuerpos dejan de ser hombre o mujer para pasar a reconocerse como “cuerpos parlantes”, tanto a ellos mismos como a los cuerpos que les rodean. Renunciando a ser reconocidos como una identidad sexual cerrada dada anteriormente.

2-Pornotopía. Arquitectura y sexualidad en «Playboy» durante la  guerra fría  ese libro nació de analizar la revista Playboy dentro del marco de las tecnologías del sexo, ya que la pornografía es una tecnología visual. Se dió cuenta de que las revistas reproducían siempre el mismo plano arquitectónico, y estaban dedicadas a la producción de un nuevo modelo social y sexual: un hombre soltero solo  y una casa para el placer masculino.

3-Testo Yonqui (2008) (Testosterona-adicto a drogas duras) Es un texto donde Beatriz Preciado  alterna su escritura entre conceptos teóricos y su experiencia corporal  que llama protocolo de intoxicación voluntaria.

a-Su teoría: El capitalismo actual tiene dos pilares, la industria farmacéutica y la pornográfica.

Durante la guerra fría se invierte en la investigación científica sobre el sexo y la sexualidad, y el sexo pasará a ser objeto de la biopolítica. La invención de la píldora- Money inventa el término género, masculino y femenino y se puede modificar el género a un bebe  hasta los 18 meses. El Secobarbital (fue droga de cultura under-rock), surge el término cybor y las primeras prótesis. Los ATD y la Serotonina. La primera red de redes que dará origen a internet. El  estallido de producción cinematográfica porno. El primer implante de pene, la  síntesis y comercialización de  hormonas y el  viagra. La transexualidad se incluye en DSM como “disforia de género”.  Las consecuencias  de esto serán  una ruptura entre sexo y reproducción por un lado, y por otro hay  una incitación mediática a la masturbación a través de la pornografía, generando una  nueva cultura de masas.  Aparece un control audiovisual de la sexualidad.Estos son algunos de los índices de aparición de un régimen postindustrial, global y mediático, al cual llama Farmacopornográfico.

1-Es un  biocapitalismo farmacopornográfico  que no produce cosas. Produce órganos vivos, símbolos, deseos, reacciones químicas, ideas, estados del alma, se trata de inventar un sujeto y producirlo a escala global. 14  Las verdaderas materias primas del proceso productivo actual son la excitación, la erección, la eyaculación, el placer, el sentimiento de autocomplacencia y de control omnipresente.

2-El nuevo sujeto hegemónico es un cuerpo (a menudo codificado como masculino-blanco-heterosexual) farmacopornográficamente suplementado (viagra-cocaina-pornografía-etc), consumidor de servicios sexuales pauperizados (a menudo ejercidos por cuerpos codificados como femeninos-infantiles, racializados). No hay pornografía sin una vigilancia y control farmacopolítico paralelo. Esta política controla y codifica cuerpo. El género pasa a ser una categorización que más que describir los cuerpos los produce como hombres o mujeres.

3- Ya no será solo la ciencia la que  pueda decir que es verdadero o falso, (como  aparato generador y verificador de verdad),  sino que  los mercados financieros, los medios de comunicación  y las redes sociales net  tendrán ese  poder. El deseo sexual y la enfermedad, comparten esa plataforma.  Al poder hoy no se lo obedece, se lo traga dice. En forma de cápsulas, por la boca, o se lo absorbe por los poros. El poder es como un aparato de ortodoncia, hace uno con el cuerpo. Se traga, también, a través de la mirada cada vez que la pantalla indica cómo hay que gozar, cómo consumir y consumar. La verdad del sexo toma forma de imperativo visual. Ahora más que controlar desde fuera los cuerpos, los cuerpos ingieren, inyectan o asimilan en ellos mismos el programa disciplinario. (Paul B. Preciado llama a este momento en el cual el poder ya no es ni vigilante ni castigador, exclusivamente, era farmacopornográfica.)

b- El protocolo de intoxicación – su cuerpo Propone que lo que hay que plantearse es cómo resistirse a ese nuevo poder y a las tecnologías que han tomado la forma de nuestro propio cuerpo. Una de las técnicas sería la oposición, la otra es la infiltración y el uso desviado de esas tecnologías, como el hecho de traficar con tu propia testosterona.

El mismo día que se entera de la muerte de su amigo, comienza la auto-aplicación de testosterona, para escribir el libro. Se aplica una dosis de 50 mg en gel, sobre su piel. De la testosterona dirá: No tiene color, sabor, olor, no deja huella y penetra sin marcar, es un protocolo de intoxicación voluntaria a base de testosterona sintética que concierte a su  cuerpo y los afectos de B.P. Es un ensayo corporal. Es una droga política pues no está diseñada para mujeres, la consigue en forma ilegal y es para hacer explotar el sistema desde adentro.

Es un protocolo secreto, doméstico, privado, salvo por el hecho de que cada administración es filmada y enviada en forma anónima a una página de internet. “Solo la relación estricta entre mi cuerpo y la sustancia es objeto de culto y vigilancia”. El gel  aplicado en el hombro, le dará lucidez y actividad. “Aceptar que el cambio que tiene lugar en mí es la mutación de una época.”  15

“No tomo testosterona para convertirme en un hombre, ni siquiera para transexualizar mi cuerpo, simplemente para traicionar lo que la sociedad ha querido hacer de mí, para escribir, para follar, para sentir una forma pospornográfica de placer, para añadir una prótesis molecular a mi identidad transgenero low-tech hecha de dildos, textos e imágenes en movimiento, para vengar tu muerte.”  16

“No quiero el género femenino que me fue asignado en el nacimiento. No quiero tampoco el género masculino que la medicina transexual me promete y que el Estado me acabará otorgando si me porto bien. No quiero” 17

Soy al mismo tiempo una terminal de uno de los aparatos de control del poder estatal, y un punto de fuga por el que se escapa la voluntad de control del sistema.18

La transgresión  de los límites del género que me ha sido impuesto socialmente, es el sentimiento más intenso. 19

Cuando un cuerpo abandona las prácticas que la sociedad en la que vive le autoriza como masculino o femenino, se desliza progresivamente hacia la patología. Esas son las opciones de biopolíticas que se me ofrecen: o me declaro transexual, o me declaro drogadicta y psicótica. En el estado actual de las cosas parece más prudente declararse transexual y dejar que la medicina crea que puede una cura satisfactoria a mi “trastorno de identidad de género”. En este caso tendré que aceptar que he nacido en un cuerpo con el que no me identifico, declarar aborrecer mi bio-cuerpo, mi sexo, mi forma de acceder al orgasmo. Va a ser necesario reescribir mi historia, modificar cualquier elemento que pertenezca a la narración femenina. Tendría que  desplegar una buena serie de mentiras bien calculadas: no me gustan las barbies, nunca he jugado con muñecas, aborrezco mis pechos y mi vagina, siento horror frente a la penetración vaginal, mi único modo de tener un orgasmo es con un dildo. De lo que se trata es de declararme enfermo mental” (alusión al DSM) “Si no acepto esta clasificación médica, entonces entro clara e irrecuperablemente en el territorio de la psicosis. O más bien elegir entre dos: trasexualidad y testo como fármaco o adicción a la testo y usar otro fármaco. He caído en una trampa política: el problema es que esa  trampa tiene la forma de mi subjetividad, es mi propio cuerpo. 20

Algunas conclusiones

El transexual  es alguien que tiene una certeza de que  su identidad sexual es contraria a su sexo biológico. La posición del transexual: El sexo o su condición sexuada no es asignada.

Los disidente ponen el énfasis en el género y la identidad sexual, están en desacuerdo  con  creencias o sistemas, doctrinas.

Beatriz Preciado plantea el cuerpo y la sexualidad  en términos normativos y políticos. Cree que la sexualidad no es natural, biológica sino cultural y por  ende es una práctica que  va cambiando  a lo largo de la historia. La sexualidad es plástica, eso implica que puede ser intervenida. Ella teoriza sobre prácticas sexuales no normativas  para aprender y modificar la sexualidad, pero  como forma de resistencia social y política. Habla de  producción de placer, y de subjetividades. Lacan dice que más allá de la identidad de género, es la posición del goce del sujeto lo que va a definir  la posición sexuada independientemente de la cuestión normativa.

Su discurso denuncia  que  la identidad sexual es producto de una construcción social, pero  es un discurso que no pasa por el Icc. Su  posición es  de resistencia a lo que viene del Otro.

De su experiencia del uso de testosterona dice: “No lo hice para convertirme en hombre. En aquella intoxicación voluntaria sin protocolo médico,  yo estaba significando que mi género no pertenece ni a mi familia, ni al Estado ni a la industria farmacéutica. Fue una experiencia política.”  “Es una droga que me vuelve lúcido, enérgico y despierto“21

“Lo que me interesa es cómo esas tecnologías fallan – y, de un modo u otro, fallan constantemente –, cómo se producen discontinuidades, cómo se generan intersticios o pliegues de subjetivación o incorporación desviante. Yo creo que, precisamente porque desde mi infancia mi posición ha sido la resistencia a cierto proceso de “devenir mujer”, me siento especialmente atenta a la construcción de la masculinidad moderna.”22

Notas:

1-Agnes Heller (Budapest, 12 de mayo de 1929) es una filósofa húngara. Una prominente pensadora marxista en un primer momento, más tarde se plegó a una posición socialdemócrata. Además del pensamiento político y social, también se centra en la filosofía hegeliana, la ética, y el existencialismo. El desarrollo de su pensamiento evidencia una atención cuidadosa a los acontecimientos de las últimas décadas y a la vez revela un dinamismo constante de maduración.
2- Jacques Derrida, nacido en Argelia francesa , es considerado uno de los más influyentes pensadores y filósofos contemporáneos. Su trabajo ha sido conocido popularmente como pensamiento de la deconstrucción.
3-Guillaume Dustan: escritor especializado en literatura gay, pionero de la autoficción gay. Murio por intoxicación causada por ingestión involuntaria de medicamentos.
4- El Drag King es una metodología feminista de deconstrucción de la feminidad y de “encarnación” de la masculinidad, es un ejercicio preformativo y performático que permite comprender y analizar la dimensión constitutiva, constituida y política de la identidad, la subjetividad y la corporalidad de género así como las consecuencias de las mismas.
A partir de generar un proceso colectivo emocional, corporal y afectivo intentaremos cuestionar, desnaturalizar y desestabilizar los fundamentos supuestamente estables de nuestra identidad – sexo-género-sexualidad – y producir así una reflexión que atraviese nuestra forma de estar corporalmente en la vida cotidiana.
5– http://intervencionesfilosficas.blogspot.com.ar/2013/10/beatriz-preciado-filosofa-que-vive.html
6- La importancia de llamarse Paul- Soy, viernes 5 de junio 2015
7- Testo yonqui, página 27
8- Idem 4
9- Encarnando la disidencia: Entrevista con Beatriz Preciado y Teresa Forcades
10-Idem 5
11- Idem 4
12- Monique Wittig : escritora francesa y teórica feminista, que incluyoun estudio respecto a la función del lenguaje en los géneros.
13- Michel Foucault  nacido en Francia,  fue un historiador de las ideas, psicólogo, teórico social y filósofo francés. Foucault señala el paso de las sociedades soberanas a las sociedades disciplinarias en torno al siglo XVIII, como un desplazamiento desde un tipo de poder que decide y ritualiza la muerte hacia un poder que calcula y organiza la vida de las poblaciones. Son, en definitiva, dos modelos de gestión del cuerpo social. Foucault denomina “biopolítica” al conjunto de prácticas gubernamentales dirigidas a racionalizar la vida de la especie: prácticas de salud, de higiene, de natalidad, de clasificación y depuración racial
14-Idem 7, página 49
15- ídem 7, página 25
16- Idem 7, página 24
17- Idem 7, página 118
18- Idem 7, página 119
19- Idem 7, página 122
20- Idem 7, página 193
21- Un bien preciado. Soy, viernes 11 de febrero 2011
22-Entrevista com Beatriz Preciado- Jesús Carrillo
 
Cuando Alejandro Jodorowsky entrevistó a Beatriz Preciado en televisión, éste hizo referencia al falo y ella respondió afirmando que la ciencia había creado un falso falo y añadió: “Yo en general prefiero no hablar de falo porque falo de alguna manera es un término que pertenece a la retórica psicoanalista y que además parece como que cualquier cosa es falo. A mí lo que me interesa es la materialidad de los cuerpos. Y cuando hablamos de la materialidad de los cuerpos no hay falo”. Da un paso más para proponer que cualquier parte del cuerpo es igualmente sexual, con lo que elimina el concepto de prácticas sexuales perversas o desviadas. Y un paso más aún supone la inclusión y puesta en el centro de las prácticas sexuales del dildo. Da una vuelta de tuerca y concibe el dildo no como la imitación del pene que puede parecer en inicio, sino que es el pene el que vendría a ser un dildo de carne.

Print Friendly

Deja un comentario